Mundo Gremial

23 febrero, 2018

Esteban “Gringo” Castro: “Tenemos que ser artesanos de la unidad”

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban “Gringo” Castro, fue uno de los oradores del acto del 21 de febrero en la avenida 9 de julio. En diálogo con FM La Patriada analizó el significado de esa jornada y la posible unidad de los gremios opositores al gobierno.

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban “Gringo” Castro, fue uno de los oradores del acto del 21 de febrero en la avenida 9 de julio. En diálogo con FM La Patriada analizó el significado de esa jornada y la posible unidad de los gremios opositores al gobierno.

– ¿Cuál es tu primera evaluación de la concentración y el acto del 21 de febrero en la 9 de julio?

– Está claro que el gobierno trabajó muchísimo al respecto. Cualquiera que haya escuchado o leído los medios de comunicación habrá visto que fueron contundentes en tratar de sacarle protagonismo a los trabajadores, de bajar la intensidad de la marcha y achicarla. Pero eso no se dio. Fue una movilización multitudinaria, heterogénea, diversa.

Lo que se expresó en la calle es la posibilidad de ir a lo que planteó Juan Carlos Schmid que es pasar de una concepción de movimiento obrero de la época en que dominaba el capital industrial, a una concepción que incluya al conjunto de los trabajadores formales y a los de la economía popular.

Eso es lo que hay que fortalecer para empezar a reinventar la idea que alguna vez existió de que el movimiento obrero tenía que ser la columna vertebral del movimiento nacional.

– ¿Considerás que las declaraciones de los distintos dirigentes abren la puerta a la conformación de una nueva central sindical que se separe del triunvirato actual de la CGT?

– Schmid que es uno de los integrantes del triunvirato estuvo en la marcha, por lo que hay que hacer esa salvedad. Después no me parece que la idea o la intencionalidad sea construir una nueva central. Lo que puede haber es una central con dos posicionamientos.

Soy de la idea de que tenemos que profundizar el debate con aquellos que todavía no están convencidos de salir a la calle. Porque el proceso de concentración económica, de profundización de la tecnología que deja a más trabajadores fuera de la producción, no termina y continúa a nivel mundial.

Entonces tenemos que ampliar la base del campo popular para detener eso. Por supuesto que lo que se movilizó el miércoles va a ir caminando junto pero hay que ser mucho más amplios. Además hay que recorrer todo el país planteando la necesidad de una Argentina que tenga el eje en el trabajo.

Esa es una discusión que tuvimos con el gobierno anterior cuando creamos la CTEP. Hay un sector de los trabajadores que, aún con el esfuerzo que hicieron Néstor y Cristina Kirchner para distribuir la riqueza, no se siente parte de la clase trabajadora.

A ese sector hay que organizarlo gremialmente y debatir en profundidad con los trabajadores formales. Porque sino tenés trabajadores de primera y de segunda y eso no te permite generar la unidad necesaria para que todo el mundo viva bien.

Es el debate que se tiene que venir.

– Las semanas previas al 21 de febrero se habló de los sindicalistas que primero se sumaron y luego se bajaron de la movilización. Sin embargo, las bases de algunos de esos gremios si se hicieron presentes ¿creés que faltó alguien arriba del escenario?

– Los que no estuvieron hay que trabajar para que estén. Por ahí tengo una concepción antigua pero nosotros representamos trabajadores y en la base de cualquier gremio hay diferencias políticas, ideológicas, está el tema del movimiento de mujeres. Entonces hay que profundizar esos debates y eso puede resultar mayoritario en la calle.

Desde el gobierno estuvo la necesidad de vaciar esta marcha y no lo lograron. Ese es un paso adelante, pero desde el sector de los trabajadores tenemos que plantear que hay que profundizar el debate.

Yo muchas veces tuve diferencias con compañeros que fueron coyunturales, y después con los mismos estuvimos en la calle siendo reprimidos por este gobierno.

– ¿Cómo creen que hay que seguir ahora desde la CTEP? ¿Cuáles son los próximos pasos?

– El gobierno nacional está dominado por los monopolios que no están pensando en la producción y el trabajo nacional. Está fuertemente vinculado a sectores que prefieren la bicicleta financiera.

De parte de los Movimientos Populares nosotros hicimos una movilización el 15 a muchas gobernaciones del país planteando que por el ajuste la mayoría de los compañeros que hoy perciben el salario social complementario no tienen el ingreso que se ganaban antes en la calle creándose su propia fuente de trabajo.

Por eso estamos pidiendo a la gobernación bonaerense que el 25% de la obra pública vaya a las villas y asentamientos (que ya están censados y se sabe las necesidades que tienen) como una forma de generar trabajo.

Así se puede producir un avance en la generación de empleo. Tenemos experiencias que han salido muy bien en la construcción de viviendas entonces partimos de esa base y la vocación de que los compañeros tengan laburo.

Y después lo que hay que discutir es que no se puede seguir expulsando trabajadores. Este gobierno tiene la cultura del descarte.

– De los oradores del 21 fuiste el único que hizo referencia al movimiento de mujeres y al paro del 8 de marzo que dijiste que desde la CTEP iban a acompañar ¿cómo va a ser su participación?

– Dije que en el caso de las compañeras de la economía popular, que están en los comedores o los merenderos, teníamos que ser los varones los que las reemplacemos para que puedan marchar y movilizarse. Porque por lo general las compañeras no quieren cerrar ningún día ya que se pone en juego la comida de los pibes.

Además, por supuesto tenemos que abrir mucho más el debate en relación a las necesidades de las compañeras. En nuestros barrios trabajamos el eje de la violencia contra la mujer, los femicidios, el embarazo adolescente. Hay que dar muchos debates y nosotros estamos aprendiendo de las compañeras.

– ¿Un título para la jornada del miércoles?

– Uy, yo soy malo para eso. Se lo voy a robar al Papa Francisco, nosotros tenemos que ser artesanos de la unidad.

Si bien la cuestión artesanal la pasa por arriba el avance tecnológico, en política y en lo gremial tenemos que ser artesanos. Pelearnos menos entre nosotros y tener más espacio para construir unidad.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos