Notas

Los “consensos básicos” del gobierno, al Congreso con acuerdos de cúpulas

Los “consensos básicos” del gobierno, al Congreso con acuerdos de cúpulas
noviembre 16
12:24 2017

Por Federico Dalponte. El gobierno sacó ventaja. Y no sólo porque ahora impulsa los proyectos que antes escondía, sino porque lo hace perdiendo poco. Esa impronta política, que sólo había expresado a inicios de su mandato, es capaz ahora de doblegar a gobernadores, jueces y sindicalistas por igual, en un brevísimo rapto.

Los frentes de batalla se siguen abriendo: el esfuerzo del oficialismo no sólo está orientado hacia las reformas tributaria y laboral. En el medio se acumulan debates sobre el Ministerio Público, la designación del Defensor del Pueblo, el reparto de comisiones, el ajuste jubilatorio, la feria judicial, el achicamiento de la administración pública y hasta la ley de glaciares.

En todos los casos existen grupos masivos o modestos que resisten ciertos cambios. Pero la quietud generalizada refuerza las posibilidades de un gobierno que se siente respaldado.

El trámite de la reforma laboral fue sintomático. La CGT pudo haberse negado a negociar. No sería la primera vez. Pero la central obrera tiene dirigentes que huelen las relaciones de poder.

La presión sindical consiguió modificar una parte importante del proyecto original del Ejecutivo. O al menos ése será su discurso. No queda claro cuánto hubo de negociación previa: desde un principio era evidente que al macrismo le interesaba apenas una porción del total proyectado.

Pero igual el triunvirato dirigente dirá que sin ese pacto las consecuencias serían peores, que el gobierno hubiese avanzado sin ellos, que lograron defender todo cuanto pudieron.

Los gobernadores de provincia le dirán a sus gobernados algo similar. Se vendrán tiempos de ajustes y recortes sensibles, pero ninguno se cree capaz de ofrecer resistencia y así es que se someten.

El pacto fiscal y la reforma tributaria avanzan a paso firme. Y el costo lo pagarán aquellos que tienen incluso menos fuerza que los gobernadores: los jubilados. El centenar de miles de millones de pesos que cederán es apenas la antesala a una reforma  de envergadura. Como en 1993, cada vez que se habla de crisis en el sistema previsional, es porque el cambio normativo está a la vuelta de la esquina.

***

Es fuerte la tentación de afirmar que la sociedad no votó esto, que no se votaron estos cambios, que el gobierno no edificó su campaña sobra la base de estos debates. Pero no importa.

El electorado respaldó por segunda vez una forma de hacer política basada en la sorpresa: Cambiemos nunca dice lo que quiere, pero no genera resistencias de peso cuando hace.

Se dirá que existe un consenso social tácito. Es más: sobre esa ficción se monta el Ejecutivo, que ahora ejecuta ese cheque en blanco. ¿Se pueden recortar jubilaciones, eliminar derechos, aumentar tarifas y eximir de impuestos a los poderosos sin pagar ningún costo? Al parecer sí. Tal es el rumbo marcado.

Lo difícil es ofrecer una resistencia robusta y efectiva cuando el poder político, económico y mediático marchan en una sola dirección. Cuestionar el sentido de las mayorías no es tarea fácil.

En ese contexto, el Congreso es una incógnita. Cambiemos acrecentará su peso a partir de diciembre, pero sin formar mayoría. Lo curioso es que no esperará a ese recambio para debatir sus reformas en agenda. O sabe que le sobran los votos, o confía en doblegar a los díscolos.

En cualquier caso, lo que sobrevuela es la sensación de que el focus group macrista se tomó un descanso. Así como la mayoría de los trabajadores creen que la reforma los afectará, es evidente que los jubilados no querrán una merma en sus haberes, ni la sociedad civil querrá un defensor del pueblo metido por la ventana. Y los ejemplos siguen. Pero ahora hay menos especulación.

Desde fines de octubre hasta hoy, el gobierno atraviesa su período más tecnócrata y «ceocéntrico». Los proyectos que impulsa afectan a vastos sectores de la sociedad, pero son resultado de un círculo cerrado que empieza por el Fondo Monetario Internacional y termina en los «think tank» formales o de hecho con llegada a Casa Rosada.

La premisa básica del macrismo es que una mayoría sólida les dio su aval para emprender este camino, con todo lo que ello implique. Ese contrato social con sus votantes todavía no está roto y hoy pesa mucho más que cualquier gobernador o sindicato.

Curiosidad para otro momento: las grandes reformas que sueña Cambiemos las intentará aprobar en los próximos dos o tres meses, ¿y después qué?

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • BonadioCárcel o reformas: el tándem Bonadio-Cambiemos

    Por Federico Dalponte. La cacería lanzada por el juez federal sacudió el escenario político. Dirigentes y periodistas del más variado espectro rechazaron las nuevas detenciones sin condena. Cambiemos, por su parte, estudia el posible rédito político de desaforar a Cristina Kirchner.

  • beatriz-sanchez1Frente Amplio chileno, la respuesta por izquierda a 26 años de transición

    Por José Robredo Hormazábal, desde Santiago. Las pasadas elecciones del 19 de noviembre confirmaron que el escenario político en Chile cambió de forma drástica y que, al parecer, la languidez de los últimos 26 años se remecía con la irrupción electoral del Frente Amplio, que lograba poco más del 20% en la presidencial, 20 diputados y un senador. Se comenzaba a ver el resultado de una historia y un camino que se abría tiempo atrás.

  • Senado-Reforma-PrevisionalLos jubilados, más cerca de financiar el ajuste fiscal

    Por Federico Dalponte. Con los votos de Cambiemos y una parte del PJ, fue aprobado el ajuste fiscal con reforma previsional propuesto por el gobierno. La semana que viene el expediente llegará a Diputados, donde se espera un debate áspero pero con grandes chances para el oficialismo.

  • Pescando-MacriRío revuelto, ganancia de ajustadores

    Por Federico Dalponte. Tras el cimbronazo de octubre, comenzaron los reacomodamientos. El escenario político tiene opositores claros, pero hay espacios por dirimir. Desde la interna del PJ bonaerense hasta el instinto de supervivencia de los gobernadores. Poca oposición férrea y mucha especulación.

  • debate1Presidenciales en Chile, ¿se confirma el giro a la derecha del cono sur?

    Por José Robredo, desde Santiago. A casi cuatro años del retorno de Michelle Bachelet a La Moneda, Chile se encuentra a las puertas de una elección presidencial con un escenario político virado en 360 grados. Los comicios de este domingo podrían cimentar la elección del empresario y ex presidente Sebastián Piñera, lo que pone freno a un proceso de reformas que tímidamente asomaron durante la actual administración.

  • SiriaSiria: el fin del Califato y un nuevo reparto de cartas (I)

    Por Julián Aguirre. El proyecto del grupo Estado Islámico ha sido vencido, por ahora. El grupo está lejos de desaparecer, pudiendo replegarse bajo la forma de una guerrilla o migrar a otros países. ¿Mutará para luego volver, como lo hizo su predecesora Al Qaeda? Mientras, el conflicto en Siria continúa, con nuevos equilibrios entre fuerzas rivales.