Derechos Humanos

3 agosto, 2018

Alegría 128: el nieto restituido se llama Marcos Eduardo Ramos y tiene 42 años

Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron el encuentro del nieto 128. Se trata de Marcos Eduardo Ramos, nacido el 9 junio de 1976 en San Miguel de Tucumán y secuestrado con casi cinco meses junto a su madre, Rosario del Carmen Ramos, durante un operativo de la última dictadura cívico, militar y eclesiástica.

Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron el encuentro del nieto 128. Se trata de Marcos Eduardo Ramos, nacido el 9 junio de 1976 en San Miguel de Tucumán y secuestrado con casi cinco meses junto a su madre, Rosario del Carmen Ramos, durante un operativo de la última dictadura cívico, militar y eclesiástica. Ella todavía continúa desaparecida.

Rosario del Carmen Ramos, había nacido el 6 de octubre de 1948 en El Diamante, Santiago del Estero, tenía ocho hermanos y una hermana, quienes la llamaban Charo. De grande se casó con Isamel Amado Suleiman, con quien tuvo dos hijos, Ismael y Camilo. Tiempo después se separaron y ella fue secuestrada por la zona del viejo cargadero de caña de la localidad de San José, en Tucumán, estando embarazada de su tercer hijo, Marcos.

Durante varias semanas la mantuvieron cautiva hasta que fue liberada. Pero en noviembre de 1976, en San Miguel de Tucumán, fue secuestrada nuevamente y enviada a un destino desconocido arriba de un Ford Falcon color blanco.

En ese momento, Marcos y su hermano Ismael fueron llevados a una casa quinta ubicada en la localidad de Tafí Viejo, según informó la titular de Abuelas, Estela de Carlotto. Fue la última vez que Ismael vio a su hermano menor, ya que después fue trasladado a otro domicilio en dicha provincia.

En el año 1999, el hermano mayor se acercó a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y contó que había sido secuestrado junto a su hermano y su madre pero que nunca más supo de ellos. En 2013 se realizó una denuncia en el Ministerio de Justicia con información que señalaba a un joven como hijo de desaparecidos en la provincia de Tucumán.

Posteriormente, los datos fueron entregados a la unidad especializada del Ministerio Público Fiscal que dio inicio a una investigación. Tras verificar que Marcos era hijo de desaparecidos remitió la causa a la Fiscalía Federal N°1. Según Carlotto, Marcos accedió voluntariamente a hacerse los estudios en el Banco Nacional de Datos Genéticos, convirtiéndose en el segundo nieto restituido en la provincia de Tucumán.

“Gracias a todas las madres y abuelas que pudieron hacer que sea algo impresionante la búsqueda de mi hermano. Estoy muy emocionado, muchísimas gracias”, expresó Ismael en conferencia de prensa.

Por su parte, Camilo, el otro hermano, manifestó que no podía procesar la “inmensa felicidad que encierra este gran encuentro”, y agregó: “Esto es la restitución del amor no vivido por 42 años, y esperemos que nunca más”.

Finalmente, Carlotto sostuvo: “El caso de Marcos debería contribuir a acabar con el negacionismo, la justificación y el olvido que subsiste en la sociedad y en particular en Tucumán”.

A primera hora de la mañana de este viernes, las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron vía Twitter que durante el mediodía darían la “feliz noticia” del encuentro con el nieto 128 en la sede de la organización ubicada en Virrey Cevallos 592.

La última nieta fue recuperada en diciembre del año pasado. Se trató de la hija del sanjuanino Carlos “El Tula” Poblete y de la mendocina María del Carmen “Pichona” o “la gorda” Moyano, ambos militantes de montoneros que fueron secuestrados en la ciudad de Córdoba entre mayo y junio de 1977, y aún continúan desaparecidos.

Foto: @abuelasdifusion

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos