Notas

Pink Flamingos: el gesto libertario de hacer lo que no se debe

Pink Flamingos: el gesto libertario de hacer lo que no se debe
abril 13
14:04 2018

El BAFICI cumple 20 años y no anda con chiquitas. Mientras la industria cinematográfica local sufre una de sus mayores crisis, el festival desembolsa el presupuesto más grande de su historia y, entre otras cosas, lo trae a John Waters acompañado de una retrospectiva de sus películas. Entre los títulos del mítico director que conformó la Neo Vanguardia Norteamericana se encuentra Pink Flamingos, la primera de su Trash Trilogy.

Pensar en Pink Flamingos como un film característico de la escena underground norteamericana es pensar en esa categorización a partir de la denominada contracultura tan presente en aquellos años. Es que la película de Waters fue estrenada en los circuitos alternativos en el año 1972, y conocer el contexto en que fue realizada es indispensable para entender el espíritu rebelde del mismo.

En principio hay que comprender el carácter contracultural en términos de cómo fue realizada. Dice Vicente Sánchez Biosca: “A diferencia del sistema de apoyos institucionales y del mecenazgo de que se sirvió Maya Deren, el nuevo cine americano estuvo animado por un principio libertario en el que la solidaridad y la ausencia del afán de lucro coincidían con el rechazo de la condición aurática de los artistas”. Y es notorio a la hora de ver la película los bajos recursos con los que esta cuenta.

Pero esta escasez, consecuencia de ser una producción totalmente independiente, fue lo que le permitió a Waters tener cualquier tipo de libertad a la hora de hacer el desarrollo y caracterización de sus personajes grotescos, sin necesidad de lidiar con ningún tipo de limitación o condicionamiento que hubiera tenido de la mano de la industria. Su estética Camp que funciona como una especie de “sello de autor” se nutre de la falta de recursos. Es más, pone en juego una especie de antítesis de las concepciones del cine de industria a la hora de crear una heroína tan particular como Divine que también se oponía al canon de cuerpo bello femenino, o contraponiéndose a las escenas de sexo románticas e ideales que se veían en Hollywood.

Pero lo potente de Pink Flamingos a la hora de pensarla como una peli contracultural, es rescatar el carácter de rebeldía y provocación que esta tiene. El personaje Drag Queen de Divine habla por sí solo. Lo exuberante, lo provocador, lo desfachatado. El gesto político o vanguardista no está emparentado a una bajada de línea contra hegemónica, sino más bien, se ve desde el desacato al orden de lo establecido.

Mientras seguía sucediendo la guerra de Vietnam y en el gobierno de Richard Nixon primaba la opresión y, principalmente, una idea de disciplinamiento a través de una determinada moral, Pink Flamingos aparece como un film indisciplinado e inmoral. Dice Jonas Mekas: “Su espontaneidad, su anarquía, hasta su pasividad, son sus actos de libertad (…) Pedir al artista norteamericano que haga films «positivos», limpiar —en esta época— todos los elementos anárquicos de su obra, supone pedirle que acepte el orden social, político y ético que existe hoy”.

En los ’70 no siempre era el discurso político duro lo que necesitaba consumir el ciudadano o crear el artista, sino el gesto libertario de hacer lo que no se debía. Eso era lo que funcionaba como bocanada de aire fresco, tan necesaria por aquellos años.

En este caso lo inadecuado según la moral burguesa. Lo asqueroso, lo guarro. Guarrería es mi política, dice Divine. La irreverencia del film de Waters trabaja desde la exageración a modo de respuesta a la censura que es representada por la policía, que son quienes vienen a terminar con la fiesta.

Casi 50 años después de su estreno, el mítico John Waters pisa por primera vez el territorio argentino del cual confesó conocer solo a partir de las películas de Armando Bó, de quien es admirador. Y lo hace en el marco de un festival organizado por un gobierno del disciplinamiento, uno de esos a los cuales él desafiaba en los ’70. Claramente el cine de Waters no contiene la misma rebeldía que hace 46 años, pero la conclusión que podemos sacar a partir de su llegada es que en tiempos de Macri es necesario un nuevo cine rebelde.

Facundo Rodríguez

Tags
Compartir

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Europa

  • RDA Portada[Fotorreportaje] Historia: 30 fotos de la República Democrática Alemana

    Se cumple un nuevo aniversario del derrumbe del Muro de Berlín que abrió el camino para la reunificación alemana, separada en dos desde la Segunda Guerra Mundial. Notas publica 30 imágenes de la República Democrática de Alemania (RDA) durante la época comunista para recordar como era aquel país.

  • BrexitEl Brexit, las Irlandas y el imperialismo británico

    Julio Gambina, economista y miembro de ATTAC Argentina, conversó con "Fuera de Servicio" por Radio Sur 88.3, acerca de cómo el Brexit repercute en la República de Irlanda y en Irlanda del Norte.

  • Carlo-Giuliani-Park, 2011El día que asesinaron a Carlo Giuliani

    El 20 de julio de 2001 fue asesinado el activista italiano antiglobalización Carlo Giuliani, en el marco de una protesta contra una cumbre del G8 en Génova. Notas lo recuerda con un artículo de Michell Champán, participante de aquellas protestas, publicado por Periódico Diagonal.

  • Cristiano-RonaldoMillones para Cristiano Ronaldo y a los operarios de FIAT "una patada en las bolas"

    Tras la llegada de Cristiano Ronaldo a Italia como nuevo jugador del Juventus, trabajadores de la fábrica Fiat anunciaron una huelga desde el domingo 15 al martes 17 de julio. Se trata de la empresa cuyo jefe, Andrea Agnelli, es también el presidente del club de fútbol al que sus empleados denuncian por congelar sus salarios.

  • SrebrenicaSrebrenica: la masacre europea más grande desde la II Guerra Mundial

    Si bien la conmemoración oficial se realiza cada 11 de julio, la masacre de Srebrenica comenzó antes y terminó después. Durante los últimos meses de la Guerra de Bosnia, entre el 6 y el 16 de julio de 1995, las tropas serbobosnias tomaron la localidad, que había sido declarada dos años antes "área segura" por la ONU y masacraron cerca de ocho mil varones musulmanes.

  • romelu-lukakuEl fútbol como dinámica del colonialismo

    Este martes Bélgica juega la semifinal del Mundial de Rusia 2018 contra el seleccionado francés. Es la segunda vez en su historia que llega a esta instancia, la anterior había sido en 1986. Si bien hay diferencias y similitudes entre aquella Bélgica y la actual, es notable la influencia de la migración africana a Europa y, como no también, el colonialismo que también explica una parte de esta selección.