Notas

La excepción como regla, o cómo administrar la propia existencia en los medios de comunicación

La excepción como regla, o cómo administrar la propia existencia en los medios de comunicación
septiembre 10
17:27 2018

Por Ana Clara Azcurra Mariani*. “Soy Mayra, soy pobre y voy a hablar desde esta condición estigmatizante”. Quien nos interpela de esta manera es una joven de veintitantos desde el escenario de la edición TED Bahía Blanca. En principio esta declaración de origen podría suponer una tensión con el perfil prototípico del orador de este tipo de charlas, individuos de las capas medias y altas profesionales, emprendedoras, empresarias y/o académicas (investigadores, docentes) con discursos entusiastas, “proactivos” y meritocráticos.

Una primera y rápida comparación pone a distancia, entonces, la trayectoria biográfica de Mayra Arena, criada en una de las villas más marginales de la ciudad de Bahía Blanca, del sujeto estándar que propone este evento. Sin embargo, la distancia en este caso funciona y absorbe cualquier elemento disruptivo. La operación es sencilla y escapa incluso a la lógica de administración de los discursos de TED porque es anterior. Se llama reconocimiento y es una de las formas en las que las personas se auto regulan sin que el poder deba actuar de manera represiva o coactiva.

¿Por qué Mayra Arena nos resulta atractiva? ¿Por qué aquello que dice nos seduce e invita a compartirlo casi como una responsabilidad social inexorable? Voy a ensayar algunas hipótesis que posiblemente no sean originales pero que funcionen a modo de orden para el pensamiento sobre el verdadero nudo problemático al que Arena nos expone. Esto es, quiénes tienen la posibilidad de hablar y administrar su discurso (y su imagen) en los medios de comunicación y bajo qué reglas explícitas e implícitas deben negociar aquello que tienen y quieren decir.

Primero, Arena apenas denota rasgos de un habla plebeya en su exposición oral. Ella misma reconoció en su Facebook personal que entrenó su oratoria, es decir, que se ocupó reflexivamente de adquirir ciertas destrezas y modos de hablar que lograran hacerla “encajar” en un evento que construye determinadas expectativas sobre los expositores y que se dirige a un público de clase media urbana que aguarda regresar a su casa con la satisfacción de una ilustración multidisciplinar en formato cuarto de hora.

Arena, entonces, habla como “nosotros”, como ese Gran Nosotros de clase media bien pensante que abarca infinidad de matices y que aglutinamos descaradamente, otra vez, a modo de primer ordenamiento de ideas. Ella lava su discurso, lo “blanquea”, le quita los rasgos plebeyos y sintoniza con los asistentes que no sienten ninguna incomodidad ni sismo cognitivo.

En segundo lugar, Mayra Arena elige un formato semejante al stand up, lo que hoy es plausible de ser considerado el humor hegemónico en el amplio abanico de la clase media que elige comediantes catárticos, con rasgos severos de ira, exceso de psicoanálisis y melodramática frustración. Nuevamente, ella reconoce el modo de acercamiento más efectivo, y se declara como portadora de los estigmas típicos que recaen sobre los pobres, posicionándose como ejemplo que le permite credibilidad y la habilita para la crítica, la risa y la ternura frente a su argumentación.

En tercer lugar, Mayra Arena es blanca. Nada hay de políticamente correcto en evitar reconocer que los sectores populares en Argentina tienden a estar integrados por personas con la piel trigueña o morocha, algo que el historiador Ezequiel Adamovsky reconoce en la introducción a su libro Historia de las clases populares en Argentina (Sudamericana, 2012) como tendencia no definitoria pero que alimenta la asociación estigmatizante del pobre como negro. Además, que empaticemos con Arena por su color de piel blanco habla más de nosotros que de una virtud suya.

En cuarto lugar, todas sus argumentaciones respecto de qué tienen los pobres en la cabeza son afirmaciones de rápida asunción y tranquilizadoras, más o menos lo que todos conjeturamos. La violencia como resentimiento; la cantidad de hijos como única aspiración a la propiedad privada posible en los sectores marginales; el gasto improductivo en zapatillas caras como forma de distinguirse y llamar la atención. Todas apreciaciones que merecen complejizarse y que, no dudo, Arena lo sabe y podría hacerlo, pero no en escasos 15 minutos.

Por último, Arena arribará a una conclusión que encastra de maravilla con los discursos corrientes que emparentan el mensaje de los noticieros con las charlas suscitadas cotidianamente en la verdulería o la sala de espera de un consultorio. La familia de clase media te enseña que la vida te la podes ganar de otra manera, dice ella, está bueno juntarse con el diferente. Entonces yo replico que aquello que ella identifica como diferencia es en realidad desigualdad.

