Notas

The Post: la verdad triunfará

The Post: la verdad triunfará
febrero 07
19:29 2018

Dirigida por Steven Spielberg, se estrenó la semana pasada The Post: los secretos oscuros del Pentágono, una película sobre el periodismo y la libertad de expresión, inescindible de la disputa que atraviesan los medios de comunicación con el gobierno de Donald Trump en la actualidad. Un relato épico sobre el “cuarto poder” y la fuerza de la información.

Situada en Washington, en 1971, la película narra las tensiones y discusiones que atraviesan al mundo político -del que los medios son parte- durante la filtración de documentos del Pentágono acerca de la guerra de Vietnam y el rol de Estados Unidos. El debate en las redacciones, con los dueños de los medios y el gobierno se apodera de la pantalla en un film sumamente entretenido y dinámico. A lo Hollywood, con lo mejor de Spielberg por detrás.

Meryl Streep como Katherine Meyer Graham, la dueña del Washington Post y Tom Hanks como Ben Bradlee, editor general, se roban el protagonismo casi absoluto en un elenco que también incluye figuras de la talla de Sarah Paulson, Bruce Greeenwood, Matthew Rhys Evans, Bradley Whitford y Bob Odenkirk. Pero está bien, aunque Hanks hace tiempo que interpreta papeles similares. La que nunca falla es Meryl.

En The Post se entrecruzan tres historias en simultáneo. Por un lado, la del antecesor de Edward Snowden, Daniel Ellsberg (Matthew Rys), empleado del gobierno que logra filtrar unas 7 mil páginas de documentos clasificados. A ello se suma la pelea de Graham para hacerse un lugar como mujer en el mundo empresarial y mantener a flote el diario que heredó de su marido muerto. En tercer lugar, el desafío periodístico de Bradlee para mejorar el nivel e instalar al Post como un diario nacional de primer nivel. Toda la cocina de la batalla está contada en detalle.

El mensaje en el film es claro: la libertad de prensa es un valor trascendental de la democracia y como tal, debe ser defendido, caiga quien caiga. Las y los periodistas del Washington Post -hasta entonces un pequeño diario local que ni sombra le hacía al poderoso New York Times- no dudan. Las filtraciones de documentos del Pentágono deben ser publicadas. El pueblo merece saber que ha sido engañado por el gobierno. La dueña del diario, que recientemente ha empezado a cotizar en bolsa, sí se permite la vacilación. Los accionistas, los amigos en la Casa Blanca, posibles juicios, todo es puesto sobre el tapete.

En ese debate, que se llevará buena parte de la película transcurren los mejores diálogos. Uno de los guionistas, Josh Singer, venía de escribir las líneas de Spotlight, que se hizo con el Oscar a Mejor Película en 2015 y también se mete en el mundo de la investigación periodística.

Aunque la película trata sobre hechos reales y comprobables y está contada en clave histórica, es imposible imaginar su filmación en otro momento que el actual. Mientras Trump acusa a la prensa de decir mentiras, retira credenciales a corresponsales de la Casa Blanca e intenta construir una imagen de los medios como un reducto de víboras, The Post sienta una posición: la mentira tiene patas cortas, tarde o temprano el periodismo y la ética -que en el relato, como en general en la sociedad estadounidense, están claramente asociados- triunfarán. Romántica, pero conmovedora mirada.

Para nostálgicos y nostálgicas de la época de las rotativas, del diseño manual de las impresiones y las grandes redacciones llenas de voluntad por descubrir, informar y molestar al poder, es una película dignísima de ser vista y disfrutada. Aunque si aún no vieron Spotlight, empiecen por ahí.

Julia de Titto – @julitadt

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros