Notas

¡Ganó el odio! O la política y el problema de la afectividad

¡Ganó el odio! O la política y el problema de la afectividad
octubre 16
15:07 2018

Por Juan W. Cucurto*. En el llamado “campo popular” hay temáticas que ganan lugar con letargo. La afectividad es una de ellas, y nadie puede dudar que en los procesos de legitimación o recomposición y reconfiguración del orden social, los afectos tienen un lugar relevante en la política: la propaganda, la publicidad, los noticieros, el coaching, las caras de Vidal, son algunos de los territorios más evidentes.

En los últimos años con el crecimiento “inexplicable” de la derecha neoliberal (dado en el marco de un proceso que para muchos se creía irreversible) comienza a ganar terreno una incipiente reflexión sobre las relaciones entre afectos y política.

Con la contundente victoria de Jair Bolsonaro en la primera vuelta presidencial en Brasil la desorientación, otra vez, atravesó notas periodísticas, portales progresistas y muros de Facebook de militantes, simpatizantes e intelectuales. “El amor vence al odio”, dijo el kirchnerismo ayer, “la urna no es un lugar para depositar odio, es un lugar para depositar sueños”, habría dicho Lula ahora.

Entonces, en las tentativas mencionadas de captar lo afectivo en juego, el odio es señalado como elemento catalizador de voluntades y como argumento revelador de lo que motoriza a sectores de la sociedad (burguesía/oligarquía y también “clase media”). Por otro lado, se refuerza una mirada binaria y unidimensional del sujeto de la afectividad: o se odia o se ama, y simultáneamente están quienes aman y quienes odian también. En otros términos, el que odia en esta perspectiva no “ama”, no puede desear.

De tal modo, la cuestión se simplifica y empareja cualquier análisis a lo que en realidad sería una verdad ya establecida a priori. Se produce así una respuesta prefabricada ante una realidad que se presenta incomprensible y, al mismo tiempo, se ocultan una serie de interrogantes que el “campo popular” no siempre está dispuesto a plantearse, y que en estos momentos se esboza en el mejor de los casos de la siguiente forma: “Que lleva al pueblo a elegir en su contra”. ¿Es en su contra? ¿En contra de qué? ¿Qué quiere el pueblo? ¿Quiere sufrir? ¿Qué determina lo que se quiere? ¿Quién quiere/siente/piensa? ¿Estamos seguros que esto es más deseable que ello?

Por último (aunque sin pretender agotar la cuestión), se dice algo más: que hay algo irracional que podría echar luz sobre el problema de intelección establecido (o sea que tan irracional no sería): los afectos. La cuenta es sencilla: tenemos la razón, tenemos el amor, sabemos decir que hay que desear, ¡que puede fallar!… “¡Ellos tiene los medios de comunicación!”, se sostiene entonces de forma apremiante y se pierde así una oportunidad de poner en suspenso alguna de nuestras certezas analíticas.

Las interrogaciones bosquejadas, pretenden vislumbrar que para iniciar con algún nivel de rigurosidad cualquier reflexión sobre la cuestión, debemos sopesar la concepción de sujeto que se propone desde estos lares, y (re) considerar la siempre postergada tarea de su elaboración en función de una crítica reflexiva de las realidades concretas como así también para proyectar cualquier tipo de transformación.

El problema no es nuevo, y sin ir más lejos en nuestro país fue planteado por León Rozitchner hace más de medio siglo atrás, cuando advirtió a la izquierda el olvido del sujeto. Él mismo encontró en el psicoanálisis plausibilidades para aproximar algunas herramientas, y también dejó a las y los psicoanalistas algunas orientaciones. Una básica para pensar el tema que nos ocupa aquí: el capitalismo no sólo produce “objetos”, los “sujetos” también están determinados por el sistema de producción que los produce, entonces las formas de la afectividad en el plano de la individualidad, que son poco irracionales, son formas que estructuran (junto con otras) la realidad y dan sentido a las acciones concretas. Para hacerla corta: eso que Freud dio en llamar aparato psíquico es complemento individual del aparato productivo. Esto abriría niveles de análisis diversos a los anclados en la dominación (de una clase sobre otra) y de la influencia (de los medios de comunicación por ejemplo).

Por eso si bien resulta pertinente y necesario poder dilucidar qué procesos promueve el odio específicamente en términos subjetivos (el psicoanálisis lo ubica también como fundamental en la constitución del psiquismo y en particular del “Yo”), es prioritario indagar esa racionalidad muda que a la afectividad le negamos, porque esta -retomando los aportes de Freud- constituye el modo más primario, rudimentario y elemental de valoración y cualificación de los objetos de la realidad, y porque por ende tiene implicancias en las prácticas sociales. La inherencia del conflicto en el psiquismo, revela entonces que potencialmente es posible otra afectividad.

* Psicoanalista

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Cine y TV

  • festival-cine-mdpComenzó la 33° edición del Festival de Cine de Mar del Plata

    El sábado pasado comenzó el 33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y que continuará hasta el próximo 17 de noviembre. El evento es uno de los más prestigiosos de todo el país y, como cada año, se proyectarán películas tanto nacionales como del resto del mundo a lo largo de sus ocho días de duración.

  • Familia SumergidaLa incomodidad y extrañeza del duelo

    La ópera prima de María Alché, Familia Sumergida, es una película sobre el duelo. No sobre el proceso de aceptación de la pérdida de un ser querido, sino sobre la inmediatez de esa pérdida concreta que conlleva una pérdida de estabilidad. No se trata aquí del desgarro emocional, sino de la sensación de extrañeza.

  • FestiFreakFinalizó la 14° edición del FestiFreak en La Plata

    El pasado domingo se dio cierre al 14° Festival Internacional de Cine Independiente de La Plata, mejor conocido como Festifreak. En esta edición, llevada a cabo entre los días 11 y 21 de Octubre, se proyectaron más de 60 obras, además de talleres y distintas actividades especiales, como las películas musicalizadas por bandas locales.

  • potro-rodrigo-peliculaEl Potro, la película: cuando el mito se desprende de la persona

    El Potro, lo mejor del amor es la película de un icono popular, un personaje de la gente, de esos que a veces sin intención representan una identidad inclusive política. Su producción forma parte de un cine que reivindica a los ídolos populares, de abajo. Un cine peronista dirán algunos, esa especie de subgénero que inauguró el cineasta más popular de nuestro país y a quien Muñoz -la directora de este film- pareciera rendirle homenaje.

  • Woody AllenA Rainy Day in New York: la historia dirigida por Woody Allen que puede no salir a la luz

    El movimiento #MeToo develó una serie de abusos sexuales provocados por las estrellas masculinas hollywoodenses más famosas y acabó con proyectos millonarios que tenían como protagonistas a los actores, directores y productores mejor pagos del medio. Hoy, las réplicas del terremoto que sacudió a la industria cultural más rica del mundo golpean a Woody Allen y su última película se quedó sin fecha de estreno.

  • Patricio Escobar"Los curas villeros le lavan la cara a la Iglesia Católica"

    Patricio Escobar, director del documental Bienaventurados los mansos conversó con "Fuera de Servicio" por Radio Sur FM 88.3 sobre su obra y su mirada del rol de la iglesia en nuestro país.