Derechos Humanos

5 julio, 2018

Liberaron al segundo policía acusado del crímen de Facundo Ferreira

El lunes fue liberado el agente Mauro Díaz Cáceres, imputado como responsable de haber gatillado el arma que mató al niño tucumano de 12 años el pasado 8 de marzo. Este miércoles sucedió lo mismo con Nicolás Gonzáles Montes de Oca, por orden del juez subrogante Víctor Manuel Rougés.

El lunes fue liberado el agente Mauro Díaz Cáceres, imputado como responsable de haber gatillado el arma que mató al niño tucumano de 12 años el pasado 8 de marzo. Este miércoles sucedió lo mismo con Nicolás Gonzáles Montes de Oca, por orden del juez subrogante Víctor Manuel Rougés.

Al igual que Díaz Cáceres, su compañero quedó a salvo de la prisión preventiva a pesar del pedido de la fiscal de la causa Adriana Giannoni. Apenas una hora tardó el magistrado en denegar la solicitud del Ministerio Público.

En realidad, el juez de instrucción es Facundo Maggio, pero como la Fiscalía elevó la orden de arresto pasadas las 13 horas cuando ya había terminado su horario de trabajo, la decisión quedó en manos de Rougés.

Emilio Guagnini, miembro de la Asociación de Abogados del Noroeste por los Derechos Humanos (Andhes) que patrocina a la familia de Facundo Ferreira, denunció que “el segundo imputado tampoco pasó la noche detenido”.

Si bien se sabe que el arma que disparó es la de Díaz Cáceres, Gonzáles Montes de Oca era el que conducía la moto con la que persiguieron al niño y a su amigo. Además, ambos actuaron luego de haber consumido cocaína y marihuana, tal como determinaron los análisis de sangre que constan en el expediente y los dos defendieron la versión oficial (de la policía, el gobierno provincial y nacional) de un presunto enfrentamiento en el que la víctima habría disparado con un arma calibre 22 encontrada en el lugar.

Sin embargo no se conocen los motivos por los cuales iniciaron la persecución, los policías tardaron casi dos horas en informar el hecho y los primeros en llegar fueron los efectivos del servicio de emergencia, quienes son compañeros de los implicados.

Sumado a esto, cuando los funcionarios del Ministerio Público acudieron a la escena, descubrieron que los oficiales ya habían realizado las primeras pericias sin control ni intervención de la división de homicidios.

Vale recordar también que los dos menores tenían tiros de balas de goma en la espalda y la bala de plomo que mató a Facundo entró también por detrás de su cabeza. Fue en aquel momento que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, justificó que “disparar o no por la espalda depende de la situación, es un detalle”.

Por otra parte las dos pericias hechas sobre el cuerpo del chico demostraron que en sus manos no había restos de pólvora por lo que la versión policial se cae. Fue entonces, cuatro meses después del asesinato, que la fiscal Gianonni los citó a declarar como imputados. Durante todo es tiempo ambos no solo estuvieron en libertad sino que permanecieron en funciones y lo seguirán haciéndolo ahora.

Andhes ya apeló ambas resoluciones del juez Rougés y ahora será la Cámara la que resuelva. No obstante esta decisión puede demorar más de un mes.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos