Notas

[Microrrelatos] Formas de perderse para siempre

[Microrrelatos] Formas de perderse para siempre
febrero 02
18:55 2018

Soy Diego y tengo una kombi que se llama la “La dicha en movimiento”, nos gusta salir a la noche cuando Buenos Aires parece dormirse, a recorrer lentamente las calles, mientras de fondo suena Sinatra o Elvis. A veces cuando la luz del semáforo se refleja en el espejo juego a Taxi Driver e imagino que Scorsese nos dirige una maniobra.

“La dicha” y yo carecemos de ese sentido navegante que algunos llaman orientación, en cualquier viaje largo siempre chingamos por porotos alguna calle y terminamos en ese barrio siempre omnipresente llamado loma del orto.

Hemos tenido actuaciones destacadas saliendo de Plaza Irlanda camino a Parque Centenario terminando en la cancha de Ferro o salir a 15 cuadras de casa agarrar uno de esos pasajes propios de Parque Centenario y empezar a dar vueltas en un rulo cada vez más chico que parecía que de un momento a otro uno iba a doblar sobre sí mismo.

A este pesar, que ya es magia lúdica, hemos tratado de solucionarlo de diversas maneras, mi padre me ha regalado una brújula que pongo en el tablero pero que a la kombi le gusta más bien poco, puesto que de tanto en tanto aparece por el suelo en clara señal de desentendimiento estilístico entre los involucrados.

Sospeché que quizás aprendiendo astronomía de orientación… pero desde Villa Crespo la esfera celeste es poco probable de ser vista.

Pero cuando más nos perdemos, con más fervor errante, es cuando tenemos invitados/as. El sábado le tocó la dicha a nuestra amiguita Viki Magadan. Salimos a paso lento y preciso desde los confines de Villa Urquiza, durante el tramo inicial fuimos conscientes de cada uno de nuestros actos y maniobras. Al llegar por fin a esa calle malvada e imprecisa con nombre de mitad de oración llamada “De los Incas”, pensamos que tal vez la mejor forma de llegar a Palermo era dando toda la vuelta a capital, así que enderezamos las velas y turbinas hacia el oriente.

Luego de pasar calles y calles de nombres nunca evocados y bajo una lluvia torrencial llegamos al acuerdo irrevocable de que estábamos plenamente perdidos. De golpe no había autos, ni avenidas, ni heladerías Freddo que nos guiaran. Yo siempre atento a la patafísica estimé que de tanto leer al bueno de Cortázar había caído preso de una de sus novelas y que en cualquier esquina nos íbamos a topar ahí mismito con la Torre Eiffel.

La kombi entretanto disfrutaba la lluvia y la libertad. Llegamos al delicado momento de tener que bajar la ventanilla y preguntar a tientas donde estaba Cabildo, Córdoba o el planeta Tierra. Dimos por fin con un auto que emergía de las tinieblas del silencio. Con acento de Gretel, Viky preguntó por algún punto cardinal y allí sentimos el horror: “Sí, acá tenes la General Paz”. Hubo un fundido a negro, un alboroto silencioso y creo que alguno de los dos se desmayó y se convirtió al budismo en el mismo acto.

Finalmente dimos por fin con una patrulla policíaca que sin mucho esmero ni entusiasmo didacta nos explicó: “Doblá acá, Sssssan Martín y le metes derecho calcula que son die’ minuto’ y te chocas… te choca’ con Cabildo”.

“No te podes perder”, dijo, desconociendo las buenas artes del interlocutor. Dos horas después llegamos a destino.

Diego Flores

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Cultura

  • Festival Raymundo GleyzerFestival Raymundo Gleyzer: un claro en la tormenta

    Después de dos semanas de lluvia ininterrumpida, el mundo audiovisual y la cultura encontraron el último fin de semana un refugio en el trabajo de productores y productoras populares y comunitarias en el Festival Independiente de Cortometrajes Raymundo Glayzer que llevó a cabo su segunda edición.

  • Ser-LuthierLuthería: donde el trabajo, la creatividad y la pasión se cruzan

    Con la ayuda del Fondo Nacional de las Artes, las autoras de este documental Ser luthier: manos argentina recopilan los testimonios de personas que dan forma a los instrumentos musicales que escuchamos a diario, demostrando que es una labor determinante en el mundo del arte que no merece pasar desapercibida.

  • Paula PueblaPaula Puebla: "Todos estamos a un click de distancia de arruinar una vida"

    "Una vida en presente" es la primera novela de Paula Puebla, una escritora formada en Diseño y fanática de la tríada Amis, Coetzee, Houellebecq, que devino autora luego de pelear mucho contra sí misma. Un primer libro que alcanza expectativas y proyecta la voz de una promesa.

  • Encuentro Ludico PortadaEncuentro Lúdico: “Soy jugando a ser”, cuando niños y niñas nos enseñan a desestereotipar

    Hoy presentamos un juego inicialmente orientado para “peques” de 3 a 4 años en adelante. El principal atractivo de Soy jugando a ser es su propuesta, invita a construir un personaje propio, de manera individual o grupal, y permitiendo esquivar los estereotipados lineamientos tradicionales de género, estéticos, etarios y vinculados al mundo laboral.

  • Guitarra Rock y violencia de género: "La necesidad es que todos los varones se sientan interpelados"

    Julieta Greco, antropóloga e integrante de Revista Anfibia, reflexionó en comunicación con "Insurgentes" por Radio Sur 88.3 sobre las denuncias por abuso, acoso, violencia de género por parte de los músicos ¿No vamos a poder escuchar ninguna banda más?

  • Las-hijas-del-fuego"La flor" y "Las hijas del fuego", ganadoras de la 20° edición del Bafici

    La flor, de Mariano Llinás, obtuvo el premio a la mejor película en la competencia internacional del 20° festival Bafici. Además, Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes, que forman el grupo teatral "Piel de Lava" y protagonizan el film, compartieron el premio a mejor actriz. En la competencia nacional, resultó premiada Las hijas del fuego, de Albertina Carri.