Notas

Sistema de Reconocimiento Académico: una trayectoria dirigida al (y por el) mercado

Sistema de Reconocimiento Académico: una trayectoria dirigida al (y por el) mercado
enero 08
21:03 2018

Por Federico Machado y Luciano Gasparini*.  Una nota publicada en el diario La Nación (“Movilidad estudiantil, el plan que permitirá cursar materias en distintas universidades”) afirma que a partir de marzo las y los estudiantes de universidades públicas y privadas de las carreras de ingeniería, informática, arquitectura y diseño –y luego se irá extendiendo a otras disciplinas- podrán hacer uso del “Reconocimiento de Trayectoria Académica” (RTA). Este se enmarca en el “Sistema Nacional de Reconocimiento Académico de Educación Superior” aprobado en 2016.

Según la Secretaria de Políticas Universitarias (SPU), el Sistema Nacional de Reconocimiento Académico de Educación Superior “busca el mutuo reconocimiento de tramos curriculares, ciclos, prácticas, asignaturas, materias u otras experiencias formativas que faciliten a los estudiantes corredores articulados de formación en todo el sistema”.

Solo cuatro universidades públicas -la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Universidad Nacional de Comahue (UNCo), la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) y la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS)- se abstuvieron de firmar el acuerdo que comenzará a funcionar en marzo.

Según afirma Mónica Marquina, directora Ejecutiva de Calidad Universitaria de la SPU, el gobierno nacional desarrollará un plan de “movilidad” que solventará gastos de traslado, alojamiento y servicios de salud de las y los estudiantes pero no indica qué cantidad ni cómo se implementará. Es decir, no hay nada concreto.

¿Qué hay detrás de este Sistema de Reconocimiento Académico que se presenta como “flexible” y que “alienta a la permanencia”? ¿Cuáles son sus principales problemas?

Conocimiento para el mercado

Hace unos meses el gobierno anunció la implementación del Plan Maestro. El mismo reserva un apartado dedicado específicamente a la Educación Superior y tiene como metas la articulación entre diferentes instituciones educativas (universidades públicas, privadas y terciarios), favorecer la movilidad estudiantil y docente, fomentar la vinculación con los “sectores productivos” e internacionalizar la educación, de forma que profundiza la orientación mercantilista plasmada en la Ley de Educación Superior sancionada en 1995.

La forma que propone el gobierno de alcanzar estas metas es mediante el llamado “Sistema Nacional de Reconocimiento Académico”, que no es otra cosa que la versión criolla del “sistema de créditos” implementado en la Unión Europea a través del Plan Bologna.

El mismo plantea traducir los contenidos académicos de distintas disciplinas en “créditos”, o sea, en unidades cuantificables denominadas “Reconocimiento de Trayecto Formativo” (RTF) que puedan sumarse e intercambiarse entre distintas unidades académicas. Si bien el macrismo presenta esta propuesta bajo la consigna de favorecer la movilidad de los estudiantes entre distintas universidades nacionales (aceitando el mecanismo de las equivalencias), lo que se persigue es bien diferente.

La lógica del sistema de créditos es que un estudiante pueda descentralizar su carrera cursando materias indistintamente en universidades públicas, institutos privados, terciarios e incluso cursos virtuales diseñados en EE.UU. y Europa o capacitaciones al interior de empresas privadas. De esta manera, el diseño del perfil profesional, en lugar de estar guiado por lo intereses sociales y territoriales discutidos democráticamente al interior de una -o varias- instituciones, será regulado y definido por la demanda del mercado laboral, es decir, por el poder económico concentrado.

Así, las universidades se verán forzadas a una lógica competitiva de mercado para capturar la mayor porción posible de estudiantes. Quienes no adapten sus currículas y contenidos al sector privado, pierden su valor. La integración de los saberes dentro de una carrera, la dimensión territorial y específica del conocimiento y la educación vista como proceso social quedan definitivamente desterrados. Si esto se logra, la “gerencia de recursos humanos” del gobierno habrá completado su labor.

A problema colectivos, ¿soluciones individuales?

Además de la crítica a la visión mercantilizadora que impera en la construcción del Sistema de Reconocimiento Académico de Educación Superior, hay otro problema no menos importante. Según el gobierno éste “alienta a la permanencia”, puesto que reconoce los trayectos desarrollados en otras unidades académicas o instituciones.

