Notas

[Microrrelatos] En busca de cierto árbol libanés venenoso

[Microrrelatos] En busca de cierto árbol libanés venenoso
febrero 09
14:17 2018

Marini no es un hombre de pedir favores, así que cuando nos requirió a mí y a “La dicha en movimiento” que le demos un aventón para ir a buscar un árbol libanés que se sabe venenoso, dije que sí sin dudarlo. Luego, cuando me dijo que la travesía terminaba en Bernal Oeste dudé, quizás, de mi afirmación, pero soy un hombre de palabra y más con Marini.

Antes de arrancar debíamos cargar nafta pero como los cajeros estaban vacíos decidimos arriesgar: podíamos llegar o no, eso lo elegiría el destino y los octanos, que vaya uno a saber cómo funcionan. Había otro problema que involucraba a la kombi, anda floja de frenos, no es que frene mal sino que cuando frena parece que se está deteniendo el titanic. Hace unos chirridos irritantes que se confunden con dolientes torturas a las ruedas de mi intrépida amiga.

Finalmente encendimos turbinas, Marini soltó una información de último momento que alteró a la tripulación “hay que estar 19.30 y son 19.10”. Salimos a una velocidad apasionada y discutimos, sobre cartografía precaria, donde estaba establecido el acceso sudeste. Para mí era apenas pasáramos el peaje del Docke, para Marini a la altura del Auchan. Finalmente recordé que contaba con un GPS que nos desasnó a ambos apuntando que la bajada no estaba en ninguno de los dos lugares señalados.

Salimos de la autopista en velocidad plena (90km en bajada), los primeros once pozos me los comí enteritos, la kombi saltaba como un gran conejo en la negrura de la noche quilmeña mientras la robótica voz del GPS no paraba de alertar que estábamos en “zona peligrosa”. No supimos deducir si la alerta era por la villa miseria que estaba al lado del acceso (como explicarle a una máquina que la villa no es peligrosa, sino quienes las generan) o por los pozos cada vez más profundos y extensos. Según un aporte, incomprobable, de Marini, vio en uno de estos a hombres topos.

Finalmente llegamos a la casa indicada, en la puerta un pelado con campera de cuero y celular en la mano nos recibía, tenía en una bolsa blanca de mercado al famoso árbol libanés. Todas nuestras hipótesis previas sobre venenosidad y por tanto del peligro de dicho árbol se habían diseminado al llegar al lugar. No había una suerte de monje que nos entregaba el elemento natural en una caja de madera artesanal que anunciaba mesura y cuidado en el traslado. No. Tampoco era un prototipo libanés que nos contaba mitos e historias sobre el venenoso de Oriente. No, era una suerte remisero venido a menos que estaba meta “jandi” con otro muchachos del barrio hablando de quinielas y resultados.

Encendí “La dicha” y emprendimos la vuelta, bajé la ventana, un temor inusitado me despertó una hipocondría poco razonable y empecé a sentir dolor de garganta apenas el árbol fue depositado en la kombi. El GPS empezó de nuevo con la perorata de la “zona peligrosa”. Giramos a la derecha distraídos y nos encontramos con las típicas casillas villeras y con mucha gente tomando y comiendo en la calle.

Tuvimos un miedo burgués que se corporizó en nuestro silencio, pasamos con cara seria mirando para adelante, economizando los movimientos faciales, vimos un par de birras levantadas y hurras dedicadas a la incuestionable lindura de “La dicha en movimiento”. Entendí que nuestro miedo era tan burgués como injustificado, producto de un bombardeo incesante de imágenes noticias y asociaciones rápidas entre significantes y significados. La gente estaba en la calle porque las clases populares suelen apropiarse del espacio público, suelen extender las zonas de confort y sociabilización hacia lugares abiertos.

Nosotros, la clase media, trazamos el recorrido contrario, metemos el hocico para adentro y solemos solo olernos entre nosotros. Sentí la vergüenza de haber sentido miedo.

Lentamente nos volvió a devorar la negrura de la noche pero esta vez en capital. Ahora la única amenaza, para nosotros, volvía a ser ese árbol libanés venenoso.

Diego Flores

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Cultura

  • Festival Raymundo GleyzerFestival Raymundo Gleyzer: un claro en la tormenta

    Después de dos semanas de lluvia ininterrumpida, el mundo audiovisual y la cultura encontraron el último fin de semana un refugio en el trabajo de productores y productoras populares y comunitarias en el Festival Independiente de Cortometrajes Raymundo Glayzer que llevó a cabo su segunda edición.

  • Ser-LuthierLuthería: donde el trabajo, la creatividad y la pasión se cruzan

    Con la ayuda del Fondo Nacional de las Artes, las autoras de este documental Ser luthier: manos argentina recopilan los testimonios de personas que dan forma a los instrumentos musicales que escuchamos a diario, demostrando que es una labor determinante en el mundo del arte que no merece pasar desapercibida.

  • Paula PueblaPaula Puebla: "Todos estamos a un click de distancia de arruinar una vida"

    "Una vida en presente" es la primera novela de Paula Puebla, una escritora formada en Diseño y fanática de la tríada Amis, Coetzee, Houellebecq, que devino autora luego de pelear mucho contra sí misma. Un primer libro que alcanza expectativas y proyecta la voz de una promesa.

  • Encuentro Ludico PortadaEncuentro Lúdico: “Soy jugando a ser”, cuando niños y niñas nos enseñan a desestereotipar

    Hoy presentamos un juego inicialmente orientado para “peques” de 3 a 4 años en adelante. El principal atractivo de Soy jugando a ser es su propuesta, invita a construir un personaje propio, de manera individual o grupal, y permitiendo esquivar los estereotipados lineamientos tradicionales de género, estéticos, etarios y vinculados al mundo laboral.

  • Guitarra Rock y violencia de género: "La necesidad es que todos los varones se sientan interpelados"

    Julieta Greco, antropóloga e integrante de Revista Anfibia, reflexionó en comunicación con "Insurgentes" por Radio Sur 88.3 sobre las denuncias por abuso, acoso, violencia de género por parte de los músicos ¿No vamos a poder escuchar ninguna banda más?

  • Las-hijas-del-fuego"La flor" y "Las hijas del fuego", ganadoras de la 20° edición del Bafici

    La flor, de Mariano Llinás, obtuvo el premio a la mejor película en la competencia internacional del 20° festival Bafici. Además, Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa y Laura Paredes, que forman el grupo teatral "Piel de Lava" y protagonizan el film, compartieron el premio a mejor actriz. En la competencia nacional, resultó premiada Las hijas del fuego, de Albertina Carri.