Notas

Por Chicha, no bajaremos los brazos

Por Chicha, no bajaremos los brazos
agosto 21
10:53 2018

El fallecimiento de María Isabel Chorobik de Mariani, “Chicha”, es sin dudas la noticia más triste de los últimos días. Casi la mitad de su vida la dedicó a la búsqueda incansable de su nieta, Clara Anahí, apropiada por los militares durante la última dictadura cívico, militar y eclesiástica. Fundadora y primer presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Chicha convirtió el lugar donde una patota policial y militar asesinó a su nuera, Diana Teruggi, en la reconocida Casa de los Conejos (calle 30 al 1116).

Chicha se fue con 94 años, luego de un ACV sufrido hace dos semanas en la ciudad de La Plata. 40 años antes, luego de que su vida haya cambiado para siempre -más aún cuando los genocidas asesinaron a su hijo, Daniel Mariani, en agosto de 1977- conoció a las Madres de Plaza de Mayo, para luego fundar Abuelas, buscar y encontrar a los más de 400 bebés y niños robados.

En 1989 dejó la entidad que actualmente dirige Estela de Carlotto y creó la Fundación Anahí, junto a abogados, militantes de derechos humanos y compañeras de lucha como Elsa Pavón y Alicia de la Cuadra. A partir de ahí convirtió la casa con sus paredes baleadas y llenas de boquetes de calle 30 en un museo que ya forma parte del patrimonio cultural de la ciudad.

Cuando se anularon las leyes de impunidad y comenzaron los juicios de lesa humanidad, Chicha reclamó a los genocidas que estaban en el banquillo que revelaran el paradero de su nieta, porque ella sabía que sabían. De hecho, el responsable del operativo que asesinó a los militantes montoneros en la casa de calle 30, Miguel Osvaldo Etchecolatz, sabe donde está Clara Anahí.

Por Chicha, juramos seguir buscándote

Hace casi dos años una joven le escribió vía Facebook a Marco Teruggi, sobrino de Diana, y le dijo que no estaba segura de quién era, quiénes eran sus padres, cuál era su historia, y que un día vio la famosa fotografía de la bebé en el cochecito y comenzó a dudar de su identidad.

“Recibo historias de ausencias, diálogos fallidos, silencios, análisis por hacer, personas que tal vez mañana sean hijas de desaparecidos, una de ellas es Clara Anahí”, escribió Teruggi, quien también es columnista de este portal.

“Como a mí, les sucede a muchas personas y, en inmensa mayor medida, a Chicha. O a las Abuelas de Plaza de Mayo, a quienes son parte de ese entramado de derechos humanos. Las búsquedas siguen, y en esta época de ambos lados: de parte de nosotros los familiares, y de ellos, los que faltan”, escribió.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • Les PayasesLes Payases, una obra en deconstrucción

    Llega al teatro off una propuesta diferente para les niñes y les adultes. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? A partir del 20 de julio, de jueves a domingos a las 15hs en El Método Kairós (El Salvador 4530, CABA).

  • Cerca melodia inconclusaCerca: la calesita interminable

    La obra de Tato Pavlovsky dirigida por Juan Washington Felice Astorga representa una mirada profunda sobre la relación de una pareja heterosexual y sus propias incertidumbres frente a cuestiones inevitables como los convencionalismos, la rutina y el paso del tiempo.

  • FrentaFrenta: el dolor en clave de resurrección

    Más allá de su connotación religiosa, el término resurrección -derivado del latín resurgo (levantarse, alzarse)- puede entenderse como una nueva oportunidad. Algo similar ocurre en Frenta, el unipersonal de danza y actuación de Belén Coluccio que puede verse todos los jueves a las 21 hs. en el CC Rojas.

  • Lorca en las trincheras de MadridUna trinchera para Lorca en el barrio de La Boca

    Una excelente puesta en escena, una musicalización en vivo impecable y sin fisuras, un trabajo prolijo, serio y coordinado entre actores, actrices y títeres, y la épica de una de las luchas más tristemente dulces de nuestra historia. Lorca en las trincheras de Madrid, la obra de teatro del Grupo Catalinas Sur, tiene todo eso y un poco más.

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.