Notas

El día que el agua se devoró a Villa Epecuén

El día que el agua se devoró a Villa Epecuén
noviembre 10
17:47 2017

El 10 de noviembre de 1985, el centro turístico bonaerense Villa Epecuén, al borde del lago del mismo nombre, fue arrasado por el agua y se mantuvo inundado por dos décadas. Desde entonces, se convirtió en una especie de Pompeya en plena llanura pampeana.

Foto: Erica Porris

Foto: Erica Porris

La población y los bomberos advertían de la catástrofe pero desde los gobiernos la minimizaban. “Los funcionarios municipales y provinciales habían jurado que cualquier desborde no superaría los diez centímetros y que esta villa del suroeste de la Provincia de Buenos Aires seguiría siendo uno de los principales centros de salud del país”, escribió la periodista Josefina Licitra en su libro “La mala agua”.

Pero las fuertes lluvias desde 1980, que hicieron crecer a un ritmo de entre 30 y 40 centímetros al año la altura de la laguna, y la fatal inundación de 1985 que desbordó el Río Salado, le dieron la razón a las y los habitantes. El agua subía un centímetro por hora. El terraplén de cinco metros de ancho que contenía a la Laguna Epecuén, en pleno partido de Adolfo Alsina, cedió. La población de 1500 personas fue evacuada en los siguientes 15 días. Nunca volverían.

epecuen-tren

El agua siguió entrando al pueblo lentamente. Una semana después ya había metro y medio de agua en las calles. Hasta el cementerio tuvieron que trasladar. “Como todo estaba tapado por el agua los cajones empezaron a aparecer en la superficie y por eso les decíamos ‘los flotantes’ en lugar de féretros”, contó a Télam Miguel Ángel Sottovia, fundador de los Bomberos Voluntarios del pueblo. Los llevaban en una lancha y la municipalidad luego los derivó al cementerio de Carhué, la localidad más cercana, a unos ocho kilómetros.

Los habitantes perdieron todo y Epecuén quedó bajo el agua durante dos décadas. En 1993 todavía había 10 metros de agua. Lo único que zafó fue la estación de tren, firme desde 1903.

Naturaleza viva

Epecuén es la última de ocho lagunas encadenadas naturalmente, es decir, interconectadas entre sí (las otras siete son Inchauspe, Alsina, Cochicó, Del Monte, Del Venado, Rolito, La Paraguaya, y el Alpataco).

Mapa-Epecuén

Foto: Erica Porris


En la década del ’60 estaban secas, lo que hacía peligrar al turismo y las actividades productivas. Por ese motivo se abrió un canal que llevaba agua desde los arroyos de la cuenca del Salado. “Hasta que las obras hidráulicas se terminaron pasaron unos 20 años y la naturaleza ya había llevado a las aguas a su nivel: el canal ya no hacía falta pero no se previó como cerrarlo”, explicó David Hirtz, actual intendente de Adolfo Alsina.

Centro turístico

Desde la década de 1920 la laguna de Epecuén se empezó a desarrollar como destino turístico. Era famosa en el mundo entero por la salinidad de sus aguas (más de 100 gramos de sal por litro), solo superada por el Mar Muerto. Llegó a recibir más de 25 mil visitantes por temporada, que iban en busca de las propiedades curativas de la laguna, beneficiosa para quienes padecían artritis, artrosis, reuma o enfermedades de la piel.

Con el impulso de dos líneas de ferrocarriles que llegaban una al pueblo y la otra al cercano Carhué, en 1921 se inauguró un completo termal privado en la zona. En 1933 fue por un lado declarado de uso público y, por otro, prohibido su acceso libre y gratuito.

El lugar, en ese momento privado, tuvo muchas críticas debido al manejo arbitrario. En el año 1933 fue declarado de uso público y se levantó el alambrado para impedir el acceso libre y gratuito. Luego, durante el peronismo, las instalaciones fueron expropiadas y, como en Mar del Plata, Necochea o Chapadmalal, empezaron a arribar colonias de vacaciones, hoteles sindicales y veraneantes asalariados a una zona anteriormente reservada para las élites. Fue la misma época en la que el gobierno de Juan Domingo Perón llevó a cabo una serie de expropiaciones de estancias por esa zona del oeste bonaerense.

pablo-epecuen

Foto: Erica Porris

El complejo termal quedó en manos de la Provincia hasta la llegada de la dictadura cívico – militar de 1976, cuando se formó una cooperativa para administrarlo. “Había un Estado que, durante la dictadura, dio beneficios personales, como la gente que compró campos inundados a muy bajo precio y presionó para construir el canal Ameghino para desagotarlos y que se revaluaran”, cuenta Licitra en una entrevista.

En 1980, Villa Lago Epecuén contaba con 5 mil plazas hoteleras, 250 emprendimientos entre comercios y hotelería, más de 100 hectáreas de camping y una población estable de entre 1.300 y 1.500 personas. También un Balneario Municipal.

Las ruinas

El agua recién terminó de bajar en la última década. El paisaje es desolador. Donde hubo risas solo quedan ruinas. Y un único morador, Pablo Novak, que se niega a abandonar la ciudad que lo vio nacer en 1930.

Julia de Titto – @julitadt

Foto de portada: Erica Porris

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales

  • edesur-edenorEl aumento de las tarifas eléctricas será de más del 70% en CABA y GBA

    Luego de haber hecho pública la propuesta de aumentos en el gas, el gobierno nacional anunció este viernes su plan de subas para el servicio eléctrico. En la Ciudad de Buenos Aires y conurbano bonaerense aumentará 43% promedio en diciembre y otro 24% en febrero. En el resto del país, sumarán el 38%.

  • VHMEcharon a Víctor Hugo Morales de C5N

    Este viernes por la tarde el periodista y conductor de "El diario" fue despedido de C5N, propiedad del Grupo Indalo. También quedó desvinculado su productor, Julián Capasso.

  • GorraCórdoba se moviliza por la 11va Marcha de la Gorra

    Bajo el lema “El Estado mata, sus medios lo bancan, nuestra lucha avanza”, se llevará a cabo este viernes la 11va Marcha de la Gorra en la ciudad de Córdoba, a partir de las 17. En todo el país se desarrollarán en las próximas semanas actividades contra el abuso policial.

  • Mariana Herrera“El mundo tiene una imagen muy fuerte de lo que es perder DD.HH. en Argentina”

    Mariana Herrera Piñero, la directora del Banco Nacional de Datos Genéticos, ofreció una entrevista radial donde se refirió a la recuperación de “la nieta 125” a días de cumplirse 40 años de la desaparición de su madre, Lucía Tartaglia. El Derecho a la Identidad con agenda propia de ciencia y tecnología, en América Latina.

  • TareferosMisiones: procesan a siete dirigentes tareferos por pedir comida

    La Justicia de Oberá, Misiones, abrió causas penales contra siete referentes del movimiento tarefero en el marco de una movilización para pedir bolsones de mercadería. Ana Cubilla, secretaria general del Sindicato Único de Obreros Rurales (SUOR) de la provincia, dialogó al respecto con Radio Gráfica.

  • NuncaMAsSe vienen sentencias clave en los juicios por delitos de lesa humanidad

    En un contexto en el que se suceden intentos de retrocesos en las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, los juicios por delitos de lesa humanidad continúan juzgando genocidas y en los meses de noviembre y diciembre varios llegarán a su fin. Se dictará sentencia en causas claves como Megacausa ESMA III y Circuito Atlético, El Banco y El Olimpo (ABO) III.