Notas

Magnetizado: diario de un no tan loco

Magnetizado: diario de un no tan loco
julio 16
12:13 2018

En el año 2008 Carlos Busqued sorprendió al -a veces mojigato- campo literario argentino con su primera novela Bajo este sol tremendo, la cual fue finalista del premio Herralde y publicada por la editorial Anagrama. El autor de entonces 38 años presentó una historia en la que casi se podía sentir en la lectura el calor opresivo del Chaco (provincia de la que es oriundo), a través de un realismo sucio poco visto en la literatura vernácula. Busqued entonces generó, en esta década que pasó desde su ópera prima, una expectativa enorme respecto a su segunda obra. Finalmente en 2018 publicó Magnetizado, nuevamente a través de Anagrama.

Busqued no es lo que podría decirse un típico escritor. Carece en muchos aspectos de esa aura intelectual que suele abundar en esta profesión, aunque difícilmente él se reconozca como un literato per se. Si atendemos a su cuenta de Twitter notaremos un par de cosas: una afición en igual cantidad por los aviones de la segunda guerra mundial y la pornografía por un lado, y por otro un antimacrismo explícito y furioso.

No tiene tapujo alguno para decir que todos aquellos que votaron a Cambiemos a lo largo de estos años son fachos incorregibles ni que El otro hermano (2017, dir. Adrían Caetano) la película basada en su novela, le pareció una cagada. Por eso, dada la ermitaña pero excéntrica personalidad del autor, se esperaba que ofreciera una obra novedosa y diferente, ya que había tardado diez años en publicar un nuevo libro. Y así fue.

Magnetizado no es una novela, por lo que ya se diferencia ampliamente de Bajo este sol tremendo. Sin embargo, tampoco podríamos catalogarlo como una no-ficción, ni como un ensayo. Es una obra difícil de etiquetar, ya que es un trabajo más de investigación y edición que de creación literaria propiamente dicha. Algo más cercano al periodismo que a las letras.

Esta quimera cuenta la historia de Ricardo Melogno, un hombre que en 1982, con apenas veinte años de edad, asesinó a cuatro taxistas en unos pocos días. ¿La razón? Esa es la pregunta que 36 años más tarde nadie ha podido responder. Pero Busqued, siempre fascinado por todo aquel que se salga de las normas sociales convencionales, invirtió más de 90 horas en un penal de Ezeiza entrevistando a Melogno en una conversación irrisoria que llega a nuestras manos en la forma de Magnetizado.

A semanas del estreno de El ángel, película basada en los crímenes cometidos por Carlos Robledo Puch, pareciera que hay un apogeo de las historias sobre asesinos seriales argentinos, ¿pero es acaso Melogno un asesino serial? Según la definición de este concepto sí, pero por otro lado lo único que le podemos atribuir es la de haber matado a cuatro personas que compartían el mismo oficio, y que todas fueron baleadas en las mismas circunstancias en un período corto de tiempo.

El protagonista de esta historia confesó haber cometido los crímenes tras ser apresado y nunca mostró señales de psicopatía al respecto. Dice que no tenía nada en contra de las víctimas ni de los taxistas en general; pero que en un momento una voz, una extraña presencia le señalaba que el próximo auto que venía era el “indicado” y actuaba siguiendo ese instinto, de manera casi idéntica las cuatro veces. Y luego cesó.

No obstante, afirmar que Melogno asesinó a esas personas sin razón alguna sería rascar solo la superficie de esta intrigante historia. La obra se completa con una serie de recortes de diarios, informes policiales y entrevistas con expertos en salud mental, pero la mayor parte la ocupa el diálogo (casi monólogo) con Melogno, objeto de estudio y estrella absoluta del libro. Somos testigos como lectores de casi toda su vida.

Al ser encarcelado tan joven, todo momento previo a su vida como convicto adquiere gran importancia, y sería un eufemismo decir que tuvo una infancia poco ortodoxa, ya que desde pequeño se vio expuesto a cosas que hacen mella en la psiquis de cualquier niño: el destrato de su madre, ceremonias de ocultismo, la distancia emocional de su padre, y demás hechos que arruinarían la lectura de ser mencionadas. Las subhistorias que Busqued logra desentrañar en la entrevista tiñen de turbiedad este libro, que ya en su sinopsis anticipa que está cubierto por una atmósfera perturbadora, pero que nadie puede imaginar cuán oscuro es realmente.

En un punto, los asesinatos ya no son el eje principal de la obra. Si bien son sus disparadores, en lo que el autor realmente se sumerge es en la mente de Melogno. No busca que le confiese que asesinó a esos taxistas por tal o cual motivo, sino que indaga en profundidad -siempre desde el respeto que le merece quien tiene en frente suyo- las muchas aristas psicológicas y emocionales que tiene el entrevistado.

Magnetizado es también una crítica. Una denuncia en iguales partes al sistema penal nacional y a las instituciones psiquiátricas que trabajan con criminales que divagan en los terrenos tan difusos de lo que entendemos como “locura”. Al principio del capítulo 21, Melogno dice en clave sarcástica: “En Capital soy inimputable, no comprendo mis actos. En Provincia comprendo y, en consecuencia, soy responsable de mis actos. Premio Nobel de Psiquiatría para la justicia de la Provincia, que tiene el remedio para la locura: la avenida General Paz”.

Este fragmento refiere al hecho de que Melogno cometió el primero de sus cuatro asesinatos en territorio provincial y los otros tres en CABA, y pese a que haya habido pocos kilómetros de distancia entre estos crímenes, recibió diagnósticos diferentes.

Melogno constituye de esta manera una figura fascinante desde donde se la mire. La conversación con Busqued es rica en anécdotas, así como también es alarmante cuando ahonda en cuestiones sensibles como el exceso de medicamentos e inyecciones que recibió durante años a causa de su supuesta insanidad. A pesar de que se trata de un criminal juzgado y procesado, no se puede evitar tener cierta empatía (y hasta simpatía) por quien dispone de un abanico de increíbles historias, desde cómo se hizo respetar en los distintos penales en los que estuvo hasta su extraña relación con el Papa Francisco.

Sólo queda imaginar qué habrá quedado afuera de estas 90 horas de entrevista magistralmente editadas por Busqued, quien oficia en esta obra no como un creador, sino como un recolector de historias que las colecciona cual niño que intenta llenar un álbum de figuritas. Y la historia de Melogno es sin duda una de las figuritas difíciles, que Busqued decide compartirnos para que experimentemos su efecto electrizante y magnético.

Guido Rusconi

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Opinión

  • Fuga de CapitalesPatria o fuga, esa es la cuestión

    Por Juan del Pino. La megadevaluación, que ya acumula un 100% en lo que va del año, se traslada velozmente a precios en una economía cada día más dolarizada. Insumos básicos, transporte y servicios se disparan, afectando el precio del conjunto de las mercancías. Mientras, el gobierno apunta a congelar salarios, inversiones y gasto público para achicar el déficit primario y pagar su deuda con nuestra hambre.

  • Represión-CongresoCuando se ejecuta el caos, no hay lugar para el reformismo

    Por Santiago Mayor. La incapacidad e impericia gubernamental para controlar la economía, el ajuste cada vez más pronunciado y brutal y los límites ideológicos de Cambiemos para reorientar el rumbo acotan cada vez más el margen de acción de cualquier actor social y político en Argentina.

  • paro-universitarioUna gran marcha universitaria frente al ajuste y la emergencia educativa

    Por Andrés Duhour y Vanesa Ciolli. Los y las docentes de las 57 universidades nacionales del país nos encontramos en la cuarta semana de paro, en reclamo de un aumento salarial acorde a las previsiones inflacionarias y contra el ajuste en el presupuesto. Frente a la intransigencia del gobierno, respondemos con más unidad para ganar las calles en defensa de la Universidad Pública.

  • Corte AstilleroSe calienta la política en las calles y en el parlamento

    Por Juan del Pino. Batallas callejeras, persecución mediática y judicial, miles de puestos de trabajo en riesgo y la inflación disparada. En el medio de una re-ofensiva empresarial la agenda política se acelera y es preciso no perder la brújula en el trajín de la carrera hacia el 2019.

  • MAFIA Aborto Legal 8ALas pibas vs. el Congreso: el 8A y los desajustes de la democracia formal

    Por Victoria García. El 8A va a quedar en la memoria de quienes lo protagonizamos como el nombre de una jornada histórica para el movimiento feminista en la Argentina, en América Latina y en el mundo. Pero hay un saldo amargo que es el desfase enorme que existió entre el recinto parlamentario y las calles.

  • Aborto EmergentesLa marea verde llegó para quedarse: será ley

    Por Carla Martilotta. Ganó el no. Los senadores y senadoras de Argentina decidieron que las mujeres a las que dicen representar sigan muriendo en la clandestinidad. No nos vamos a olvidar nunca de este día. El resto del mundo tampoco.