Notas

Echaron a Víctor Hugo Morales de C5N

Echaron a Víctor Hugo Morales de C5N
noviembre 17
17:15 2017

Este viernes por la tarde el periodista y conductor de “El diario” fue despedido de C5N, propiedad del Grupo Indalo. También quedó desvinculado su productor, Julián Capasso.

Víctor Hugo informó la noticia en su cuenta de Twitter y la calificó como “previsible”. Era uno de los programas con mayor audiencia entre los canales de noticias. Este viernes no saldrá al aire a las 18hs., como venía haciendo desde 2016.

Los nuevos despidos -el canal ya se había desprendido recientemente de Roberto Navarro y su equipo- llegan en un contexto en que el Grupo Indalo atraviesa una compleja situación, ya que su venta al grupo inversor OP, de Ignacio Rosner, aún no se encuentra habilitada por la Justicia.

En ese marco, las y los trabajadores de las radios del grupo realizaron un cese de actividades el pasado 8 de noviembre, en reclamo por el pago adeudado de salarios. Y este martes, en C5N, como en otras señales de diversos dueños, también se sintió fuerte el paro del Sindicato de Televisión (SATSAID) por aumento de sueldos. Morales se había solidarizado al aire con sus compañeros y compañeras del canal y denunciado al Grupo Indalo. A su vez, había señalado el “goce” que le generaba la situación al gobierno nacional.

Vale recordar que el locutor y periodista nacido en Uruguay ya había sido despedido de Radio Continental a un mes de asumido el gobierno de Mauricio Macri. “Se vienen cuatro años de un verdadero cepo moral y ético”, afirmaba entonces.

Desde diciembre de 2015 los sindicatos del sector estiman que fueron alrededor de 2500 las y los trabajadores de prensa que perdieron la fuente de trabajo, tanto en medios privados como públicos. Como afirmaba en una entrevista con este portal Natalia Vinelli, comunicadora popular y docente, “hay una avanzada contra los sectores de la prensa que no son afines al gobierno”. “Hay un contexto que no favorece la libertad de expresión ni la democratización de la comunicación”, agregaba.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • ramos-padillaEl apuro por silenciar a Ramos Padilla

    Por Federico Dalponte. La actuación del juez federal de Dolores desató una dura respuesta por parte de los miembros de Comodoro Py primero, de Elisa Carrió después y ahora del propio Ministerio de Justicia. En juego, la credibilidad de magistrados, políticos y periodistas.

  • congreso-presupuesto¿Con qué Congreso se encontrará quien gane la presidencia?

    Por Federico Dalponte. Cambiemos renovará las bancas obtenidas en 2013 y 2015 con una modesta base electoral. La oposición peronista, en cambio, tendrá que hacer esfuerzos por no perder terreno en medio de la fragmentación. Pero ni unos ni otros tendrán quórum propio.

  • Coca ColaProcedimiento permisivo de crisis

    Por Federico Dalponte. El mecanismo de excepción volvió a cobrar notoriedad por el caso Coca-Cola. Pero la proliferación de trámites durante 2018 sintoniza bien con la antiquísima voluntad gubernamental de flexibilizar el mercado laboral. Una idea persistente desde hace años.

  • vidal-macriTodos tienen mala imagen

    Por Federico Dalponte. Se habla de ella con cara amarga, con la desazón de lo inevitable. La imagen negativa es un lastre por antonomasia para cualquier candidato. El riesgo, sin embargo, es creer que ese dato importa.

  • sergio-massaConvencer a los del medio

    Por Federico Dalponte. No los seduce la gestión actual y tampoco la anterior. Pero pretenden ser seducidos por la próxima. Más que una crítica a un gobierno pasado, un buen discurso electoral es un programa de gobierno futuro.

  • populismoEl mito de moda: las izquierdas fracasan, la derecha gestiona

    Por Federico Dalponte. Pareciera que sólo fracasan los gobiernos de izquierda, y siempre por impericias propias. José Saramago decía que el truco era que el capitalismo, en cambio, nunca decepciona porque no promete nada.