Notas

La clase obrera, el hecho maldito de la nación yanqui

La clase obrera, el hecho maldito de la nación yanqui
abril 16
13:31 2018

Iowa, 1931. Eso marcan las letras escritas con tipografía de máquina de escribir al comienzo de Damnation mientras el pastor Seth clava una proclama que reza “Ajuste de cuentas entre Dios y Estados Unidos”. La serie, ambientada en plena crisis económica, da cuenta a lo largo de sus diez capítulos del auge de la lucha de clases en un país que se ha encargado sistemáticamente de negarla.

Coprodudida por Universal Cable Productions y Netflix, la trama transcurre principalmente en el pequeño condado rural de Holden en el mid-west norteamericano. Esto de por sí ya supone una novedad para las producciones estadounidenses que llegan hasta estas latitudes y habitualmente recurren a locaciones que no se alejan demasiado de las costas, con una clara preeminencia de las ciudades de Nueva York y Los Ángeles.

Pero hay otro dato singular: el eje central del argumento es la lucha entre opresores y oprimidos. Una huelga de granjeros, que se quejan de los precios bajos que imponen a sus productos los banqueros usureros, hace de escenario para mostrar un contexto de época marcado por las protestas de los mineros de Kentucky o los trabajadores de la Ford en Detroit.

Los productores rurales de Holden tienen sus propios líderes, pero cuentan con un consejero y guía espiritual: el particular sacerdote Seth Davenport (Killian Scott) quién en el primer episodio deja entrever que no se parece mucho a otros hombres de fe. Cuando al finalizar una misa una de las asistentes le dice que no había visto usar el púlpito para hacer política él responde que “el objetivo no es sólo comprender el mundo, sino cambiarlo”, parafraseando la tesis XI sobre Feuerbach del mismísimo Karl Marx.

“Hay una guerra santa en este país, los ricos contra los pobres”, apunta Seth que cuenta con la complicidad y respaldo de su esposa y compañera de militancia, Amelia (Sarah Jones) quién a lo largo de los capítulos irá cobrando mayor protagonismo. Y además, algo muy importante, superará el test de Bechdel al tener diálogos con otras mujeres con nombres propios donde no hablarán sólo sobre hombres.

Pero las cosas no son tan sencillas para los huelguistas de Holden ya que los banqueros que quieren exprimir a los granjeros con sus hipotecas cuentan con importantes recursos económicos y el apoyo político de misteriosos doctores y empresarios establecidos en Des Moines, la capital de Iowa. Es así que contratan al rompehuelgas Creeley Turner (Logan Marshall-Green), un vaquero de Wyoming que tiene un oscuro pasado que lo relaciona con Seth y no duda en matar a sangre fría si es necesario.

Cabe destacar también el lugar que ocupan algunos personajes secundarios como el sheriff Don Berryman (Christopher Heyerdahl), con su singular idea de cómo se deben manejar las cosas en el pueblo donde es el responsable del tráfico ilegal de alcohol -eran épocas de prohibición-, mientras su cuñada se ocupa de dirigir el burdel. En este establecimiento trabaja Bessie Louvin (Chasten Hamon), la única prostituta que sabe leer y que desde el primer capítulo tejerá una importante alianza con el rompehuelgas Creeley.

Connie Nunn (Melinda Page Hamilton) es otra rompehuelgas que irémos viendo como masacra obreros en distintos lugares del país hasta que llega a Holden siguiendo un rastro para vengar la muerte de su esposo.

Con el correr de la serie la disputa se irá complejizando cuando aparezcan nuevos actores sociales como la Legión Negra, una rama del Ku Klux Klan que actuaba por aquellos años en EE.UU. y además de ser fuertemente racista tenía un carácter netamente anti-comunista y anti-sindical.

También se irá develando la trama secreta detrás de lo que parece ser una localizada disputa por los precios del mercado. En un mundo en pleno movimiento, la ideología del progreso y la tecnificación del agro mostrarán su lado más cruento con el surgimiento de los agroquímicos y el despojo de tierras.

Asimismo tendrá un rol preponderante la prensa, tanto en su versión escrita como radial. Allí resalta el diario local, el Holden Tribune, que decide no informar sobre la huelga pero que cuenta con uno de sus cronistas -D.L. Sullivan (Joe Adler)- que se une a Amelia para difundir un periódico impreso de manera ilegal que busca agitar a las masas no sólo en el condado sino en todo el Estado.

Como en Haz lo correcto de Spike Lee, a medida que pasa el tiempo la violencia se incrementa y en los últimos episodios de la temporada la lucha de clases se revela en toda su magnitud con batallas campales en todo el territorio de Holden.

El décimo y útlimo capítulo deja las puertas abiertas a una segunda temporada de Damnation. Sin embargo la cadena USA Network -responsable de su transmisión en EE.UU.- decidió lamentablemente bajarle el pulgar debido a que tuvo poca audiencia.

Con un poco de suerte sucederá como con Marsella que Netflix había decidido cancelarla y recientemente lanzó su segunda temporada, mientras tanto habrá que conformarse con disfrutar estos diez episodios que tienen como protagonista ni más ni menos que a la clase obrera, el hecho maldito de la nación yanqui.

Santiago Mayor – @SantiMayor

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Cine y TV

  • San-MartínCinco películas sobre San Martín, en el aniversario de su muerte

    El "Padre de la Patria", como se conoce al general José de San Martín, ha sido representado en el cine de distintas formas. Aunque la filmografía no abunda, todas ellas resultan imprescindibles para comprender su individualidad e importancia histórica, pero también para analizar la construcción de relatos sobre su figura y las batallas por la libertad e independencia.

  • Gaumont"Lo que sucedió en el Gaumont fue un hecho absoluto de desidia"

    El Cine Gaumont amaneció el lunes con las persianas bajas por falta de pago del suministro eléctrico. Camilo Moreira Biurra, delegado de la junta interna de ATE del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), denunció en comunicación con "Insurgentes" por Radio Sur 88.3 la situación que atraviesa el sector cinematográfico nacional.

  • Mujer FilmandoUn cine que mira para el costado mientras la revolución se lleva a cabo

    "¿Cómo seguir después de Auschwitz?", se preguntaba Jean-Luc Godard. Esa premisa planteada por el cineasta francés vuelve a tener sentido en la actualidad, no por lo catastrófico, sino por lo paradigmático del suceso histórico vivido el miércoles y jueves pasado con la movilización popular que acompañó la media sanción para que el aborto sea legal.

  • Francella-PelículaEl cine argentino y la implosión de la clase media

    Animal, la nueva película de Armando Bo (nieto del mítico cineasta del mismo nombre), tiene al frente a Guillermo Francella, quien en la última década ha tratado de reinventar su trayectoria actoral. El filme da cuenta de un cine argentino que se viene repitiendo en una idea que ya parece ser parte del pasado.

  • Martin Fierro AbortoAborto Legal y defensa de los Medios Públicos en los Martín Fierro 2018

    El domingo 3 de junio se realizó la entrega anual de los premios Martín Fierro a la televisión argentina. Sin embargo, lo más importante no fueron las y los ganadores, sino los dos reclamos que atravesaron la jornada dentro y fuera del Hotel Alvear, donde se llevó a cabo la ceremonia.

  • Atlanta-SerieAtlanta, la auténtica comedia negra

    En una época en la que estamos sobreexpuestos a una cantidad inasible de series (de cualquier tipo y nacionalidad) hay cada vez menos que puedan considerarse destacables o siquiera buenas. Sin embargo, para iluminar un poco el camino está Atlanta, creación de Donald Glover y Hiro Murai.