Notas

Una agenda que escapa al control oficial

Una agenda que escapa al control oficial
marzo 09
12:08 2018

Por Federico Dalponte. La agenda pública es una construcción antojadiza. Los gobiernos pugnan por tenerla bajo control. Y a veces fallan. Lo más usual en la Argentina es que lo imponderable sea la economía, pero no siempre.

Un accidente de tren, la muerte de un fiscal, un escándalo de corrupción. Las fatalidades también marcan agenda. Aunque la novedad macrista no es ésa, sino su incapacidad para diluir ciertos temas indeseados, sus titubeos para manejar el pulso de lo político.

El aborto es el ejemplo más obvio. El Congreso no lo discute gracias al gobierno, sino a pesar de él. El supuesto aval del Ejecutivo no fue tal, y eso lo saben las diputadas oficialistas que acompañaron el proyecto desde su inicio. Sucedió que Cambiemos no logró abroquelarse en contra de la iniciativa, y el gobierno tuvo que elegir entre dar vía libre a sus legisladores o soportar el desaire público de la tropa propia.

Serán, como mínimo, dos meses más de debate. Y ello no anula las turbulencias económicas. Segunda falacia: creer que un gobierno coloca en agenda un tema que aborrece para no discutir las finanzas que le preocupan.

La sociedad argentina comienza a adaptarse a aquel teorema develado por Esteban Bullrich. La tradicional estrategia del PRO de imponer diversos temas para sofocar al adversario también tiene su reverso. Negociar paritarias, controlar el debate sobre el aborto y pelearse con la Unión Industrial es demasiado para cualquiera.

Basta con mirar las tapas recientes de los principales diarios. No hay un tema único preponderante. La atención se acapara según cada interesado. Por ejemplo, lo que en enero fue un anuncio resonante sobre el recorte de la planta política del Estado, este mes se efectivizó con escaso impacto.

Algo similar a lo que sucedió con el caso Chocobar. El contexto represivo para impulsar reformas penales parece diluido. Eso no implica que el gobierno no lo recupere, pero tendrá que esforzarse para imponerlo.

Lo mismo pasó con el proyecto para institucionalizar la xenofobia. Comenzó como un pequeño intríngulis jujeño y luego fue un problema nacional. Todo mérito de Cambiemos. Entre Bolivia, que salió del laberinto por arriba ofreciendo gratuidad para argentinos, y los radicales, que enfriaron el tema en el Congreso, el asunto se perdió en la nebulosa.

Al gobierno se le escapa la agenda de las manos y no recupera todavía la iniciativa del último diciembre. Es cierto que esa firmeza violenta le consumió parte de su imagen positiva, pero hasta hoy, en este 2018, la producción gubernamental fue casi nula. Apenas un extenso DNU que la oposición atacará en el Congreso, algunas declaraciones altisonantes y una gira modesta por Europa.

En el otro extremo, claro, el impulso horizontal. Es posible que hoy en la Argentina no exista un movimiento equiparable al de mujeres. Por extensión, por persistencia y por efectividad. En noviembre, por caso, ese esfuerzo colectivo logró sancionar la ley de paridad para cargos políticos, incluso frente a la negativa ferviente del jefe de bloque de diputados del PRO.

La resignación presidencial ante el avance del debate sobre interrupción voluntaria del embarazo se inscribe en esa senda. Lo cual no presupone una incapacidad oficial para enturbiar la discusión parlamentaria. Sino lo contrario.

Se trata en definitiva de visualizar cómo reacciona el gobierno de Cambiemos en los intervalos en que pierde el manejo de la agenda pública, hecho que tal vez no sucedía desde mediados de 2016, en tiempos de la ley antidespidos. Por lo pronto, las iniciativas anunciadas desde Casa Rosada son apenas unos bosquejos, ciertos intentos por hacer pie. Nada que indique que el temario político esté cerrado.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • DesocupacionINDEC: el 31,9% de los activos tienen “insuficiencia de trabajo”

    Por Federico Dalponte. Este jueves se conocieron los datos laborales del segundo trimestre del año. La desocupación abierta se acerca a los dos dígitos en el marco de un escenario preocupante: a las puertas de la recesión.

  • Macri CFKPensar una sucesión sin partidos hegemónicos

    Por Federico Dalponte. Una crisis amenaza siempre la estabilidad institucional. Pero a pasos de 2019, el iter electoral parece asegurado. Lo que falta, en cambio, es un armado contrapuesto al del oficialismo. Aquello que ya existía en 1989 y 2001, y servía al sistema como lógica alternancia.

  • Mayra ArenaLa excepción como regla, o cómo administrar la propia existencia en los medios de comunicación

    Por Ana Clara Azcurra Mariani. "Soy Mayra, soy pobre y voy a hablar desde esta condición estigmatizante". Quien nos interpela de esta manera es una joven de veintitantos desde el escenario de la edición TED Bahía Blanca. Un perfil que, a priori, rompe con el perfil prototípico del orador de este tipo de charlas pero sin embargo, en los hechos, es similar en muchos aspectos.

  • Macri Paolo RoccaBulgheroni, Rocca, Pérez Companc: los apellidos a salvo de la crisis

    Por Federico Dalponte. Pese al regreso de las retenciones, los milmillonarios argentinos que acaparan un tercio de la economía nacional saldrán indemnes del ajuste. La concentración de recursos divide mundos y ensancha la desigualdad. La recesión no será igualitaria.

  • Marcos PeñaEl riesgo de sacrificar ministros para complacer a los mercados

    Por Federico Dalponte. El gobierno mantiene la receta a pesar de la crisis. La política, por ahora, sigue a disposición del capital financiero, que ya pide cambios en el gabinete. A cada nueva escalada del dólar, mayores exigencias de las corporaciones. Un espiral que no cesa.

  • 21A CFKApedrear a Cristina

    Por Federico Dalponte. Cobertura mediática, manifestantes, debate en el Senado y allanamiento maratónico. Los convencidos apenas buscan ratificar lo que ya piensan. Pocos, muy pocos, exigen una investigación diferente: más profesional, menos arbitraria.