Notas

El partido que (por suerte) no fue

El partido que (por suerte) no fue
junio 06
00:14 2018

“Es como si nosotros celebráramos la ocupación de las Islas Malvinas”, había declarado el embajador palestino en Argentina, Husni Abdel Wahed, con una contundencia que no dejaba margen para dudas. La frase fue dicha en relación al partido que la selección masculina de fútbol iba a disputar con Israel en Jerusalén y finalmente fue suspendido este martes.

El encuentro entre ambos equipos antes del Mundial era parte ya de una tradición argentina. Sobre todo apoyada en que la primera vez que esto sucedió fue antes de la Copa del Mundo de México 86 en la que la albiceleste fue finalmente campeona. Desde entonces, por cábala, se repitió casi siempre. Sin embargo el fútbol de hoy no se mueve por cábalas y mística, sino por dinero y política.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) recibió 1.400.000 dólares de los cuales hay que descontar 500 mil producto de una deuda de con la empresa Torneos. Es decir que quedaron 900 mil limpios. Pero además, el trasfondo de todo esto, era un acuerdo entre el presidente argentino Mauricio Macri y su par israelí Benjamín Netanyahu.

En marzo Netanyahu había enviado una misiva a Buenos Aires en la que señalaba: “He instruido a las más relevantes autoridades a hacer todos los preparativos necesarios para que el partido tome lugar en Jerusalén, nuestra capital eterna”. Sin ambigüedades, el primer ministro de Israel dejaba clara la importancia de la sede.

En lugar de disputar el partido en Tel Aviv, donde la selección israelí suele jugar de local en el estadio Ramat Gam con capacidad para 41 mil personas, se eligió el Teddy Kollek en Jerusalén donde entran 10 mil menos. Además, es el lugar donde hace de local el Beitar Trump Jerusalem.

Este equipo, uno de los más populares del país, es reconocido por su ideología racista y xenófoba, sobre todo por su barra brava conocida como “La Familia” (el documental Forever Pure de Netflix muestra muy bien esto). Tal es así que el club decidió cambiar su nombre hace poco e incluir el apellido del presidente de EE.UU. en homenaje a su reconocimiento de Jerusalén como capital israelí.

Jerusalén, zona en disputa

La ciudad que es considerada sagrada por las tres religiones monoteístas más importantes del mundo (cristianismo, islam y judaísmo) es motivo de conflicto desde hace décadas. No obstante se ha agudizado en los últimos meses. La decisión del presidente estadounidense Donald Trump de mudar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén provocó la reacción internacional en tanto supone un respaldo directo a la ocupación israelí de la zona oriental de la ciudad y por lo tanto de los territorios palestinos en su conjunto lo que viola el derecho internacional y varias resoluciones de Naciones Unidas.

Cabe recordar que, tanto de acuerdo al tratado de partición de Palestina que dio origen al nacimiento del Estado de Israel en 1948 como la resolución 242 del Consejo de Seguridad de 1967 reconocen a Jerusalén Este como la capital de un futuro Estado palestino.

La negativa constante del Estado israelí de reconocer la soberanía palestina sobre sus territorios, sumada a la persecución, amedrentamiento y asesinato sistemático de la población llevó a un repudio generalizado hacia la selección nacional.

“Vamos a iniciar una campaña contra la federación argentina, apuntando personalmente a [Lionel] Messi, que cuenta con decenas de millones de seguidores en los países árabes y musulmanes. Pedimos a todos que quemen las camisetas con su nombre y los carteles donde salga”, escribió el presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, al representante del Gobierno argentino en Cisjordania y a la AFA.

En ese sentido enfatizó que la disputa de lo que se había dado en llamar ‘Copa 70°aniversario de Israel’ no era “un partido de paz”, como se lo quería presentar. “Es un partido político que busca un lavado de cara de la ocupación fascista y racista”, sentenció Rajoub.

Las protestas frente a la concentración del equipo argentino en Barcelona y la quema de banderas en Cisjordania caldearon el ambiente y esto no pasó inadvertido para el plantel. “¡No laven la imagen de Israel! ¡Como dijo Maradona, la pelota no se mancha!”, gritó uno de los activistas frente al lugar donde se entrenaban los jugadores.

Sampaoli con el aval de Messi

El director técnico de la selección argentina, Jorge Sampaoli, hacía tiempo que había planteado su incomodidad con la decisión de disputar ese encuentro. Como era esperable, sus palabras públicas nunca apuntaron a la situación política sino más bien futbolística.

“Hubiera preferido jugar en Barcelona”, declaró en la conferencia de prensa luego del partido con Haití la semana pasada. Es que como señaló el periodista Andrés Eliceche en La Nación el viaje desde el hotel catalán y hasta Jerusalén iba a durar siete horas.

“Todo para jugar un partido del que el técnico, más que sacar grandes conclusiones, buscará evitar cosechar lesiones a solo siete días del debut contra Islandia”, señaló Eliceche antes de que se supiera de la suspensión.

A esto se sumó la preocupación de si era posible garantizar la seguridad del equipo considerando la repercusión que estaba teniendo el partido en la previa. Finalmente se tomó la decisión de no viajar y suspender el encuentro. Las versiones son muchas, pero la que prima es que Sampaoli, con el respaldo de Messi, fue quien terminó de torcer la mano de la AFA y el gobierno argentino.

“Creo que al final se pudo hacer lo correcto. Ya quedó atrás, obviamente primero está la salud y el sentido común. Creemos que lo correcto era no ir”, declaró Gonzalo Higuaín al respecto.

De todas formas como el dinero por el encuentro ya ha sido cobrado, se está evaluando la posibilidad de disputar el partido luego del Mundial. Habrá que ver si se persiste en la idea de ir a Jerusalén o si, de todo esto, se aprendió algo.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Asia