Notas

Después de Macri, más que una pesada herencia

Después de Macri, más que una pesada herencia
octubre 05
16:51 2018

Por Federico Dalponte. La enésima receta económica pretende durar hasta bien entrado el próximo año. Será la última apuesta oficial para llegar con aire a las elecciones. Eso sí: la hipoteca empieza recién en 2020.

La receta es sencilla: esta semana los bancos se convirtieron en un gigantesco pasamanos. Las famosas y rimbombantes Leliq son el precio que paga el gobierno argentino para aniquilar un dólar tumoral llevándose puesta la vida del paciente.

Los bancos pagan una tasa monstruosa para tentar a los depositantes en pesos. Pero ese dinero que toman no se vuelca al crédito, sino que lo prestan al Banco Central a cambio de unos bonos que rinden lo que ninguna otra actividad en el mundo.

Cualquier incauto hubiese pensado que el acuerdo con el FMI traería consigo la dilapidación del capital presidencial. Pero no. La designación de Guido Sandleris fue el preludio a un cambio de estrategia.

La fijación de bandas anticipaba que el dólar llegaría prontamente al límite superior y, ante la parca capacidad de contención del BCRA, todo sería incierto. Un dólar a 45, 46 o más.

Pero nada de eso ocurrió hasta ahora. Frente a la posible adversidad, Sandleris desoxidó la vieja bicicleta y comenzó a aspirar los pesos del mercado a una tasa altísima. Tal como en otras épocas, la deuda será el gran problema nacional de los próximos años.

La pesada herencia había consistido hasta ahora en una figura mitológica, en la excusa predilecta de Cambiemos para justificar cualquier desastre voluntario: tarifazos, despidos, recortes de presupuesto. Una suerte de comodín para esconder la convicción detrás de la supuesta calamidad inevitable.

Hoy la herencia será indefectiblemente parte del debate por venir. Como la hiperinflación lo fue a finales de los ochenta o la convertibilidad diez años después. Cualquier candidato que no demuestre sapiencia económica arrancará la campaña mirando desde atrás.

El FMI cubrirá las espaldas argentinas hasta la elección presidencial, no más allá. Miles de millones de dólares sobre la mesa como garantía de estabilidad financiera a corto plazo. Un auténtico aporte de campaña.

Lo que el gobierno compró fue tiempo, ni más ni menos. Un canje de deuda por un año sin default. Pensar que esto es un «2001» es un error mil veces dicho. Pero sin dudas constituye la antesala perfecta.

En las crisis económicas y políticas más resonantes desde la recuperación democrática, dos actores soltaron la mano del gobierno un minuto antes del deceso: el Banco Mundial y el FMI.

Los acreedores externos saben siempre cuándo huir. Son los primeros en retirarse, como bien aprendió Macri en abril pasado. El FMI, en cambio, intenta a menudo una última transfusión. Pero no se queda a velar a los muertos.

Grecia, Egipto, ejemplos que se citan para convencer al electorado de que hay vida después del Fondo. Y es cierto que la hay: una vida más pobre, más excluida; una vida peor.

Una buena parte de la dirigencia argentina se acostumbró a ensayar planes de contingencia. Tanto que ningún gobierno logró llevar a cabo un plan desprovisto de alarmas y parches.

La crisis externa, la sangría social interna y la parálisis económica condicionarán a cualquier sucesor presidencial. Si el FMI se queda allí, parado al lado de Macri hasta su eventual reelección, las condiciones económicas y sociales tal vez no quiebren la estabilidad política.

El problema en tal caso será la herencia: el día después de que no estén Macri ni el Fondo, y queden apenas la deuda monstruosa, dos dígitos de desocupación, un tercio de pobreza.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • Candidatos todos chabonesCierre de alianzas y algo más

    Por Juan Manuel Erazo. Si la fórmula Fernández-Fernández implica la búsqueda de un gobierno moderado o de transición, la fórmula Macri-Pichetto manifiesta lo contrario. Ambas distan de ser meros movimientos electorales o simples búsquedas de votos. Manejen ciertos niveles de gobernabilidad, cristalizaciones de correlaciones de fuerzas, y ante todo, un escenario que se corre hacia la derecha.

  • Pichetto MacriLos polos se refuerzan y el centro se diluye

    Por Federico Dalponte. El cierre de alianzas dejó sorpresas, pero ninguna como el pase de Miguel Ángel Pichetto al oficialismo. El sueño macrista es que la vía rionegrina al peronismo decante en mayores votos, pero los que dudan son muchos. O quizás Todos.

  • majul (1)La argentina más odiada

    Por Federico Dalponte. La campaña electoral se define en un detalle ortográfico. Para unos, la argentina más odiada es Cristina Kirchner y su estilo, su gobierno, su todo. Para otros, la más odiada es la Argentina actual: endeudada, empobrecida y excluyente.

  • foto: Somos TélamPeriodismo en emergencia: la importancia de comunicar con responsabilidad

    Otro día del periodista nos encuentra luchando en las calles contra los despidos, la precarización laboral, las constantes violaciones al Estatuto del Periodista Profesional y, ante todo, en defensa del derecho a la información. Desafíos y responsabilidades a la hora de construir medios populares, feministas y organizados.

  • 27-05-19 Buenos Aires Inauguración Paseo del Bajo. Foto: Luciano Thieberger.Cambiemos estrena discurso de campaña: una apelación al sentimiento

    Por Federico Dalponte. Todo presidente que aspira a la reelección busca instalar una idea básica: hicimos mucho, falta más, pero vamos en buena dirección. Un repaso por el discurso del macrismo da pautas de una campaña que ya empezó.

  • Fernández FernándezCristina da un paso al costado y dos adelante

    Por Javier Slucki. Como hizo tantas veces durante su carrera política, Cristina Fernández volvió a comunicar las cosas sin admitirlas. Esta vez, aceptando tácitamente que el discurso de choque que el kirchnerismo en el poder adquirió desde el conflicto con el campo, y que le permitió ganar las elecciones de 2011, ya no sirve para generar gobernabilidad.