Educación y Ciencia

23 julio, 2018

Chicas trans: cada vez más empoderadas

La escuela pública ‘Mocha Celis’ es el primer bachillerato trans de Argentina, donde las mujeres de ese colectivo acceden a la educación pública y gratuita.

La escuela pública ‘Mocha Celis’ es el primer bachillerato trans de Argentina, donde las mujeres de ese colectivo acceden a la educación pública y gratuita.

“Admiré mucho una identidad femenina bella en su momento que yo, como criatura quería ser. Y entonces mis ganas de pertenecer hizo que elija el nombre del cual me enamoré y me va a acompañar el resto de mi vida. Elijo morir con ese nombre, no reniego del que me dieron en el bautismo, de hecho podría nombrarlo tranquilamente. Pueden negarme muchas cosas, pero no pueden negarme ser. Y yo elegí ser Viviana González”, cuenta la presidenta del Centro de Estudiantes del Bachillerato Popular Trans ‘Mocha Celis’.

Viviana, además es instructora de taekwondo, da clases de autodefensa en la sede y se egresó de la Escuela con el título oficial de ‘Perito Auxiliar en Desarrollo de las Comunidades’.

Casi enfrente del Cementerio de Chacarita, sobre la avenida Federico Lacroze al 4181, en el quinto piso funciona “El Bachi”, como le dicen les estudiantes que asisten allí. El blanco predomina en la escuela. Sin embargo, los coloridos carteles que indican las distintas aulas y los afiches con frases de varias activistas trans como Lohana Berkins, resaltan y le dan la calidez necesaria a un espacio educativo público que da respuesta a la exclusión histórica sufrida por las personas travestis, transexuales y transgénero.

Francisco Quiñones Cuartas es director, activista y fundador de la institución. “Lo que tratamos de hacer es trabajar desde el conocimiento en valor, como una construcción colectiva y no desde la educación ‘bancaria’ como alumnos y alumnas vacías de contenido y quienes estamos frente al curso llenemos de información”, explica.

Con respecto al empoderamiento de las mujeres trans a través del estudio y la inclusión, Francisco destaca: “Son más libres para tomar decisiones, cuando llegan a la escuela no planifican más de dos días y tras pasado un tiempo, piensan que quieren seguir estudiando”. “Hay un ‘poder construir’ a medida que en la escuela se empieza a resolver el acceso a la educación, la salud y la vivienda”, añade.

En un país machista, las mujeres están en desventaja por las barreras estructurales de género y las mujeres trans, aún más. A seis años de la sanción de la Ley 26.743 de Identidad de Género y con una sociedad que actualmente se ve atravesada por el feminismo y los cambios que esto implica, el promedio de vida de una mujer trans es de 35 años. Todavía queda mucho por hacer.

El Bachillerato funciona en Av. Federico Lacroze 4181, 5to piso, CABA. Tel: 4554-9048

Antonella Pisetta – @_antop

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas