Notas

“Es el principio del fin de la conducción del triunvirato de la CGT”

“Es el principio del fin de la conducción del triunvirato de la CGT”
diciembre 20
14:02 2017

Jorge Duarte, periodista especializado en temas sindicales y director del portal Infogremiales, dialogó con Notas acerca del panorama en la CGT luego del anuncio de la salida de la UOM y del paro fallido de transporte en el marco de las reformas del gobierno nacional.

- ¿Se puede seguir hablando de una CGT unificada?

– Me parece que es el principio del fin. Se blanqueó la salida de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y hay otros tantos que no se blanquean pero que de hecho ya no están. En las últimas frenéticas semanas, donde se anunciaron movilizaciones, paros, paros que no se hicieron, paros que se efectivizaron, hubo una serie de gremios que no participaron y le sacaron el cuerpo a la central obrera, así que evidentemente es el principio del fin de la conducción del triunvirato.

- Le sacaron el cuerpo “por derecha y por izquierda”, como se dice. La UOM se fue por la tibieza de la medida de fuerza y gente como la UTA (transporte) desacató la convocatoria al paro…

– Concretamente, la UOM se va con críticas a la falta de conducción y falta de programa de la CGT frente a un gobierno que está avanzando fuerte con las reformas evidentemente retrógradas en materia de derechos. Por otros motivos, los “gordos” y los “independientes” le sacaron el cuerpo hace rato y no están yendo de hecho a ninguna de las reuniones. No participaron de la movilización del jueves, del lunes y no participaron y hasta boicotearon el paro.

Por otro lado, la decisión que tomó Roberto Fernández (UTA) muestra que se resquebraja no solo la CGT sino también la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), mostrando que los choferes de colectivos tienen tareas normales un día de medida de fuerza que contaban con su respaldo. La CGT para definir el paro evaluó quiénes eran los que garantizaban la medida de fuerza y los de la CATT estaban dispuestos a hacer sentir el paro.

- ¿Quiénes quedarían en la vereda del sindicalismo que se opone al gobierno? La Corriente Federal, el moyanismo y las CTAs…

– Evidentemente va a ser así. Muy probablemente esto termine con un principio de vaciamiento de la central obrera para después tener que reacomodar las fuerzas. Pero en principio la foto de Luján pareciera ser la más representativa de un sindicalismo que esté confrontando con el gobierno nacional.

- ¿Y cuál es el peso de ese sector?

– El moyanismo se lleva una buena porción de la CATT por lo que garantizaría detener no todo el transporte porque la UTA no va a estar ahí, pero sí una buena parte. Al tener alianza con la CGT, la CTA y distintas expresiones, seguramente eso va a garantizar poder de fuego en la calle que lo van a poner las organizaciones sociales, que de hecho se están acercando cada vez más a ese sector de la CGT que es el que está dispuesto a recibirlos. Después hay sectores de la CGT que estuvieron menos receptivos.

- ¿Cuánto hay de presiones sea por vía judicial o por “la caja” que interviene en la posición de los gremios no tan decididamente opositores?

– Creo que es muy fuerte todo eso. Estamos en una fase superior de “la carpeta”. Antes era un carpetazo ahora van presos. Obviamente eso es algo que juega fuerte. Los gobiernos siempre tienen herramientas de presión sobre los sindicatos, ahora me parece que las están usando hasta las últimas consecuencias como nunca antes. Se constata con un par de cuestiones: los sindicalistas presos, pero fundamentalmente con el nivel de intervenciones a gremios que se dio en el último año y medio que es el resultado de la historia reciente argentina.

Con este barajar y dar de nuevo en el mundo sindical creo que va a haber sorpresas. No me extrañaría que una porción de los sindicatos del MASA, o incluso de las 62 Organizaciones, pudiesen acercarse a una CGT con una conducción más cercana al moyanismo. Y que otra porción empiece a confluir en una posición más filooficialista. Históricamente el sindicalismo peronista tuvo una pata de oficialistas crónicos, más allá del gobierno de turno.

- ¿Cómo analizás la relación de Moyano con el gobierno?

– Creo que a esta altura la relación está más cercana a la confrontación que al acuerdismo. Seguramente va a haber un período de tensa calma, mientras se reacomoden las fuerzas, por unos meses. Pero creo que Hugo Moyano dejó la posta en Pablo para que la CGT tenga un perfil de confrontación que hoy no tuvo. No creo que baje el nivel de tensión más allá de las negociaciones que está llevando adelante (por ejemplo, OCA) que son bastante particulares. Si todo es como parece que va a ser, Pablo Moyano va a ser la figura central de la CGT combativa.

- ¿Se puede pensar en Moyano y Sergio Palazzo como las dos personas que van a encabezar el sindicalismo combativo de los próximos años?

– Sí, seguramente. Y sumarán a Schmid y algún otro referente del transporte, pero esos dos seguro van a ser las piezas centrales de lo que viene. Y van a interpelar a una buena porción de sindicatos que hoy no tienen rumbo. Se va a terminar de aclarar un panorama que hoy es confuso, se van a dividir las aguas entre filooficialistas y opositores y va a ser todo más claro que este año y medio de conducción del triunvirato donde primaron las dudas y no pudieron decidir prácticamente nada.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros