Notas

Obama, Macri y la economía verde

Obama, Macri y la economía verde
octubre 11
19:44 2017

Por José Seoane. En el marco de su reciente gira sudamericana, el ex presidente Barack Obama participó el viernes pasado como conferencista en la II Cumbre de Economía Verde organizada en Córdoba por la ONG estadounidense Advanced Leadership Foundation.

En su intervención ante el auditorio que poblaba el salón del Quorum Córdoba Hotel – Golf, Tenis & Spa, Obama enfatizó la gravedad del cambio climático y defendió la importancia de respetar y cumplir las metas del Acuerdo de París adoptado a fines del 2015 en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Se contrapuso así a la postura del actual mandatario Donald Trump que retiró a los EE.UU. de dicho acuerdo negando las causas socioeconómicas del cambio climático e, incluso, su propia existencia.

Sin embargo, la defensa del Acuerdo de París y la promoción de la economía verde no suponen una alternativa real a la política negacionista de Trump y a los procesos de deterioro y destrucción de las condiciones de existencia social desplegados por el neoliberalismo, sino que constituyen otro modo de tratamiento neoliberal de la cuestión ambiental impulsado por otra fracción de las élites mundiales.

Esta política es la que alienta la Advanced Leadership Foundation, ONG vinculada al propio Obama y al partido demócrata estadounidense, con la organización anual de estas cumbres en la Argentina para la promoción regional de la economía verde como nuevo paradigma para responder a las problemáticas ambientales.

Este año el evento contó con la exposición de dos premios Nobel de Economía, de funcionarios de la Organización de Estados Americanos (OEA), del Consejo de Negocios Sustentables de los EE.UU., del Programa de Ciudades y Gobiernos para América Latina y el Caribe del Grupo del Banco Mundial, del Presidente de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti, de funcionarios del gobierno de Córdoba, de la Ciudad de Buenos Aires y nacional, y de empresarios locales y trasnacionales; todos ellos convocados para formar a 300 líderes y promotores de la economía verde en el país. Pero entonces, ¿qué significa este enverdecimiento de la economía?

La economía verde y la ofensiva neoliberal

La economía verde se publicita como un modo de resolver la contraposición entre el desarrollo económico y la conservación de la naturaleza integrando esta última al primero, reduciendo el tratamiento de la problemática ambiental a la promoción de ciertas actividades económicas consideradas “verdes” en desmedro de otras vistas como dañinas del ambiente. Es decir, restringiendo la política ambiental a una modificación de los tipos de actividad económica; sin alterar, sino confirmando la racionalidad del lucro, la competencia y el mercado.

Desde esta perspectiva, entonces, el cuidado del ambiente resulta también una forma de hacer negocios. Así lo decía con claridad el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti en la inauguración de esta II Cumbre afirmando que “en ningún lado está escrito que tenga que estar reñido el cuidado del medio ambiente con el avance productivo. Con el avance tecnológico, es hora que ambos se fundan para poder garantizar la sustentabilidad. Hay oportunidad de negocios en la economía sustentable, no es algo que va a significar pérdidas para las empresas o para los Estados y las obras que hacen; por el contrario, se está probando con la cantidad de empresas de economía verde que tiene el propio EE.UU. que es absolutamente compatible y es rentable el trabajar en la economía verde para el sector empresario”.

En esta dirección, la economía verde más que consagrar un “enverdecimiento” de la economía supone en realidad la economización de lo “verde”. Así promociona la valorización monetaria del ambiente y la naturaleza impulsando la contabilidad ambiental, la construcción del capital natural, y la extensión de los servicios ecosistémicos y de los mecanismos de mercado en el tratamiento de las problemáticas ambientales como, por ejemplo, los mercados de carbono respecto del cambio climático.

La propuesta de la economía verde comenzó a formularse a fines de los años ’80 por un grupo de académicos vinculados al campo de la economía ambiental que proponía un cruce entre lo ambiental y la economía liberal. Pero solo dos décadas después, en el contexto de un nuevo episodio económico de crisis global, fue adoptada por el Programa de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y luego propuesta en la Cumbre mundial de Río+20 del 2012 como modelo para implementar el desarrollo sostenible. Se planteó así como una respuesta tanto a la crisis económica como a la ambiental, promoviendo los negocios y el crecimiento “verdes”.

En esta dirección, no es fruto de la casualidad que la difusión de la economía verde en Argentina y América Latina en los últimos años coincide con una renovada ofensiva neoliberal que se despliega en la región y que profundiza el extractivismo y la privatización de los bienes comunes naturales. La economía verde coincide y sirve a promover este mismo proceso al plantear la mercantilización de la naturaleza, en este caso como presunta respuesta a la cuestión ambiental.

Las alternativas desde los pueblos

Ante las propuestas de la economía verde y las políticas negacionistas encarnadas en el gobierno de Trump, los movimientos sociales y pueblos del mundo han construido y desplegado en las últimas décadas una diversidad de alternativas. En particular sobre la crisis climática no podemos olvidar las contribuciones planteadas por las redes y plataformas globales así como los acuerdos alcanzados en las dos Conferencias Mundiales de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra realizadas en 2010 y 2015 en Tiquipaya, Bolivia.

Ante el deterioro y destrucción de las condiciones de existencia de la vida humana y no humana que despliega la actual fase neoliberal del capitalismo, todas estas experiencias alumbran un camino posible e imprescindible de conocer y construir colectivamente.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • Macri CFKPensar una sucesión sin partidos hegemónicos

    Por Federico Dalponte. Una crisis amenaza siempre la estabilidad institucional. Pero a pasos de 2019, el iter electoral parece asegurado. Lo que falta, en cambio, es un armado contrapuesto al del oficialismo. Aquello que ya existía en 1989 y 2001, y servía al sistema como lógica alternancia.

  • Mayra ArenaLa excepción como regla, o cómo administrar la propia existencia en los medios de comunicación

    Por Ana Clara Azcurra Mariani. "Soy Mayra, soy pobre y voy a hablar desde esta condición estigmatizante". Quien nos interpela de esta manera es una joven de veintitantos desde el escenario de la edición TED Bahía Blanca. Un perfil que, a priori, rompe con el perfil prototípico del orador de este tipo de charlas pero sin embargo, en los hechos, es similar en muchos aspectos.

  • Macri Paolo RoccaBulgheroni, Rocca, Pérez Companc: los apellidos a salvo de la crisis

    Por Federico Dalponte. Pese al regreso de las retenciones, los milmillonarios argentinos que acaparan un tercio de la economía nacional saldrán indemnes del ajuste. La concentración de recursos divide mundos y ensancha la desigualdad. La recesión no será igualitaria.

  • Marcos PeñaEl riesgo de sacrificar ministros para complacer a los mercados

    Por Federico Dalponte. El gobierno mantiene la receta a pesar de la crisis. La política, por ahora, sigue a disposición del capital financiero, que ya pide cambios en el gabinete. A cada nueva escalada del dólar, mayores exigencias de las corporaciones. Un espiral que no cesa.

  • 21A CFKApedrear a Cristina

    Por Federico Dalponte. Cobertura mediática, manifestantes, debate en el Senado y allanamiento maratónico. Los convencidos apenas buscan ratificar lo que ya piensan. Pocos, muy pocos, exigen una investigación diferente: más profesional, menos arbitraria.

  • Senadores UCRMás conservador no se consigue

    Por Federico Dalponte. Ante ciertos debates, es difícil anticipar la postura de un legislador por su sola pertenencia política. Pero hay tendencias: esta semana, por ejemplo, era más fácil hallar a un conservador entre los senadores radicales que entre los del PRO o del Justicialismo.