Si bien esto ya funciona a partir de las equivalencias (y los engorrosos trámites administrativos que conlleva y que claramente es necesario mejorar) hay que decir que la hipótesis de la cuál parte el gobierno es falsa: el mayor problema para la permanencia no es el reconocimiento de materias, el problema principal es la deserción estudiantil por problemas económicos.

Por eso, si se quiere “alentar la permanencia” (como dice la directora Ejecutiva de Calidad Universitaria de la SPU) entonces sería importante que dejen de reducir la cantidad de becas PROGRESAR como lo hicieron durante el 2017 y que aumenten sus montos, que están congelados desde principios del 2016 pese a la creciente inflación. También sería necesario, por un lado, avanzar con el Boleto Educativo Gratuito en todo el país, con comedores en las universidades y albergues para estudiantes y, por otro lado, terminar con el congelamiento de planta docente y no docente posibilitando brindar más bandas horarias para las cursadas.

En definitiva, es a partir de mayor presupuesto para educación y de la acción del Estado a través de políticas públicas concretas que garanticen las condiciones materiales de las y los estudiantes que se va a cumplir el ingreso, la permanencia y el egreso de un mayor número de estudiantes. Si se quiere solucionar un problema entonces hay que analizar cuál es su principal causa, no inventar diagnósticos falsos para justificar una medida con objetivos totalmente distintos.

Público o privada: no da lo mismo

También es un problema el equiparar las universidades públicas a las privadas. En estas últimas, el egresado se piensa para su inserción en el mercado y por ende, para el beneficio de las empresas privadas, a las que solo les importa la maximización de sus ganancias. En cambio, en las universidades públicas debería primar la construcción de sujetos sociales que pongan su conocimiento al servicio de las mayorías populares, por eso el conocimiento debe tener un carácter colectivo y no individualista.

Pero a su vez es necesario remarcar que hay una diferencia clave entre las universidades públicas y privadas: sólo las primeras son sostenidas económicamente a partir de la recaudación del Estado a través de los impuestos que paga el conjunto de nuestra población, es decir, son sustentadas mayoritariamente por las trabajadoras y los trabajadores, muchas y muchos de los cuales nunca acceden a la universidad.

@JapoMachado y @LucianoGaspa

*Secretario de Cultura de la Federación Universitaria Argentina

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

América Latina

  • Panorama CaribeñoPanorama Caribeño: Puerto Rico pide por su derecho a la descolonización

    El Panorama Caribeño de Notas – Periodismo Popular es una tentativa de descolonizar la mirada y volverla sobre la región más invisibilizada y desconocida de nuestro propio continente. Hoy con noticias de Puerto Rico, El Salvador y República Dominicana.

  • Ivan DuqueEn Colombia triunfó el uribismo de la mano de Iván Duque

    El candidato uribista del Centro Democrático, Iván Duque, se impuso en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y anunció que habrá “correcciones” en los acuerdos de paz con la ex guerrilla de las FARC.

  • LulaLula da Silva: “Llevaré mi candidatura hasta las últimas consecuencias”

    El último sondeo publicado por el diario Folha de San Pablo, posiciona a Luis Inácio Lula da Silva primero con 30% de intención de voto para las presidenciales de octubre en Brasil. El viernes, a través de un comunicado escrito desde la cárcel, el ex mandatario confirmó su precandidatura por el Partido de los Trabajadores (PT) y confió en que la justicia lo habilitará para presentarse a los comicios.

  • Guatemala-VolcánGuatemala: la peor erupción en 44 años

    El país centroamericano sigue siendo azotado por la erupción del Volcán de Fuego. Las víctimas alcanzan los 99 muertos, número que puede incrementarse con el correr de los días debido a la existencia de aproximadamente 200 desaparecidos, 46 heridos y más de 1,7 millones de afectados por los gases tóxicos.

  • Panorama CaribeñoPanorama Caribeño: demandan a Francia la devolución de una deuda histórica con Haití

    El Panorama Caribeño de Notas – Periodismo Popular es una tentativa de descolonizar la mirada y volverla sobre la región más invisibilizada y desconocida de nuestro propio continente. Hoy con noticias de Haití, Barbados y Costa Rica.

  • presidente-santosColombia en la OTAN: “Seremos el único país de América Latina con este privilegio”

    En medio de las elecciones presidenciales y a poco de finalizar su mandato, el presidente Juan Manuel Santos anunció que Colombia se incorporará como “socio global” a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lo que puede complicar el futuro de los acuerdos de paz y la estabilidad regional.