Nacionales

2 julio, 2018

El gobierno profundiza la concentración en telecomunicaciones

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), aprobó definitivamente la fusión de las empresas prestadoras Cablevisión y Telecom, a partir de la cual los accionistas del Grupo Clarín serán los controlantes de esta última, permitiéndole ofrecer servicios de telefonía fija y móvil, internet y televisión, en Capital Federal, Gran Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), aprobó definitivamente la fusión de las empresas prestadoras Cablevisión y Telecom, a partir de la cual los accionistas del Grupo Clarín serán los controlantes de esta última, permitiéndole ofrecer servicios de telefonía fija y móvil, internet y televisión, en Capital Federal, Gran Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

“Un año después de anunciada por los accionistas del Grupo Clarín, la fusión de Cablevisión/Telecom recibe la bendición del presidente Mauricio Macri”, señaló en su blog el especialista en medios de comunicación, Martín Becerra, quien también aseguró que la medida recibió críticas de empresas competidoras, organizaciones de la sociedad civil, representantes de audiencias y consumidores, y “una sospecha inicial que se confirma sobre la orientación de las políticas públicas en comunicaciones” implementada el gobierno nacional.

El organismo responsable de esta medida, que depende directamente de la Secretaría de Comercio que dirige Miguel Braun, días atrás había anticipado a varios competidores que aprobaría la fusión entre los dos gigantes de las telecomunicaciones, en lo que será la “mayor concentración de la historia de las comunicaciones en el país”, enfatizó Becerra.

Paradójicamente el titular de la CNDC, Esteban Greco, reconoció que este hecho “podría generar algunos riesgos para la competencia, ya que en determinadas zonas puede generarle ventajas” a la empresa fusionada. El mismo funcionario fue denunciado penalmente el pasado lunes a raíz de un pedido de indagación presentado por la abogada Liliana Zabala, por la posible comisión del delito de negociaciones incompatibles con la función pública, dado que “ha sido integrante de la GRP Economía, consultora especializada que aseroró a Telecom y Cablevisión en asuntos de negocios”.

En efecto, la resolución gubernamental ordenó a la nueva compañía devolver al Estado 80 Mhz (medida de la frecuencia de cada dispositivo mediático) de telefonía móvil, que actualmente superan el límite vigente. Entre otras cosas, también le autorizó ceder 140 mil clientes de la conexión a internet que prestaba Arnet (propiedad de Telecom) a la empresa Universo Net, en 28 localidades donde también opera Fibertel, cuya red es más potente. “Es funcional a los intereses de la [empresa] fusionada”, aseguró Becerra.

Además, la resolución no planteó nada sobre las ventajas que tendrá Telecom por ser sus dueños los únicos en la Argentina que operan en todos los segmentos de las comunicaciones: producción de papel de diarios (Papel Prensa S.A), manejo de las principales redes audiovisuales, telefonía fija y móvil, y finalmente la conexión a internet.

Esto es lo que distinguirá al Grupo Clarín de cualquier otro competidor, representando una posición única en toda América Latina. Según el especialista, “abre la oportunidad de distorsionar precios mayoristas y minoristas, acceso y exclusión de contenidos”, es decir, que ante la monopolización de un servicio, es la empresa fusionada la que tiene la capacidad de manejar aumentos en las tarifas y de marcar la agenda de contenidos.

La CNDC “facilitó los planes de los accionistas del Grupo Clarín al rubricar la autorización estatal como si el único segmento donde la amenaza de distorsión del mercado fuese la conexión a internet”, completó. Sin embargo, la televisión, por ejemplo, donde Clarín tiene una posición dominante, refuerza su poder como principal multimedio del país.

Finalmente, esta decisión gubernamental consagró la orientación de la política de comunicaciones dispuesta por los decretos y resoluciones desde la asunción del presidente Mauricio Macri, que rubricaron la adecuación de las normas a los intereses y necesidades de expansión de un gigante empresarial de la comunicación mediática como lo es el Grupo Clarín, y que “emerge de estos dos años y medio de gobierno con un poder nunca visto en la Argentina”, alertó Becerra.

Anteriormente, el Ejecutivo había creado el Ministerio de Comunicaciones, que luego fue disuelto y su titular, Oscar Aguad, pasó a dirigir la cartera de Defensa. También incumplió promesas al Congreso Nacional al proponerle reiteradas veces la redacción de un proyecto de ley integral de comunicaciones que, lamentable o intencionalmente, fue menos eficaz que aplicar medidas en favor del mercado.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos