Notas

Argentina estará en Rusia 2018: la pelota siempre al Diez

Argentina estará en Rusia 2018: la pelota siempre al Diez
octubre 11
11:49 2017

Algunas historias son narradas desde los márgenes, desde los límites. Es el caso de la Selección Argentina, que ante Ecuador perdía antes del minuto y se perfilaba para escribir la página más dolorosa en la historia del fútbol argentino. No se aventuraba una posible reacción anímica ante tamaña situación adversa; no era sólo aquel resultado en contra, sino la acumulación de frustraciones en los últimos años.

Pero a veces el fútbol es demasiado deporte. Argentina reaccionó casi sin saber cómo, por pura inercia, después de una acumulación de errores que presagiaban al caos. Y atención: el empate no llegó de casualidad sino por acumulación de méritos: hubo una serie de situaciones que no llegaron a concretarse, hasta que Lionel Messi agarró la pelota y tejió alrededor de él un camino hacia la red. Sólo había que devolvérsela, como hizo Ángel Di María para que el genio mundial pusiera el 1-1 y esperanzara una vez más al pueblo argentino.

Desde aquel empate, Argentina tomó confianza. Con Messi cerrado y no extremo de un 3-4-3 como se preveía, se logró una buena circulación de pelota. El doble cinco conformado por Enzo Pérez y Lucas Biglia funcionó de buena manera tanto para recuperar como para mover la pelota. Atrás, Nicolás Otamendi erigió como el caudillo que se necesitaba en una noche de tamaña magnitud, y ante un rival que ya no jugaba por nada, la jerarquía de Messi, acompañado por Ángel Di María -esta vez jugó un gran partido- fue suficiente para encontrar los espacios y hacer mucho daño: tanto que el astro fue a luchar con los centrales y tras ganar el balón dividido rompió la red para poner a la Albiceleste en ventaja.

Tanto se habló sobre Messi y ahí estuvo el mejor jugador del mundo: en el momento más complicado para la historia de la Selección Argentina. Al borde del abismo, con lo que significaba no clasificar a un Mundial de Fútbol. En un abrir y cerrar de ojos, Messi le devolvió el alma al cuerpo a un país que pasó de verse en la lona a sentirse capaz de noquear a cualquiera. Con el capitán en ese estado de confianza y la tranquilidad de saberse en clasificación directa, Argentina manejó bien la pelota en mitad de la cancha: sin arriesgar en excesos ni tampoco dejar de pensar nunca en el arco rival. Tanto que en el complemento, ese estado de gracia le permitió a Messi recibir en los metros finales y convertir su hat-trick, que a la vista de los demás resultados, significaba la clasificación al próximo Mundial.

La calidad de una generación bastardeada por parte del público y el periodismo alcanzó para lograr la clasificación al próximo Mundial. Fueron las dudas, los deshaceres dirigenciales y los cambios abruptos los que ayudaron a que la Selección nunca pudiera consolidar una fisonomía de juego y llegue a la última fecha en tamañas circunstancias.

Una vez más, no se prestó atención a que la Eliminatorias Sudamericanas son cada vez más competitivas, por lo que el boleto a Rusia se le debe casi pura y exclusivamente a lo que Lionel Messi hizo en los momentos más complicados: sin él, el juego, el andar, los resultados de la Albiceleste, se aventuraban mucho más difíciles. Sin él, no habría ahora ese andar confiado y esperanzado de cara al próximo Mundial. “De la nada a la gloria” se puede pensar siempre en el fútbol, y más cuando se tiene un as sobre la manga capaz de cantar los trucos de Messi.

Alan Alberdi – @AlanAlberdi

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Fútbol argentino