Notas

Sturzenegger se va, la crisis queda

Sturzenegger se va, la crisis queda
junio 15
00:00 2018

Por Federico Dalponte. La salida de Federico Sturzenegger del Banco Central de la República Argentina (BCRA) derriba varios mitos. El primero es la independencia de la entidad monetaria. La reclama la ortodoxia económica, pero ningún presidente está a gusto con un Banco ineficaz.

Lo conveniente en estos casos, cuando el titular del BCRA dilapida el precio de la moneda nacional, es indicarle el camino de salida. Dirá la historia oficial, por supuesto, que Sturzenegger renunció por propia voluntad. Pero lo cierto es el nombre de su reemplazante confirma lo evidente: Luis Caputo es, en esencia, la consagración del vínculo directo del Central con la Casa Rosada.

Y en buena hora. Éste puede ser leído como un triunfo de la heterodoxia económica. El BCRA se incorpora finalmente al diseño de la política nacional. Ello no implica que los cambios reviertan el desequilibrio monetario: está claro también que si lo que falla es la receta, nada agrega cambiar al cocinero.

Pero en cualquier caso se desnuda la principal falencia del mejor equipo en cincuenta años: la incapacidad para mantener bajo control ciertas variables macroeconómicas.

Ello lleva al derrumbe de otro de los mitos: la crisis, que en apariencia se había tapado con billetes del Fondo Monetario Internacional (FMI), en realidad todavía está allí. Siempre estuvo allí. Un nuevo movimiento de las tasas de interés en Estados Unidos y la ausencia del BCRA para controlar la demanda del dólar pusieron a la Argentina otra vez en situación de jaque. Otra vez, como hace dos meses, quedó clara la debilidad estructural del país y los efectos de la desregulación.

Se dirá, con razón, que Sturzenegger pecó por impericia. Valor de la moneda nacional, inflación, nivel de reservas, corridas cambiarias. Los números negativos fuerzan la jubilación anticipada de cualquier funcionario. Pero vale recordar que fue Mauricio Macri quien designó al frente del Banco Central a un funcionario que estaba procesado justamente por su anterior paso por la entidad.

Ahora parecerá que la solución se llama Luis Caputo, el hombre de las cuentas off-shore que inundó de deuda a la Argentina para financiar el déficit fiscal. Brillante idea. Difícil imaginar el grado de certeza con el que el gobierno da cada uno de sus pasos. Pareciera que en el corto plazo sólo pretenden terminar con la independencia del BCRA, pero no mucho más.

El renunciante Sturzenegger asegura que su salida renueva la credibilidad en la entidad. Pero Caputo no brinda esa confianza por sí mismo, sino a través del presidente. Los actores financieros no creen en los funcionarios políticos, sino en los gobiernos que los ponen allí. Si el Ejecutivo no cambia su rumbo, el peso de la realidad puede llevarse puesto a cualquiera.

Cambiemos está aferrado al salvavidas que le arrojó el FMI. O mejor dicho: Cambiemos ató la suerte de todo el país a ese salvavidas. Creyó que ese respaldo financiero fortalecía su capacidad de gestión en materia económica. Y no es la primera vez que un presidente argentino cae en esa trampa.

Así, por tanto, si el cambio de presidente del Banco Central es un acto de rebeldía contra la ortodoxia económica y la independencia que reclama el FMI, saludable noticia. Ello significaría una reconsideración de las directrices del mundo financiero. Y podría ser además un punto de inflexión, un retorno a las recetas nacionales por sobre las imposiciones foráneas.

Aunque es difícil creerlo. Sturzenegger había sido hasta ahora la cara de la principal estrategia monetaria de Cambiemos. Su salida debería implicar también una fuerte autocrítica por parte del Ejecutivo: si el cambio de nombres y la reunificación de los ministerios de Hacienda y Finanzas son sólo reforzadores de la actual estrategia económica, futuros sismos le seguirán a éste.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Economía

  • DolarEl día a día de una economía cada vez más vulnerable

    La Argentina vivió una nueva semana con el dólar como protagonista. La divisa tocó los 31 pesos y el Banco Central buscó contener la suba licitando la moneda estadounidense hasta tres veces en un día. La cuestión de fondo sobre el déficit en cuenta corriente y la vulnerabilidad externa del país.

  • Marco del Pont"La política económica es insostenible y va a llevar a crisis sucesivas"

    Mercedes Marcó del Pont, ex presidenta del Banco Central, conversó con FM La Patriada acerca de la desregulación y flexibilización del mercado cambiario, el alza del dolar y la inestabilidad económica argentina.

  • Roberto-CardarelliEn medio de la devaluación, llega el FMI para auditar la marcha del acuerdo

    Esta semana, un grupo de trabajo del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegará al país para fiscalizar los números de la economía argentina, un hecho que no ocurría desde 2004 cuando el organismo vino a revisar las metas económicas del acuerdo firmado por el ex presidente, Néstor Kirchner.

  • Panama-PapersLa evasión fiscal empresaria es mayor que el dinero de la corrupción estatal

    En medio de los escándalos generados, primero por los aportantes truchos a las campañas de Cambiemos, y en segundo lugar por los famosos cuadernos del chofer Oscar Centeno, un grupo de periodistas mostró que la corrupción gubernamental representa una pequeña parte del dinero ilícito que se mueve en el mundo.

  • Industria automotrizLa caída de la industria tuvo su peor capítulo en junio

    El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) presentó datos de la industria durante el mes de junio y mostró una caída del 8,1% interanual, uno de los mayores derrumbes en el gobierno de Mauricio Macri, junto con octubre de 2016.

  • Triaca-Ibarra-UPCNAdvierten que el acuerdo con el FMI devaluará los salarios públicos

    Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) indica que las consecuencias del acuerdo con el organismo que dirige Christine Lagarde devendrán en menor inversión pública, mayor endeudamiento externo, inflación “exorbitante”, y pérdida de poder adquisitivo de los salarios de trabajadores estatales.