Notas

Estadio Central Lenin: símbolo de poder y unidad nacional

Estadio Central Lenin: símbolo de poder y unidad nacional
noviembre 06
20:19 2017

Tras la sufrida clasificación de la Selección Argentina al Mundial, llegó el momento de los ensayos en forma de amistosos hacia la máxima cita de junio y julio del año que viene. El primer rival que enfrentará el conjunto de Sampaoli será precisamente Rusia, el organizador de la Copa del Mundo. Y el lugar del encuentro este sábado será el renovado estadio olímpico Luzhniki, donde se disputará el partido inaugural, otros cuatro partidos de la fase de grupos, un octavo de final, una semifinal y nada más ni nada menos que el último instante: la final.

Con una historia plagada de aristas, esta nueva nota sobre el fútbol en la URSS a 100 años de la Revolución se propone repasar desde el minuto uno el recorrido de una tremenda mole de cemento que, para empezar, supo llamarse de otra manera: Estadio Central Lenin.

General view shows Luzhniki Stadium which will host 2018 FIFA in MoscowEl 31 de julio de 1956 con una victoria de la Unión Soviética sobre China por 1 a 0 quedó inaugurado, erigido en el barrio de Luzhniki, a unos 10 kilómetros del Kremlin en Moscú.

La decisión de construir un predio que iba mucho más allá de la práctica del fútbol surgió en 1954, a partir de los éxitos conseguidos por los atletas soviéticos en los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki, donde se quedaron con el segundo lugar del medallero, con apenas cinco medallas menos que Estados Unidos (que lo superó notablemente en oros conseguidos). Desde un comienzo fue pensado para tres usos: un escenario para las principales competiciones internacionales y nacionales, una base de entrenamiento para el equipo nacional y una base para el desarrollo del deporte de masas.

Una de las grandes hazañas que rodean al ex Estadio Central Lenin fue el tiempo que demandó su construcción. La obra estaba a cargo de los arquitectos I.A. Rozhin, N.N. Ullas, A.F. Khryakov y A.V. Vlasov; así como los ingenieros V.N. Nasonov, N.M. Reznikov, V.P. Polikarpov. Luego de 90 días de elaboración del proyecto, iniciado en enero de 1955, fue la primavera del 56 el momento en que se puso la primera piedra para 450 días después ver consumada la majestuosa obra, que en ese entonces albergaría a más de 100 mil espectadores.

Se convirtió en un símbolo de los desafíos que se trazaba la URSS en plena Guerra Fría. Constructores voluntarios de todos los rincones del territorio soviético, materiales suministrados desde Leningrado y Armenia, equipos eléctricos y madera de roble para los asientos, muebles de Riga y Kaunas, vidrio de Minsk, cables eléctricos de Podolsk y madera de alerce de Irkutsk conformaron una idea de unidad alrededor de este monumental escenario.

Epicentro de las proezas deportivas soviéticas

FBL-WC-2018-RUSSIA-STADIUMA lo largo de los años, el estadio -en cuya entrada se halla una colosal estatua de Lenin- albergó grandes eventos deportivos. En la cotidianeidad fue principalmente usado por el Spartak de Moscú y, en menor medida, por el Torpedo de la misma ciudad. Las Eurocopas del 60, 64, 68 y 72 -jugadas en otro formato que en la actualidad- tuvieron algunos encuentros, en los que siempre se impuso la URSS, con notables victorias ante Italia en el 64 y ante Yugoslavia en el 72.

Pero el evento de mayor dimensión en el cual iba a exhibirse el poderío soviético de esa época, graficado deportivamente en dicho estadio, serían los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 y el estadio Central Lenin recepcionaría la ceremonia de apertura y clausura, así como las competencias de atletismo. Unos Juegos que, fundamentalmente, serían recordados más por el boicot estadounidense -que arrastró a más de 60 países, entre ellos Argentina- más que por la cantidad de récords que se batieron, superior a la cita anterior en Montreal, aún con menos Estados participantes. En Los Ángeles 84, pasaría lo mismo pero al revés: el boicot sería soviético.

Los argumentos de Estados Unidos fueron que la presencia militar soviética en Afganistán era una invasión y violaba el derecho internacional y, como consecuencia de ello, decidió no asistir a los juegos solo seis meses antes de que comenzaran. Para sumar presión, el presidente estadounidense, Jimmy Carter, amenazó con revocar el pasaporte a cualquier atleta norteamericano que intentara ir.

Escenario de una tragedia

La página más oscura del actual estadio Luzhniki se escribiría dos años después de los Juegos Olímpicos. El 20 de Octubre de 1982 apenas 15 mil personas -de 80 mil que podían entrar- disfrutaban del duelo entre el Spartak y el Haarlem de Holanda por los dieciseisavos de la Copa UEFA. El local ganaba 1 a 0 a poco del final cuando varios aficionados comenzaron a retirarse de la cancha. Había una sola puerta abierta dada la dimensión de espectadores presentes. Fue uno de los datos terribles de esa jornada.

En tiempo de descuento el Spartak convirtió el segundo gol a través de Sergei Shvetsov (“Ojalá nunca hubiera anotado ese gol”, dijo en dicha oportunidad) y quienes habían abandonado el estadio intentaron regresar chocando con quienes estaban yéndose. La policía moscovita no permitió el cambio de rumbo de quienes pretendían volver y se generó una estampida de proporciones, causando un saldo oficial de 67 muertos, aunque cifras extraoficiales elevan las víctimas a más de 300. Fueron años de tragedias en el fútbol europeo, como por ejemplo lo acaecido en Heysel (Bélgica) en aquel duelo entre Liverpool y Juventus en 1985.

En 1990 se inauguró un monolito frente al estadio que recuerda a las victimas de la tragedia y en 2007 se jugó un partido en homenaje a ellas en el mismo estadio, con las viejas glorias de ambos equipos.

El poderío continúa

Las últimas remodelaciones estructurales fueron entre 1995 y 1997, cuando además de cubrirse todos los asientos se realizó el cambio de nombre al actual. Debido a las condiciones climáticas, la FIFA lo habilitó a la utilización de césped artificial siendo uno de los pocos estadios del mundo de semejante nivel que adquiere esas características.

Si en plena URSS, el estadio Lenin representaba un símbolo de la grandeza soviética, la actualidad le da al estadio Luzhniki el mismo rol de poder pero en una etapa distinta. La ahora Rusia busca disputar en el terreno mundial aunque sin la perspectiva comunista de otrora. Igual, por las dudas, Lenin vigila desde su gigantesca estatua.

Sebastián Tafuro – @tafurel

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Opinión

  • Anarquistas EspañaY el 18 de julio estalló la revolución en España

    Por Julián Vadillo Muñoz. Si algo consiguió el franquismo, junto a cunetas y fosas comunes repletas de antifascistas, fue crear un manto de olvido sobre ese proceso revolucionario que estalló también en julio de 1936.

  • darioEl recuerdo de Darío y Maxi y cómo construir solidaridad en tiempos de Macri

    Por Griselda “Grillo” Cugliati. En un nuevo aniversario de la Masacre de Avellaneda, los ejemplos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, su ética militante, su entrega, sus ideas de construir un país desde una perspectiva de clase anclada en los excluidos y descartados del sistema, se tornan imprescindibles para resistir al neoliberalismo del gobierno de la alianza Cambiemos.

  • CUDEl traslado de la cárcel de Devoto, desde adentro

    Matías es un estudiante del Centro Universitario de Devoto, el espacio en el que la Universidad de Buenos Aires dicta algunas de sus carreras para personas que están privadas de su libertad. En esta nota, cuenta de qué se trata esta iniciativa y qué sintió al enterarse del traslado de la cárcel, confirmado este jueves gracias a la aprobación de una ley en la Legislatura porteña.

  • PeriodismoUn periodismo contra la fragmentación

    Por Santiago Mayor. Este 7 de junio se celebra otro día de las y los periodistas en Argentina. En un contexto de avanzada del capital contra el trabajo, nuestro gremio no está exento de sufrir esos embates. Pero tampoco nuestra profesión escapa al intento de dividir, particularizar, descontextualizar y deshistorizar la información. Contra todo eso hay que luchar.

  • EmbarazoParto respetado: menos intervenciones, más cuidados

    Por Sol Martínez. La semana pasada, del 14 al 20 de mayo se celebró, como desde 2003, la semana mundial del Parto respetado. En virtud de su conmemoración varias organizaciones de salud han desarrollado actividades al respecto. No obstante, la visibilización de este tema por parte de las organizaciones feministas y los partidos políticos aun es más bien tímida.

  • FULP FUC FURLa unidad del campo popular sacudió la FUA

    Por Federico Machado. El pasado sábado 12 de mayo se llevó adelante el XXX Congreso de la Federación Universitaria Argentina (FUA), en un contexto de incertidumbre sobre el futuro económico del país y en las puertas del centenario de la Reforma Universitaria. Por primera vez un conjunto de organizaciones de izquierda, kirchneristas, peronistas y progresistas) puso en jaque la conducción histórica de Franja Morada.