Notas

Sturzenegger se va, la crisis queda

Sturzenegger se va, la crisis queda
junio 15
00:00 2018

Por Federico Dalponte. La salida de Federico Sturzenegger del Banco Central de la República Argentina (BCRA) derriba varios mitos. El primero es la independencia de la entidad monetaria. La reclama la ortodoxia económica, pero ningún presidente está a gusto con un Banco ineficaz.

Lo conveniente en estos casos, cuando el titular del BCRA dilapida el precio de la moneda nacional, es indicarle el camino de salida. Dirá la historia oficial, por supuesto, que Sturzenegger renunció por propia voluntad. Pero lo cierto es el nombre de su reemplazante confirma lo evidente: Luis Caputo es, en esencia, la consagración del vínculo directo del Central con la Casa Rosada.

Y en buena hora. Éste puede ser leído como un triunfo de la heterodoxia económica. El BCRA se incorpora finalmente al diseño de la política nacional. Ello no implica que los cambios reviertan el desequilibrio monetario: está claro también que si lo que falla es la receta, nada agrega cambiar al cocinero.

Pero en cualquier caso se desnuda la principal falencia del mejor equipo en cincuenta años: la incapacidad para mantener bajo control ciertas variables macroeconómicas.

Ello lleva al derrumbe de otro de los mitos: la crisis, que en apariencia se había tapado con billetes del Fondo Monetario Internacional (FMI), en realidad todavía está allí. Siempre estuvo allí. Un nuevo movimiento de las tasas de interés en Estados Unidos y la ausencia del BCRA para controlar la demanda del dólar pusieron a la Argentina otra vez en situación de jaque. Otra vez, como hace dos meses, quedó clara la debilidad estructural del país y los efectos de la desregulación.

Se dirá, con razón, que Sturzenegger pecó por impericia. Valor de la moneda nacional, inflación, nivel de reservas, corridas cambiarias. Los números negativos fuerzan la jubilación anticipada de cualquier funcionario. Pero vale recordar que fue Mauricio Macri quien designó al frente del Banco Central a un funcionario que estaba procesado justamente por su anterior paso por la entidad.

Ahora parecerá que la solución se llama Luis Caputo, el hombre de las cuentas off-shore que inundó de deuda a la Argentina para financiar el déficit fiscal. Brillante idea. Difícil imaginar el grado de certeza con el que el gobierno da cada uno de sus pasos. Pareciera que en el corto plazo sólo pretenden terminar con la independencia del BCRA, pero no mucho más.

El renunciante Sturzenegger asegura que su salida renueva la credibilidad en la entidad. Pero Caputo no brinda esa confianza por sí mismo, sino a través del presidente. Los actores financieros no creen en los funcionarios políticos, sino en los gobiernos que los ponen allí. Si el Ejecutivo no cambia su rumbo, el peso de la realidad puede llevarse puesto a cualquiera.

Cambiemos está aferrado al salvavidas que le arrojó el FMI. O mejor dicho: Cambiemos ató la suerte de todo el país a ese salvavidas. Creyó que ese respaldo financiero fortalecía su capacidad de gestión en materia económica. Y no es la primera vez que un presidente argentino cae en esa trampa.

Así, por tanto, si el cambio de presidente del Banco Central es un acto de rebeldía contra la ortodoxia económica y la independencia que reclama el FMI, saludable noticia. Ello significaría una reconsideración de las directrices del mundo financiero. Y podría ser además un punto de inflexión, un retorno a las recetas nacionales por sobre las imposiciones foráneas.

Aunque es difícil creerlo. Sturzenegger había sido hasta ahora la cara de la principal estrategia monetaria de Cambiemos. Su salida debería implicar también una fuerte autocrítica por parte del Ejecutivo: si el cambio de nombres y la reunificación de los ministerios de Hacienda y Finanzas son sólo reforzadores de la actual estrategia económica, futuros sismos le seguirán a éste.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • macri-champagneLo lindo de dar buenas noticias

    Por Federico Dalponte. Cada tanto un gobierno descubre que conviene dar buenas noticias. No la cura del cáncer, pero algo, alguito. Alcanza a veces con una extensión de derechos, con un programa novedoso, con un hecho revulsivo. Algo que construya sentido histórico.

  • Carrio-MacriUna alianza atada con alambre

    Por Federico Dalponte. La diputada hizo inquietar a Cambiemos tras un altercado con Germán Garavano y otro con el titular de la AFIP. Las contradicciones dentro de la alianza no son nuevas, pero alientan fantasmas en plena crisis.

  • macriDespués de Macri, más que una pesada herencia

    Por Federico Dalponte. La enésima receta económica pretende durar hasta bien entrado el próximo año. Será la última apuesta oficial para llegar con aire a las elecciones. Eso sí: la hipoteca empieza recién en 2020.

  • pichetto-massaCamino a 2019: el peronismo que se define por la negativa

    Por Federico Dalponte. La «ancha avenida del medio» hoy se parece más al desfiladero de las Termópilas. Una suma de individuos de limitado peso electoral definidos por el rechazo a las dos principales fuerzas del país. De esta manera el armado del peronismo no-kirchnerista dio su paso inicial y espera que las encuestas le den una alegría antes del lanzamiento oficial previsto para noviembre.

  • Macri-pobrezaContar pobres pero discutir el modelo

    Por Federico Dalponte. Hay más pobres que antes en la Argentina. Y discutimos los números. Una décima más para acá, unos millones más para allá. Para empezar, el propio presidente pidió ser evaluado a partir de aquel 32,2% del segundo trimestre de 2016. Una centésima menos será –al parecer– la pauta objetiva del éxito.

  • macri-en-la-onuEl mundo según Macri

    Por Federico Dalponte. A la par de las negociaciones con el FMI, el presidente habló ante la ONU sobre su pretendida “integración inteligente al mundo”. Pero su discurso, tanto como la tutela omnisciente de Lagarde, evidencian la fragilidad de un proyecto económico en crisis.