Mundo Gremial

25 junio, 2018

“Nunca desde que asumió Macri hubo condiciones objetivas tan claras para hacer un paro”

Este lunes la Confederación General del Trabajo (CGT) lleva a cabo un paro general con el respaldo de otras centrales y sindicatos. El periodista especializado en temas gremiales Jorge Duarte analizó en diálogo con Radio Sur cómo se llegó a esta medida y que vendrá después de la huelga.

Este lunes la Confederación General del Trabajo (CGT) lleva a cabo un paro general con el respaldo de otras centrales y sindicatos. El periodista especializado en temas gremiales Jorge Duarte analizó en diálogo con Radio Sur cómo se llegó a esta medida y que vendrá después de la huelga.

– ¿Qué análisis haces sobre como se llegó hasta este paro general?

– Evidentemente en las últimas semanas y meses hubo un deterioro muy importante en lo que tiene que ver con la situación socioeconómica. A partir de eso la CGT se vio con la necesidad y la posibilidad de encarar una medida de fuerza.

Incluso los sectores más conservadores de la central, cuando uno habla con ellos, dicen que nunca desde que asumió Mauricio Macri hubo condiciones objetivas tan claras para hacer un paro y creo que el empeoramiento en las variables económicas, sumado al malhumor social, dieron el caldo de cultivo necesario y suficiente para que incluso aquellos que son más dialoguistas decidan hacer esta huelga.

– En relación a esto que decís se puede pensar en el Sindicato de Comercio que históricamente no se pliega a los paros generales ¿Qué pasó para que un gremio que suele ser oficialista y fue el primero en cerrar paritarias con el techo del 15% se sume?

– Está claro que cuando la CGT decide ir a una medida de fuerza, por lo menos las últimas veces, es porque ya tiene el aval de la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT). Una vez que garantizaron que no haya trenes, colectivos, subtes y vuelos, se hace mucho más fácil que el resto de los sindicatos se sumen.

Cuando los trabajadores no tienen posibilidades de llegar a su empleo, es más sencillo adherir.

Armando Cavallieri es uno de los dirigentes que ha sido oficialista de todos los gobiernos. Sin embargo me parece que el empeoramiento de las variables socioeconómicas empujan a cualquiera a tomar una decisión de estas características.

Y digo lo del transporte porque me parece un dato no menor. El sindicato de empleados comercio es uno de los que tiene uno de los niveles de adhesión más bajos en su sector, o sea que cuando hace un paro difícilmente pueda garantizar el acatamiento. Ahora si los trabajadores no tienen como llegar, la situación se simplifica.

– El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, dijo que esta medida no va a solucionar nada. En ese sentido ¿qué podemos esperar para después del paro?

– Se va a abrir un período interesante por dos motivos. Por un lado porque hay sectores importantes y cada vez más nutridos de la CGT que piden que haya una continuidad de un plan programático de protestas frente a la política económica del gobierno nacional. Fundamentalmente en lo que tiene que ver con la profundización que se da a paritr de la llegada del Fondo Monetario Internacional.

Y por otro lado porque se abre también el camino para la discusión de la renovación de la conducción de la central obrera. El 22 de agosto la CGT va a un nuevo congreso de normalización y se va a elegir un nuevo secretario general. Se va a terminar con la figura del triunvirato y se va a volver a la conducción única.

Hay varios que están empezando a lanzar informalmente sus precandidaturas, pero el que ya está lanzado abiertamente, incluso con un spot circulando, es Pablo Moyano. Evidentemente del perfil del secretario general que se elija, va a depender buena parte de la relación que tenga el gobierno nacional con el sindicalismo el próximo año y medio.

Así que por esos dos motivos me parece que se abre un compás interesante respecto del camino de negociación o ruptura entre el gobierno y la CGT y por otro lado en relación a la actitud que va a tomar la central obrera después del 22 de agosto con la nueva conducción.

– ¿Moyano iría en una fórmula con el bancario Sergio Palazzo?

– Moyano está tratando de coordinar en primera instancia con los sectores “más combativos”, por decirlo de alguna manera.

O sea: el moyanismo, la Corriente Federal de los Trabajadores y los sindicatos más vinculados a la izquierda. Incluso no descartan la posibilidad de incluir a Aceiteros dentro de ese armado. A partir de ahí está tentando a los que están afuera para ver como puede incorporarlos a esta posible conducción.

Se habla de negocaiciones con el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que hasta ahora estuvo fuera de la conducción de la CGT. Hay negociaciones con los “Gordos” que no comulgan con el perfil pero bueno, esta coyuntura económica quizás habilite a que Pablo Moyano reúna los apoyos necesarios para conducir la CGT.

Es difícil pensar que Héctor Daer, que es el candidato natural de los “Gordos”, quiera asumir en esta situación la conducción. O incluso figuras intermedias como Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) o Guillermo Moser (Luz y Fuerza) que hoy están afuera y se los perfilaba para tratar de dirigrir.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos