Notas

La Noche de los Lápices versión ópera rock

La Noche de los Lápices versión ópera rock
septiembre 27
23:20 2017

Lápices: un musical con memoria es una ópera rock basada en lo ocurrido en La Noche de los Lápices en la que estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar. Paula Grosse, una de sus autoras y directoras, dialogó con Notas.

- ¿Cómo surge la idea de hacer un musical sobre La Noche de los Lápices?

– Lápices surge de un trabajo que teníamos que hacer para la facultad. Yo estudié junto a Sol Cardozo en la Universidad Nacional de Artes (UNA) y para la última materia de la carrera nos pedían que hiciéramos una obra contextualizada en la Argentina. Ahí se nos ocurrió. No creíamos que iba a llegar hasta donde llegó. Pero nos dimos cuenta que había un mensaje muy importante que transmitía la obra y que había que seguir haciéndola. Ahí empezamos a investigar, conseguimos una entrevista con Pablo Díaz [uno de los sobrevivientes] y leímos un montón. Reescribimos la obra, porque la primera versión era muy corta, y acá estamos.

- Al pensar en la película La Noche de los Lápices (1986) es inevitable asociarla con la canción de Sui Géneris “Rasguña las piedras” y viceversa…

– En la obra quisimos mostrar un poco más la militancia de los chicos. Que no fueron llevados solamente por luchar por el boleto estudiantil, sino que realizaban otro tipo de actividades de ayuda social y militantes. La entrevista que nos dio Pablo nos sirvió muchísimo en ese sentido.

- También pasa con esa película -que es una referencia ineludible en cuanto a cómo abordar desde las artes lo que ocurrió con esos jóvenes en la ciudad de La Plata en la dictadura- que termina dejando una sensación como de miedo y angustia, ¿cómo pensaron algún aspecto más propositivo, por decirle de alguna forma?

– Claro. Totalmente. Hay que tener en cuenta que la película se hizo al poco tiempo de terminada la dictadura. Entonces hoy hay otra mirada también. Tratamos de dejar un mensaje más esperanzador que el que deja esa película. No queremos miedo, queremos resaltar con esta obra que hay que estar en los centros de estudiantes, que la lucha es válida.

- En la obra hay más de 20 personas en escena y cuatro músicos en vivo…

– Es una apuesta grande, la verdad. Con 22 artistas en escena que cantan, bailan y actúan y los músicos en vivo que son una banda de rock, que suma un montón con canciones de la época.

- ¿Cómo fue la selección de la música de una década tan vasta en ese aspecto?

– Tiene alrededor de 10 canciones. Fue difícil el recorte. Lo primero que decidimos fue que tenía que ser fundamentalmente rock nacional, también hay algunos tangos. La mayoría de la música es de la época. Hay algunos temas más actuales pero que los elegimos porque nos servían para contar lo que queríamos contar.

- ¿Cómo fue llevar a cabo la producción de manera independiente?

– Este año el equipo se fue agrandando un poco. Además de Sol Cardozo y yo que dirigimos y coreografiamos la obra está Micaela Narodowski que se encarga de la parte actoral, Aníbal Ortega que es coach vocal, Ariel Madrides que es director vocal, Lucila Cuenca en la parte de producción y Wilfredo Parra en escenografía y vestuario. Armando un equipo todo es mucho más llevadero. Es mucho trabajo, mucho esfuerzo. Está hecho todo muy a pulmón, es difícil sostener el teatro hoy en día. Pero el grupo es excelente. En el elenco son chicos muy talentosos.

- La obra dura una hora y media y se presenta en el Centro Cultural Caras y Caretas, ¿cómo los recibe el teatro?

– Es un lugar hermoso y estamos muy contentos de presentarnos ahí.

Las dos últimas funciones de Lápices serán los domingos 1 y 8 de octubre a las 20hs. en el Centro Cultural Caras y Caretas (Sarmiento 2037, CABA). Hay 2×1 con Clarín 365 y descuentos para clientes de Arnet y Personal del 40%. Entradas para público en general: $250/$300. Estudiantes y jubilados: $200.

Foto: Pablo Villares

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • Les PayasesLes Payases, una obra en deconstrucción

    Llega al teatro off una propuesta diferente para les niñes y les adultes. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? A partir del 20 de julio, de jueves a domingos a las 15hs en El Método Kairós (El Salvador 4530, CABA).

  • Cerca melodia inconclusaCerca: la calesita interminable

    La obra de Tato Pavlovsky dirigida por Juan Washington Felice Astorga representa una mirada profunda sobre la relación de una pareja heterosexual y sus propias incertidumbres frente a cuestiones inevitables como los convencionalismos, la rutina y el paso del tiempo.

  • FrentaFrenta: el dolor en clave de resurrección

    Más allá de su connotación religiosa, el término resurrección -derivado del latín resurgo (levantarse, alzarse)- puede entenderse como una nueva oportunidad. Algo similar ocurre en Frenta, el unipersonal de danza y actuación de Belén Coluccio que puede verse todos los jueves a las 21 hs. en el CC Rojas.

  • Lorca en las trincheras de MadridUna trinchera para Lorca en el barrio de La Boca

    Una excelente puesta en escena, una musicalización en vivo impecable y sin fisuras, un trabajo prolijo, serio y coordinado entre actores, actrices y títeres, y la épica de una de las luchas más tristemente dulces de nuestra historia. Lorca en las trincheras de Madrid, la obra de teatro del Grupo Catalinas Sur, tiene todo eso y un poco más.

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.