Notas

Pink Flamingos: el gesto libertario de hacer lo que no se debe

Pink Flamingos: el gesto libertario de hacer lo que no se debe
abril 13
14:04 2018

El BAFICI cumple 20 años y no anda con chiquitas. Mientras la industria cinematográfica local sufre una de sus mayores crisis, el festival desembolsa el presupuesto más grande de su historia y, entre otras cosas, lo trae a John Waters acompañado de una retrospectiva de sus películas. Entre los títulos del mítico director que conformó la Neo Vanguardia Norteamericana se encuentra Pink Flamingos, la primera de su Trash Trilogy.

Pensar en Pink Flamingos como un film característico de la escena underground norteamericana es pensar en esa categorización a partir de la denominada contracultura tan presente en aquellos años. Es que la película de Waters fue estrenada en los circuitos alternativos en el año 1972, y conocer el contexto en que fue realizada es indispensable para entender el espíritu rebelde del mismo.

En principio hay que comprender el carácter contracultural en términos de cómo fue realizada. Dice Vicente Sánchez Biosca: “A diferencia del sistema de apoyos institucionales y del mecenazgo de que se sirvió Maya Deren, el nuevo cine americano estuvo animado por un principio libertario en el que la solidaridad y la ausencia del afán de lucro coincidían con el rechazo de la condición aurática de los artistas”. Y es notorio a la hora de ver la película los bajos recursos con los que esta cuenta.

Pero esta escasez, consecuencia de ser una producción totalmente independiente, fue lo que le permitió a Waters tener cualquier tipo de libertad a la hora de hacer el desarrollo y caracterización de sus personajes grotescos, sin necesidad de lidiar con ningún tipo de limitación o condicionamiento que hubiera tenido de la mano de la industria. Su estética Camp que funciona como una especie de “sello de autor” se nutre de la falta de recursos. Es más, pone en juego una especie de antítesis de las concepciones del cine de industria a la hora de crear una heroína tan particular como Divine que también se oponía al canon de cuerpo bello femenino, o contraponiéndose a las escenas de sexo románticas e ideales que se veían en Hollywood.

Pero lo potente de Pink Flamingos a la hora de pensarla como una peli contracultural, es rescatar el carácter de rebeldía y provocación que esta tiene. El personaje Drag Queen de Divine habla por sí solo. Lo exuberante, lo provocador, lo desfachatado. El gesto político o vanguardista no está emparentado a una bajada de línea contra hegemónica, sino más bien, se ve desde el desacato al orden de lo establecido.

Mientras seguía sucediendo la guerra de Vietnam y en el gobierno de Richard Nixon primaba la opresión y, principalmente, una idea de disciplinamiento a través de una determinada moral, Pink Flamingos aparece como un film indisciplinado e inmoral. Dice Jonas Mekas: “Su espontaneidad, su anarquía, hasta su pasividad, son sus actos de libertad (…) Pedir al artista norteamericano que haga films «positivos», limpiar —en esta época— todos los elementos anárquicos de su obra, supone pedirle que acepte el orden social, político y ético que existe hoy”.

En los ’70 no siempre era el discurso político duro lo que necesitaba consumir el ciudadano o crear el artista, sino el gesto libertario de hacer lo que no se debía. Eso era lo que funcionaba como bocanada de aire fresco, tan necesaria por aquellos años.

En este caso lo inadecuado según la moral burguesa. Lo asqueroso, lo guarro. Guarrería es mi política, dice Divine. La irreverencia del film de Waters trabaja desde la exageración a modo de respuesta a la censura que es representada por la policía, que son quienes vienen a terminar con la fiesta.

Casi 50 años después de su estreno, el mítico John Waters pisa por primera vez el territorio argentino del cual confesó conocer solo a partir de las películas de Armando Bó, de quien es admirador. Y lo hace en el marco de un festival organizado por un gobierno del disciplinamiento, uno de esos a los cuales él desafiaba en los ’70. Claramente el cine de Waters no contiene la misma rebeldía que hace 46 años, pero la conclusión que podemos sacar a partir de su llegada es que en tiempos de Macri es necesario un nuevo cine rebelde.

Facundo Rodríguez

Tags
Compartir

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • macri-bullrichEl optimismo oficial ya encontró sus límites después del G-20

    Por Federico Dalponte. El consuelo tiene sus límites. Hace una semana el gobierno iniciaba esa montaña rusa de alegría que le significó el G-20. Pero al final del paseo lo esperaban otra vez las internas y una delicada agenda local.

  • America Latina(1)El capital y la democracia descartable

    Por Santiago Mayor. El triunfo de Bolsonaro en Brasil trajo a nuestras fronteras el debate sobre el reimpulso de las derechas abiertamente xenófobas, misóginas y racistas que por ahora parecía un fenómeno del primer mundo (Trump, Le Pen, etc.). ¿Que expresan en nuestra región y cómo enfrentarlas?

  • Aerolineas ArgentinasUna huelga contra los salvajes

    Por Federico Dalponte. El salvaje es el no domesticado. Y las huelgas que llaman salvajes, lo mismo. Hacer una huelga, imponer una huelga, es un acto dañoso que la ley habilita. Suponer lo contrario implica una visión naif de la conflictividad.

  • Camara PeriodismoEl mejor momento para hacer periodismo

    Por Santiago Mayor. Días atrás en una entrevista, Carlos Ulanovsky aseguró que era el peor momento para ser periodista pero el mejor para ejercer la profesión. Entre la crisis del periodismo tradicional y las complejidades de las nuevas formas de comunicar.

  • PeronismoLo osadía de la unidad contra el macrismo

    Por Federico Dalponte. El clima preelectoral dinamita la gran mayoría de las discusiones de largo plazo. Hoy todo se limita a la justificación del marco de alianzas y a la conveniencia de la estrategia elegida. Pero errar allí significaría perder la elección.

  • MacriEl valor del trabajo, a merced del devaluado trabajo de Macri

    Por Federico Dalponte. La frase del presidente recibió más críticas que elogios, pero ilustra a la perfección las políticas laborales de su gobierno. Caída del poder adquisitivo, menor participación del salario en el ingreso nacional y crisis de desocupación.