Economía

15 agosto, 2018

“La política económica es insostenible y va a llevar a crisis sucesivas”

Mercedes Marcó del Pont, ex presidenta del Banco Central, conversó con FM La Patriada acerca de la desregulación y flexibilización del mercado cambiario, el alza del dolar y la inestabilidad económica argentina.

Mercedes Marcó del Pont, ex presidenta del Banco Central, conversó con FM La Patriada acerca de la desregulación y flexibilización del mercado cambiario, el alza del dolar y la inestabilidad económica argentina.

– ¿Cómo venís analizando este último cimbronazo? Semana a semana tenemos que hablar de escenarios cada vez más complejos en la economía.

– Lo veo con una enorme preocupación porque lo que advierto es que este esquema de política económica ha dado señales contundentes de fracaso y no resiste nuevos parches. No se discuten las cuestiones de fondo que llevaron a esta situación de enorme vulnerabilidad externa y que ya el gobierno ha resuelto no solamente con enorme endeudamiento y un ajuste fiscal brutal acordado por con el Fondo, sino también dando pasos de mayor dolarización y de los instrumentos financieros que se le están ofreciendo a los ahorristas.

La dolarización y la fuga son los principales factores que están llevando a esta idea que no se le ve techo al dólar. El problema es toda la lógica que armó este gobierno en torno a activos en pesos a tasas exorbitantes que dejan sin posibilidades a la producción, a la economía real. Por el otro lado están diciendo que lo van a reemplazar por otros instrumentos también en pesos pero del tesoro.

Acá el problema es que mientras exista esta libertad absoluta para que se puedan comprar todos los dólares que quieran los que tienen capacidad de ahorro no hay límite para la sangría de divisas. Ni los 50 mil millones del acuerdo alcanzan y eso creo que es lo que notó el Fondo Monetario Internacional (FMI) hace unas semanas cuando les dijo “bueno bajá lo que estabas vendiendo a cuenta y orden de lo que yo te había prestado”. Lo cierto es que en poco más de un mes se perdió la mitad del primer préstamo de 15 mil millones.

Me cuesta hacer análisis porque lo que está mal parido es todo el sistema de lógica financiera que se ha reinstalado. Hay que revisar los pilares sobre los que se sostiene este modelo que como ocurrió con el de Alfredo Martínez de Hoz y Domingo Cavallo, se basa en la apertura financiera, en la desregulación, en la apertura de ingreso y salida de capitales, en la libertad para comprar dólares y la apertura comercial. Nadie discute esto, el FMI no lo pone en la mesa, el establishment no lo pone en la mesa, y también advierto por parte de la oposición cree que no es muy políticamente correcto decir que hay que regular.

– ¿Cuando vos referís a que hay que regular y que no se puede contar con la libertad de vender dólares en este momento planteas que debería ponerse restricciones al mercado cambiario para contener la fuga?

– Yo creo que si. No descarto que el FMI en algún momento se lo pida, porque por estatuto en su artículo sexto dice que se pueden poner controles de capitales ante recesiones cambiarias, dice eso y que además no tiene permitido prestar para la fuga. Están incumpliendo porque los dólares que están prestando no son para importaciones o para pagar deuda si no fundamentalmente para realizar la fuga de capitales.

Lo que está diciendo hoy en señor Nicolás Caputo es que va a vender 500 millones para aquellos que se quieran pasar de Lebac a dólares. Argentina se está endeudando para que haya un sector de los que tienen capacidad de ahorro para que se lleven esos dólares y no deja nada en términos de capacidad de repago. Es una situación muy perversa.

Además advierto con enorme preocupación es que hay espacio para nuevas presiones cambiarias si no se cambia la lógica. Creo que hay que pensar que el dólar en Argentina es un bien absolutamente escaso que no puede ser un activo financiero. No se habilita que sea un activo financiero en ningún lugar del mundo prácticamente.

– ¿Toda esta situación económica y el tema de las Lebacs pueden terminar siendo un hecho judiciable?

– Yo no soy amiga de la judicialización de las políticas económicas, creo que lo que hay que cambiar son los proyectos políticos y los proyectos económicos. Quizás hay muchas cosas que en su momento no quedaron claras que pueden ser factor de investigación. Acá lo que está generando este daño, cuando se decía que era problema del anterior presidente y que cambiar el presidente resolvía los problemas, lo que está mal es la naturaleza de este esquema económico y además en un contexto internacional porque esto no es culpa de la crisis en Turquia.

Obviamente exacerba los impactos en una economía que está muy vulnerable porque el mismo gobierno fue quitando las defensas que tenía esta economía para lidiar con ese contexto internacional. Otra vez como nos pasó en los ’90 cuando se mira hacia afuera cuál es el país que más se perjudica o está mas impactado aparece Argentina. Otra vez Argentina entre los más vulnerables por haber planteado una lógica de política económica que es insostenible y va a llevar a crisis sucesivas.

– A principio de año hubo un informe del Instituto de Finanzas Internacionales que planteaba que Turquía y Argentina eran los países más vulnerables frente a una crisis internacional como la que se esta viendo estos días. Los más optimistas plantean que es cierto que hay corridas cambiarias pero que por ahora los depósitos en los bancos están en aumento, es decir que estamos lejos de una corrida ¿Cómo lo ves?

– Eso es un dato importante. El sistema bancario está muy sólido, está capitalizado, está líquido y está ocurriendo que a veces la salida es de algunos instrumentos del Estado, de algunos títulos y hay aumento de plazos fijos pero mi temor y el mismo Fondo lo plantea en uno de los capítulos de su informe, es que en algún momento en lo que llaman escenario adverso, esto salpique al sistema financiero. Por eso hay que ser muy cuidadoso y parar la pelota antes de que avance porque efectivamente es un sistema financiero muy saludable pero sabemos cómo es la historia y cómo son estos procesos, cuando empiezan a escalar pueden avanzar sobre la decisiones de los ahorristas de dolarizar esos ahorros lo que significaría caída del fondeo de los bancos.

Aunque cayeran los depósitos o se empiecen a dolarizar, el problema no es de liquidez de los bancos, siempre está el Banco Central que puede dar pesos y los depósitos hoy están en pesos, eso es lo bueno. El problema es que si de esos pesos se va a dólares vamos a tener nuevas presiones sobre el tipo de cambio.

– ¿Sería alocado pensar en un dólar a 40 pesos de acá a fin de año teniendo en cuenta que en Brasil y Uruguay se está comercializando a ese número el peso argentino?

– No me gusta hacer futurismo pero creo que puede haber escaladas en adelante. Creo que también es importante entender que el FMI le ha dicho al Banco Central dejá flotar, porque cree que la receta es la paz del cementerio, que si la economía no crece va a importar menos, entonces vamos a tener menos déficit comercial. La ortodoxia y el Fondo resuelven estos problemas de cuenta corriente con una hiper devaluación que ajuste el sector externo. Pero la hiper devaluación no necesarimente va a ajustar los intereses que tenemos que pagar y tampoco la fuga. Lamentablemente yo veo un horizonte de escalada del tipo de cambio.

Foto: Florencia Vizzi

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos