Géneros

19 febrero, 2018

Femicidios: figuras legales y realidades urgentes

Por Diana Broggi*. La unidad fiscal especializada en violencia contra las mujeres y personas lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transgénero, transexuales e intersexuales (más conocida como UFEM), dependiente del Ministerio Público Fiscal, publicó un informe sobre las primeras sentencias en juicios por femicidio en el país. Primera parte.

Por Diana Broggi*. La unidad fiscal especializada en violencia contra las mujeres y personas lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transgénero, transexuales e intersexuales (más conocida como UFEM), dependiente del Ministerio Público Fiscal, publicó un informe sobre las primeras sentencias en juicios por femicidio en el país. Primera parte.

La violencia machista y sus efectos tienen como expresión abrumadora y evidente el horror de los femicidios. A su vez, está claro que la responsabilidad del Estado es múltiple e implica desde financiar las políticas necesarias de prevención y erradicación de la violencia, hasta generar relevamientos y datos estadísticos que permitan establecer diagnósticos más claros, con análisis de elementos, indicadores y variables cuantitativas y cualitativas que dialoguen y vehiculicen la elaboración de políticas públicas.

Esta tarea comúnmente se sostuvo por fuera de la estructura estatal y fueron los datos de la ONG La Casa del Encuentro con los que se contaba para afirmar, por ejemplo, que cada menos de 30 horas muere una mujer en la Argentina por violencia machista. La emergencia del movimiento Ni Una Menos y el constante señalamiento de la responsabilidad del Estado, hoy se traducen en algunas elaboraciones institucionales que ofrecen datos que es preciso destacar.

Gráfico-Femicidios
Elaboración propia en base a datos de La Casa del Encuentro.

El informe de la UFEM analiza las primeras 54 sentencias por femicidio, desde que este se incorporó al Código Penal en noviembre de 2012, lo que aclaran que no es la totalidad de los casos, sino sólo aquellos a los que la unidad pudo acceder.

La primera sentencia fue dictada el 29 de octubre de 2014 y la más reciente el 12 de junio de 2017. En total abarcan 55 víctimas, todas mujeres, y 58 autores condenados por femicidio.

Para dimensionar el alcance de la Justicia, de los femicidios relevados por La Casa del Encuentro para esos años, las sentencias de este informe apenas representan el 6% de los casos.

¿Punitivismo de clase?

En primer lugar el informe constata algo que venimos sosteniendo en términos de problematización en cuanto a la socialización masculina y la escasa resistencia análisis de enfoques vinculados a la “violencia de genero al revés” o aquellas formulaciones que intentan equiparar roles en términos de “relaciones o vínculos violentos”.

Con claridad el informe de la UFEM arroja que “de las 54 sentencias analizadas surgen 57 varones y una mujer condenados a prisión perpetua. La mujer fue condenada como coautora junto a su pareja masculina, por el asesinato de una mujer con la que él mantenía otra relación afectiva”. Es decir que no existe un nivel de comparación entre la posibilidad real de que un varón cometa acciones violentas hacia una mujer, y la de que una mujer lo haga contra otra mujer o un varón.

Respecto a la ocupación de los agresores se muestra la “prevalencia de tareas de escasa calificación en mercados informales”. Puntualmente aparecen seis albañiles, cuatro peones rurales, tres encargados de edificio, dos taxistas o remiseros, junto a otras ocupaciones como changarín, vendedor ambulante, lava autos, sereno, pintor, ayudante de panadero, destapador de pozos y ladrillero. También fueron condenados “un policía y un abogado, además de un estudiante”.

“El nivel educativo alcanzado es un dato poco referido, ausente en el 50% de los autores. Entre los casos en los que hay menciones, 82% no han concluido la formación secundaria”, apunta la UFEM. De los datos que existen se sabe que “fueron condenadas cinco personas sin educación formal y cuatro que no finalizaron la educación primaria”.

Estos datos pueden ser contrastados con la información disponible sobre casos de violencia de género relevados en hechos judicializados y no judicializados, más encuestas de victimización, que muestran que la violencia machista es un fenómeno transversal a todos los sectores sociales. Sin embargo, la ocupación y el nivel educativo de los agresores que surge de las sentencias analizadas podrían dar cuenta de cierta persecución penal selectiva.

Se trata de un punto sensible, que atraviesa de hecho los debates que que el feminismo aborda vinculados al punitivismo y a la forma en la que el derecho penal actúa. Si bien la necesidad de reparación hacia las víctimas esta puesta en primer plano, la discusión sobre el aumento de las penas o el carácter de clase de éstas es un plano a revisar en tanto es parte del entramado perverso de un gobierno que intenta instituir disciplinamientos, estigmatizaciones y represión hacia los sectores populares.

Amor y violencia, la figura del femicidio íntimo

Otros elementos que aporta el informe es la preponderancia de víctimas de femicidio en manos de sus parejas o exparejas. Este eje lo abordaremos en una segunda entrega.

@DianaBroggi1

* Psicóloga feminista

Foto: Indymedia

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos