Notas

Elige tu propio ajuste

Elige tu propio ajuste
mayo 24
12:54 2018

Por Federico Dalponte. Después de dos años de despidos, cierre de programas y subejecución, el ahorro fiscal propuesto por el gobierno requiere de verdadera ingeniería. Con el 80% del gasto destinado a partidas fijas, los nuevos recortes serán inevitablemente en áreas sensibles.

La tesis no acepta discusiones. Para el gobierno, la falla estructural de la Argentina es el déficit fiscal (en pesos), y no la restricción externa (en dólares). El país eroga más de lo que recauda, y por ello hay que achicar el gasto. Su otra faceta, claro, tampoco es aceptada: el país –podría decirse– no recauda por tributos lo suficiente para afrontar sus gastos. Pero no, silenzio stampa.

En cualquier caso, al menos hasta diciembre de 2019, el Ejecutivo nacional acelerará el recorte del gasto público. Es una decisión tomada y hasta parece haber consenso intramuros: la designación tácita de Nicolás Dujovne como primus inter pares se inscribe en ese sentido.

Se elaborará por tanto un presupuesto con reducciones significativas. Por convicción o por complacencia con el FMI, será recortado en el Ministerio de Hacienda al menos medio punto del PBI y luego girado para su aprobación en el Congreso. Allí, claro, el gran acuerdo nacional: los votos de la oposición serán la diferencia entre un ajuste lapidario o uno progresivo.

Porque lo cierto es que los recortes no son nuevos; los hay en toda ejecución presupuestaria. La diferencia es de qué bolsillo parte la sangría.

En plena tormenta cambiaria, cuando Dujovne anunció la nueva meta de déficit fiscal, dio también el puntapié para el primer ajuste a gran escala: la obra pública. “Hay una parte del presupuesto que no se va a ejecutar este año”, admitió este miércoles el jefe de Gabinete, Marcos Peña, explicando en qué consiste la famosa subejecución presupuestaria.

A eso se sumarán, en igual sentido, los microrecortes a cargo de cada ministerio según indicación presidencial: algún programa que sobre, algún financiamiento que esté de más. Todo lo que se pueda romper, en efecto, se romperá.

Aunque se trata en definitiva de mantener el rumbo. Pisar el pedal pero sin moverse un centímetro del objetivo: la reducción violenta de los gastos a cargo del Estado. Sólo por nombrar algunas víctimas: subsidios al consumo de servicios básicos, planta de empleados públicos, programa «Ellas hacen», cobertura de medicamentos al 100%, Fútbol para Todos, plan «Remediar», programa «Conectar Igualdad», Atucha III, subsidios por discapacidad, programa «Repro».

Todos ellos implicaron una reducción de partidas. Aunque el gobierno ahora asegura que el ajuste será más profundo. No alcanzó, parece, con dos años de recortes. Como los famélicos, el Estado argentino dejó de alimentarse a través de impuestos a los sectores concentrados y ahora consume su propia grasa. Se come a sí mismo por no querer comer de los demás.

Pero la dieta espiralada no sabe de límites. Ricardo López Murphy exploró en 2001 la posibilidad de arancelar la educación universitaria y corrió la frontera de lo posible. Hoy suena inviable en términos políticos y sociales, pero la Argentina es un universo de sorpresas cuando se trata de reducir el déficit.

Como los estudiantes, los jubilados también lo saben: en diciembre pasado, casi sin debate, se flexibilizó por ley la edad jubilatoria. Los que estén cerca del retiro ahora procurarán trabajar hasta los 70 años para no mermar sus ingresos, significándole al Estado un ahorro millonario.

Eso también hubiese parecido imposible años atrás. Como aquella otra aproximación a los postulados ortodoxos que el gobierno ensayó esta semana. Casi sin inmutarse, anunció que propondrá un aumento del 12% a los estatales. Con la inflación proyectada hacia fin de año, ello implicaría un recorte salarial en términos reales del 10%. Apenas tres puntos menos de la famosa poda de Domingo Cavallo en el epílogo de la Alianza.

Así, a cada paso, aquello que parecía lejano y pisado vuelve hoy con nuevos bríos. A menudo, la imaginación de ciertos sectores se limita apenas a la repetición de experiencias pasadas. El ajuste, que ya empezó y se profundiza, todavía no encontró su límite.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • macri-champagneLo lindo de dar buenas noticias

    Por Federico Dalponte. Cada tanto un gobierno descubre que conviene dar buenas noticias. No la cura del cáncer, pero algo, alguito. Alcanza a veces con una extensión de derechos, con un programa novedoso, con un hecho revulsivo. Algo que construya sentido histórico.

  • Carrio-MacriUna alianza atada con alambre

    Por Federico Dalponte. La diputada hizo inquietar a Cambiemos tras un altercado con Germán Garavano y otro con el titular de la AFIP. Las contradicciones dentro de la alianza no son nuevas, pero alientan fantasmas en plena crisis.

  • macriDespués de Macri, más que una pesada herencia

    Por Federico Dalponte. La enésima receta económica pretende durar hasta bien entrado el próximo año. Será la última apuesta oficial para llegar con aire a las elecciones. Eso sí: la hipoteca empieza recién en 2020.

  • pichetto-massaCamino a 2019: el peronismo que se define por la negativa

    Por Federico Dalponte. La «ancha avenida del medio» hoy se parece más al desfiladero de las Termópilas. Una suma de individuos de limitado peso electoral definidos por el rechazo a las dos principales fuerzas del país. De esta manera el armado del peronismo no-kirchnerista dio su paso inicial y espera que las encuestas le den una alegría antes del lanzamiento oficial previsto para noviembre.

  • Macri-pobrezaContar pobres pero discutir el modelo

    Por Federico Dalponte. Hay más pobres que antes en la Argentina. Y discutimos los números. Una décima más para acá, unos millones más para allá. Para empezar, el propio presidente pidió ser evaluado a partir de aquel 32,2% del segundo trimestre de 2016. Una centésima menos será –al parecer– la pauta objetiva del éxito.

  • macri-en-la-onuEl mundo según Macri

    Por Federico Dalponte. A la par de las negociaciones con el FMI, el presidente habló ante la ONU sobre su pretendida “integración inteligente al mundo”. Pero su discurso, tanto como la tutela omnisciente de Lagarde, evidencian la fragilidad de un proyecto económico en crisis.