Economía

22 agosto, 2018

El día que la CGT se reunió con el FMI

El martes, en la sede de la UOCRA, la dirigencia de la Confederación General del Trabajo (CGT) se reunió con integrantes de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), en donde los enviados de Christine Lagarde escucharon por un lado la opinión que tiene la central obrera sobre la situación económica y por otro comunicaron a los sindicalistas los detalles del acuerdo.

El martes, en la sede de la UOCRA, la dirigencia de la Confederación General del Trabajo (CGT) se reunió con integrantes de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), en donde los enviados de Christine Lagarde escucharon por un lado la opinión que tiene la central obrera sobre la situación económica y por otro comunicaron a los sindicalistas los detalles del acuerdo.

Entre los presentes estuvieron Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, del triunvirato; acompañados por Gerardo Martínez de UOCRA (construcción), Andrés Rodríguez de UPCN (estatales), José Luis Lingeri de Obras Sanitarias; y Omar Maturano de La Fraternidad (maquinistas).

Del otro lado de la mesa participaron Roberto Calardelli, jefe de la misión, secundado por otros dos miembros de la comitiva: Joyce Wong y Paolo Didine.

La reunión fue hermética. A la salida Schmid contó que la comitiva de Lagarde escuchó “la visión que tiene la CGT”, mientras que los extranjeros dieron detalles del plan acordado con el Estado argentino en el que, entre otras cosas, se le solicita al gobierno de Mauricio Macri la aprobación de una reforma laboral.

“Ratificamos lo que dijimos antes de la reunión, de que no estamos de acuerdo con el costo social del acuerdo. Ellos tienen una postura tecnocrática y en la reunión dieron detalles del diseño del acuerdo”, agregó Schmid que recalcó la importancia de “estabilizar la macroeconomía”. Además, sostuvo: “Si el ajuste se extiende, hay posibilidades de conflicto muy grave en la Argentina”.

Quien salió al cruce de la mesa chica de la central fue el dirigente canillita, Omar Plaini, quién calificó la cita como “un acto de voluntarismo”. El hombre de confianza de Hugo Moyano sostuvo que “de la reunión con el FMI no se puede esperar una respuesta. Este gobierno tiene un plan sistemático y el organismo es el típico usurero”.

Por otro lado, manifestó que la cúpula podía “tomar café y comer sanguchitos” pero que había que estar “hoy más que nunca con los trabajadores del Astillero Río Santiago”, en mención a la represión desatada el martes en la ciudad de La Plata mientras en paralelo se desarrollaba el encuentro.

Al finalizar la reunión, Calardelli se mostró preocupado por el nivel de inflación, pero con cierto grado de optimismo. “Tiene que bajar y nosotros creemos que va a ser el año próximo”, confió.

Hace casi dos meses, la cúpula de la central obrera había mantenido una teleconferencia con el enviado de Lagarde y planificado una reunión para septiembre, pero se anticipó debido al desembarco de los misioneros del FMI que se asentaron días atrás en el país para auditar los números de la economía y las metas pactadas con el gobierno.

Días más tarde, Schmid había advertido que era “prácticamente inviable llevar adelante un ajuste de estas características en un país que ya está paralizado y en recesión”, con respecto al recorte de 300 mil millones de dólares que reclama el Fondo.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos