Géneros

25 julio, 2018

Rubinstein expuso en el Senado: “El aborto es una cuestión de salud pública”

El ministro de salud de la Nación, expuso este martes en el Senado y brindó datos detallados del impacto del aborto clandestino en la Argentina. Además, entre críticas y cuestionamientos, brindó cifras en torno a la reducción del costo económico que significaría su legalización.

El comienzo de la quinta audiencia de debate en torno a la legalización del aborto estuvo a cargo del ministro de salud de la Nación, Aldolfo Rubinstein, quien debió realizar su exposición en un clima tenso producto del intento de algunos senadores por evitar su presencia en el recinto. Horas antes del inicio, la salteña Cristina Fiore (Partido Renovador) y el jujeño Guillermo Snopek (PJ) presentaron un pedido de impugnación acusándolo de “interferir en la división de poderes” y de una supuesta “relación con la fundación Planned Parenthood”.

Tras la desestimación del pedido, el ministro dio inicio a su presentación y soltó una frase contundente: “Se han dicho barbaridades que no estoy dispuesto a aceptar”.

Apenas pasadas las 14 horas, el titular de la cartera sanitaria advirtió que su presentación estaría basada en “datos y estadísticas” los cuales consideró que podrían ser “más o menos cómodos” pero que “lo importante es la evidencia científica”. Asimismo aclaró, en reiteradas oportunidades, que su presencia se debía a su carácter de ministro de Salud, y que no estaba allí en nombre del Gobierno.

Rubinstein se encargó de dejar en claro que “el aborto es una cuestión de salud pública” y desgranó estadísticas que así lo demuestran. Explicó que, según datos de 2014, hay en el país 47.063 internaciones anuales en el sector público por complicaciones de abortos clandestinos, cifra que se eleva a 70.200 si se tiene en cuenta al sector privado, y que se producen 37 muertes anuales por esta causa. En la misma línea interrogó: “¿Es el aborto el primer problema de salud pública de la mujer en Argentina? No, no lo es pero es un problema que afecta a la población más vulnerable y lo tenemos que resolver”.

Cuadro Aborto 1

Por otro lado, aseguró que “los países restrictivos no reducen la muerte por abortos e implican mayores costos para el sistema de salud” y brindó exhaustivos datos que fundamentan su posición: el costo actual estimado es de 4.078,30 millones de pesos, tras la legalización, ese monto se reduciría a 678,60 millones, lo que implica un ahorro para el Estado de 3.400 millones.

Asimismo aseguró que a pesar de los elevados costos del Misoprostol, que oscilan entre tres mil y cinco mil pesos debido a su carácter ilegal, el Estado estaría en condiciones de proveerlo a través de licitaciones públicas garantizando un valor “hasta treinta veces menor”.

Las “preguntas”

Fue precisamente a senadora Fiore quien dio inicio a la ronda de preguntas, aunque fue duramente criticada por su extensión en el tiempo y el carácter de debate abierto que suscitó a su formulación. En concreto, buscó que Rubinstein reconociera que su postura era la misma que la del gobierno y, por ende, la del presidente Mauricio Macri. “Mi obligación es presentar la información rigurosa, científica, para que ustedes tomen una decisión informada”, sorteó el ministro.

Por su parte el senador ultracatólico Esteban Bullrich se hizo eco de las cifras descendientes en cuando a mortalidad materna y le preguntó si ante la importancia de la prevención, “no estábamos eligiendo el camino más fácil” y agregó: “Somos muchos los que creemos que hay dos vidas”.

“Coincido mil por mil. Hay que trabajar en la prevención. Pero el tema es qué hacemos en el mientras tanto y eso toma tiempo”, respondió Rubinstein. “El aborto es una tragedia, no una solución anticonceptiva. Ninguna mujer aborta porque quiere”, remató.

La senadora fueguina Miriam Boyadjian (Cambiemos) lo interrogó respecto a su visión en relación a los derechos del “niño por nacer”. El ministro insistió: “No quiero opinar sobre creencias y valores personales, por eso traté de limitar mi exposición a un tema de salud pública”.

Similar fue la respuesta al presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera (PJ-Catamarca), quien lo criticó porque “como ministro de Salud no mencionó al embrión, al feto, ni al niño por nacer. Usted es el capitán del barco de la Salud! (…) pensé que estaba escuchando al ministro de Economía”.

Contrariamente, llamativa fue la intervención del presidente de bloque de senadores pejotistas, Miguel Ángel Pichetto, quien defendió al funcionario y le agradeció “el aporte significativo” que realizó porque “ha desmitificado el tema del costo” de legalizar el aborto. Asimismo agregó: “Me parece que hasta el propio presidente (Macri) está teniendo una evolución positiva en el transcurso de este debate”.

En lo que fue una de las audiencias mas largas entre ambas cámaras, además del jefe de la cartera de Salud, expusieron Miguel Schiavone, rector de la Universidad Católica Argentina (UCA); Leonel Briozzo, ex subsecretario de Salud del Uruguay, donde el aborto es legal hasta la semana 12; Ginés González García, ex ministro de Salud, y Carlos Regazzoni, ex presidente del PAMI, entre otros.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos