Notas

Camino a 2019: el peronismo que se define por la negativa

Camino a 2019: el peronismo que se define por la negativa
octubre 01
09:29 2018

Por Federico Dalponte. La «ancha avenida del medio» hoy se parece más al desfiladero de las Termópilas. Una suma de individuos de limitado peso electoral definidos por el rechazo a las dos principales fuerzas del país.

Mesa rectangular, cuatro hombres, cabecera vacía. El armado del peronismo no-kirchnerista dio su paso inicial y espera que las encuestas le den una alegría antes del lanzamiento oficial previsto para noviembre.

La experiencia de 2015 es valiosa si no se quieren repetir errores, pero el escenario no parece haber cambiado demasiado. En aquel tránsito, el Frente Renovador hizo campaña con la misma pretensión actual, procurando romper la polarización. Aunque no es fácil en Argentina, menos con un sistema de primarias que desnuda el orden de preferencias dos meses antes de las elecciones generales.

Con todo, el entonces candidato Sergio Massa logró retener en octubre los votos cosechados en agosto. Podría decirse que tiene un piso que le es más o menos fiel. La duda, sin embargo, es si alcanza para terciar en una disputa que tendrá a dos expresidentes como posibles candidatos.

Desde la conformación de Cambiemos, en marzo de 2015, el escenario político se concentró en tres alternativas claras, sin que la deserción de muchos ex miembros del Frente para la Victoria haya modificado el tablero de modo sustancial. Conclusión inevitable: la principal pelea del relanzado peronismo no kirchnerista será por meterse en una eventual segunda vuelta.

peronismo-no-kirchnerista

Mesa de 4: Sergio Massa, el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, y su par salteño, Juan Manuel Urtubey, y finalmente el senador Miguel Ángel Pichetto.

Será difícil, aunque lo importante a un año de las elecciones sería medir las posibles consecuencias en caso de consolidarse este armado –o bien en caso de esfumarse–.

En la primera coyuntura, un escenario con tres fuerzas competitivas similar a 2015, con una tercera opción que logre un alto índice de retención de votantes luego de las primarias, sería la antesala inevitable al ballotage.

Pero de ese riñón de votantes peronistas no-kirchneristas emergen a su vez todo tipo de perfiles. Si esa opción no estuviera, muy probablemente crecerían las dos primeras mayorías, con resultado incierto. Esto es, claro, similar al escenario de segunda vuelta y lo que, con mínimas fugas hacia minorías, funcionó como modelo predilecto en la Argentina entre 1983 y 1993, antes de la aparición del FREPASO.

Lo cierto es que esta nueva estrategia de un sector del Partido Justicialista cumple un rol nada despreciable en una elección presidencial. En efecto, en el segundo caso, si se licuara el peso electoral de este frente en ciernes, podría ocurrir un desenlace anticipado en primera vuelta.

El piso de las principales fuerzas contendientes, tanto del oficialismo como de Unidad Ciudadana, es lo suficientemente alto como para aspirar al 45% que impone la Constitución para la consagración. Si hoy nadie piensa siquiera en alcanzar esa vara, es porque el electorado tiene una tercera opción –a priori– competitiva a la cual recurrir.

Si no estuvieran, el escenario podría cambiar de forma radical: una suerte de 1999 ó 2007, en vez de un 1995 ó 2015. Pero con esa parte del PJ en disputa, más allá de cómo se definan las candidaturas, suena bastante verosímil pensar en una segunda vuelta el próximo año.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • sergio-massaConvencer a los del medio

    Por Federico Dalponte. No los seduce la gestión actual y tampoco la anterior. Pero pretenden ser seducidos por la próxima. Más que una crítica a un gobierno pasado, un buen discurso electoral es un programa de gobierno futuro.

  • populismoEl mito de moda: las izquierdas fracasan, la derecha gestiona

    Por Federico Dalponte. Pareciera que sólo fracasan los gobiernos de izquierda, y siempre por impericias propias. José Saramago decía que el truco era que el capitalismo, en cambio, nunca decepciona porque no promete nada.

  • trump-bolsonaro-macri-pineraUna vuelta a la política exterior de pro-intervención

    Por Federico Dalponte. Quince países avalaron en la OEA la propuesta intervencionista de Estados Unidos en Venezuela. Entre ellos, el gobierno argentino, que exhibió como logros su política de alineamiento automático y la injerencia norteamericana en la región.

  • evo-morales-2019Bolivia 2019: desafíos hacia las presidenciales de octubre (II)

    En esta segunda parte, intentaremos comprender por qué siendo Bolivia el país con mayor crecimiento económico de la región, las elecciones presidenciales de este año se presentan como las más difíciles que tendrá que afrontar el oficialismo desde que inició el proceso de cambio.

  • trump-venezuelaInformación falsa: el eje de EEUU para el golpe en Venezuela

    El término fake news se asocia a una anomalía favorecida por las redes sociales. ¿Pero qué sucede cuando es la principal potencia militar del mundo la que difunde noticias falsas con un objetivo geopolítico y son replicadas por periodistas que olvidan chequear?

  • macri-massa-cfk¿Ya está definida la elección?

    Por Federico Dalponte. Marcos Peña asegura que Macri ganará en primera vuelta. Aníbal Fernández afirma que en octubre vencerá Cristina. Su colega Alberto, más prudente, dice que cualquier opositor ganaría un ballotage. Al menos dos de ellos tienen que estar equivocados.