Es cierto, nadie elige con qué baño nacer, pero esa arbitrariedad en la que nos toca nacer y que nos deposita en la carencia o en la abundancia (para ser irrespetuosamente dicotómica) no se llama de ninguna manera diversidad o multiculturalismo.

En una entrevista previa al video de su charla TED, Arena afirmó que lo que la salvó de la marginalidad es creer que se puede tener todo lo que se sueña tener. La creencia, sin dudas, se impregna en cuerpos y en prácticas habilitando acciones poderosas (pensemos sino en la especulación financiera), pero no es el entusiasmo singular ni el anhelo alegre lo que combate la desigualdad. Y mientras nuestra atención al “pobre” ocurra cuando reafirma con su discurso nuestro imaginario pequeño burgués del esfuerzo individual y el voluntarismo mágico, seguiremos cayendo en la trampa de la pluralidad de voces una y otra vez.

La experiencia de vida de Arena y la interpretación que realiza sobre su biografía no es materia discutible desde la dimensión personal sino sólo desde el perfil público que sus dichos asumen. No se trata de una impugnación ni una desautorización sino de la evidente reconversión que conlleva negociar, desde la desventaja, la administración de la propia voz desde posiciones históricamente subordinadas. Entre la resistencia que se evita exponer y la posibilidad de existir y polemizar aunque sea de manera light, ella negocia su existencia en la circulación mediática y desecha el silencio.

Es momento de dirigir un mayor esfuerzo investigativo, interpretativo y de exploración al mundo de los ricos, a sus prácticas y su moral de doble vara, endeble y llena de fisuras. Propongo el ejercicio de bajarlos de “lo alto”, ponerlos en una línea continua al resto de los comunes y cuestionarlos. El problema de nuestras sociedades no es la pobreza, es la riqueza.

@serserendipia

* Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA) y doctoranda en Ciencias Sociales

Notas relacionadas

6 Comentarios

  1. Lionel
    Lionel septiembre 10, 21:52

    Muy interesante análisis.

    Reply to this comment
  2. Julia Cohen
    Julia Cohen septiembre 11, 10:14

    Respondo a tu artículo luego de ver la charla TED de Mayra Arena.
    Te pregunto ¿solamente las personas con bidet en la casa, blancas, con acceso a la educación pueden hablar con propiedad y elocuencia? ¿No puede Mayra preparar su discurso como cualquier otra persona? ¿No es parte de cómo es ella hablar de esa forma o acaso modificó totalmente su forma de ser y dejó sus hábitos plebeyos sólo para dar esta charla? ¿Quién ese ¨nosotros¨al que te referís y porque Mayra no puede ahora estar incluida? ¿O acaso ser pobre es un legado que debe seguir reproduciendo?
    Lo que se desprende de tu texto es que alguien de orígenes pobres no puede tomar conciencia de su condición y hablar desde otro lugar. Dar esta charla es una experiencia análoga a conocer otros baños a partir de eso, ella se encuentra con nuevas formas y crece, se transforma. Ella misma dice (en otras palabras) ¨los pobres no podemos ver esto que nos pasa por eso lo seguimos reproduciendo¨. Ella por sus circunstancias de vida pudo salir de las formas “pobres” o “plebeyas”.
    Por otro lado, me parece un grave asumir que es blanca sólo porque es clara. Es evidente que su ascendencia no es europea o puramente caucásica. Mayra podría tener orígenes en los pueblos originarios o afro. Me sorprende que una persona que se dedica a las ciencias sociales niegue la diversidad cultural dentro de una misma identidad.
    En relación a la dicotomía diversidad – desigualdad. Creo que la consufsión es tuya, Mayra habla siempre de la desigualdad. Nunca trata de representar su experiencia cómo una diferencia de otro orden y eso queda muy claro en su charla.
    Por último, me parece que sí es válido reflexionar y criticar la posición, mirada y actitud de la clase media burguesa frente a este tipo de discurso pero tu análisis me parece que sólo colabora a mantener el prejuicio sobre la pobreza y no puede despegarse de los privilegios que la charla TED pone en cuestión.

    Reply to this comment
    • Lionel
      Lionel septiembre 11, 17:39

      Julia, no me parece que se juzgue a Mayra ni se la critique, más bien creo que intenta criticar a la clase media y explicar por qué ese discurso de Mayra es tan bien recibido y mostrado como ejemplo. Yo la digo hace bastante a Mayra en sus posteos en Facebook y me parece una piba excepcional, con una inteligencia y una intuición admirables, y sobre todo una capacidad de adaptación que sin dudas tiene su pilar en la educación pública pero ella ha sabido aprovechar al máximo.
      Saludos.

      Reply to this comment
      • Julia Cohen
        Julia Cohen septiembre 12, 09:48

        La excepción como regla, o cómo administrar la propia existencia en los medios de comunicación

        Lionel me parece que ya el título se enfoca bastante hacia la oradora y predispone al lector a pensar sobre la posición de Mayra y no a hacer una auto reflexión.

        Reply to this comment
  3. Santiago
    Santiago septiembre 11, 23:05

    Que salga a pedir perdon de rodillas la chica por comunicar algo de manera efectiva y generar algo de empatia en los que no comparten su condicion. Despues de eso que salga a comunicar correctamente alguien que tenga la ISO progre en como se comunica lo que es la pobreza.

    Reply to this comment
  4. Chimango
    Chimango septiembre 18, 10:21

    Me parecen muy acertadas varias de las observaciones de la nota. La verdad: me tienen recontrapodrido las pseudoreflexiones mediáticas tipo “food fast” filosófico que parecen diseñadas para tranquilizar la tilinguería intelectualoide de los que no se animan (porque en el fondo no quieren) a ponerse verdaderamente en el lugar del otro, de “los/las” los otros, y asumir actitudes o compromisos concretos sobre cuestiones que todos sabemos que hay que cambiar. Es más fácil “establecer empatía” con un pobre desde una cómoda butaca de auditorio.
    Ah! Una cosa, tengo que ser honesto: yo también SOY pobre, yo tampoco tuve bidet, yo también me compré zapatillas caras con los últimos mangos del sueldo de mi viejo. Ahora, porque he dado la pelea gremial (soy un negro gremialista del bombo y el piquete) y porque mi compañera es puro huevo, la paso bastante bien, tengo auto, casa (de plan) y me voy de vacaciones. Pero no presento mi historia personal con orgullo, siempre recuerdo el dolor (ya como padre) y la rabia del “no, no me alcanza”. No siento ni sentí “los estigmas” de la pobreza, pero tampoco los presentaría como un blasón. Todavía me dá bronca haber visto a mis padres sacrificarse (mucho) cuando era pibe. Pero nunca me consolé con la indulgencia cruel del morbo de los ricos que se quieren lavar la cara pretendiendo que entienden a los pobres.
    A todo esto: como se solventa económicamente esta movida “sin fines de lucro”? Estoy leyendo en diario de la región que el próximo encuentro se realiza en el exclusivísimo hotel Llao Llao de Bariloche. Creo ahí si tienen bidet, no?

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Ciencia y Tecnología

  • Asamblea COFECyTProvincias rechazan bajar a rango de Secretaría Ciencia y Tecnología

    Titulares de la cartera científica de 18 provincias rechazaron pasar a Secretaría al Ministerio de Ciencia. Hablan de “presupuesto cero” para el COFECyT, en 2019. El testimonio de ministros de cinco provincias en esta nota. Para Elustondo, de Buenos Aires, “no hay degradación del sector”.

  • Congreso CienciaDiputados: piden que avance el proyecto de Financiamiento de Ciencia

    Referentes del sector científico y tecnológico pidieron este jueves que se acelere el tratamiento del proyecto de Ley de Financiamiento para la Ciencia y la Tecnología que tiene ya media sanción del Senado desde el año pasado. Buscan una salida a la asfixia presupuestaria del sector.

  • KREINERAndrés Kreiner: “El gobierno comete un gravísimo error al cancelar la cuarta central nuclear"

    Tras los 250 despidos en la unidad de gestión de NA SA y Dioxitek, desde la Comisión de Energía Atómica (CNEA), el físico e investigador, Andrés Kreiner, le respondió al subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, por el suspendido acuerdo con China.

  • GadanoJulián Gadano: “Tenemos que saber manejar tecnología de uranio enriquecido”

    Tras suspenderse el acuerdo con China para construir la cuarta central nuclear en Argentina, el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, habló con Notas sobre la tecnología CANDU, la construcción de la central en Río Negro y el futuro de la transferencia tecnológica bajo la gestión Cambiemos.

  • CONICETDespués de la toma: CONICET aceptó pagar paritarias a los becarios

    El Directorio del organismo lo comunicó luego de la masiva protesta de los investigadores en todo el país. El presidente de CONICET, Alejandro Ceccatto, se reunió con los manifestantes luego que ocuparan la sede central. Semanas atrás Lino Barañao se había negado a pagar la suba paritaria.

  • VIDEO-ARBITRAJEVAR: fútbol y tecnología intentarán ir de la mano en Rusia

    La 21° edición del campeonato mundial de fútbol será la primera en la historia en contar con el “arbitraje asistido por video” (en inglés, VAR). Si perfecciona el fútbol o le quita su esencia ha sido un debate internacional. Lo cierto es que el sistema que tantas críticas ha cosechado tendrá su prueba más importante en Rusia 2018.