Géneros

19 octubre, 2018

“Volvemos a un protocolo que viola todos los principios en los casos de aborto no punible”

María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, habló con “Maldita Suerte” por FM La Patriada y repudió la decisión de la Justicia que restablece las restricciones para los abortos no punibles en la Ciudad de Buenos Aires.

María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, habló con “Maldita Suerte” por FM La Patriada y repudió la decisión de la Justicia que restablece las restricciones para los abortos no punibles en la Ciudad de Buenos Aires.

– ¿Qué significa esta sentencia del Tribunal Superior de Justicia?

– Lamentablemente significa que volvemos al protocolo de Lemus, que es un protocolo que había instalado el ex ministro de Salud de la Ciudad, y luego de la Nación, que viola todos los principios que estableció el fallo F.A.L. en los casos de aborto no punible. Es un protocolo que sale con la excusa de cumplir con el fallo pero lo que hace es establecer requisitos y restricciones que violan, justamente, los principios esenciales de ese fallo. Exige la denuncia penal en los casos de violación, establece restricciones respecto de la edad en el acceso al aborto no punible sin consentimiento, establece equipos interdisciplinarios, algo que el fallo expresa que violan los derechos de la persona gestante y además constituye violencia contra las mujeres, en los términos de la ley contra la violencia hacia las mujeres.

La verdad es que es una vergüenza, es preocupante. No solamente volvemos a un protocolo que viola los principios del fallo F.A.L., de la Constitución Nacional y de la Ciudad y de los tratados internacionales que ha firmado la Argentina, sino que además está en contra de la voluntad de los legisladores en la Ciudad de Buenos Aires que en su momento votamos un protocolo de aborto no punible que seguía los principios del fallo. Lamentablemente el jefe de Gobierno en aquel momento, hoy presidente de la Nación, vetó esa ley a pesar de haber sido aprobada por la Legislatura.

– Viene teniendo un recorrido legal bastante complicado, ¿todavía hay recursos posibles?

– Sí, estamos preparando la apelación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y esperamos que ahí haya un fallo favorable. Además el fallo es vergonzoso porque se agarra de un tecnicismo absolutamente anti jurídico, lo que dicen los jueces es que esto lo debe reclamar una mujer embarazada, que haya sido violada o que entre en los requisitos del aborto no punible. Y esto es vergonzoso porque generalmente no ocurre por los tiempos de la justicia, imaginate si una mujer embarazada hubiera tenido que esperar los tres años que lleva este juicio, no hubiera accedido nunca al aborto no punible. Y además la Constitución Nacional establece, y la de la Ciudad también, la posibilidad de amparos colectivos, que personas u organizaciones puedan representar un interés colectivo. Este es claramente un interés colectivo que se vio representado en su momento por las organizaciones que nos presentamos para reclamar este derecho.

– ¿Esta decisión se basó en una supuesta ambigüedad del artículo 86 del Código Penal?

– La ambigüedad es una interpretación muy forzada por los sectores anti derechos que pretenden que la violación es solamente para una persona con alguna discapacidad mental, son interpretaciones muy forzadas. El Código Penal es muy claro: en caso de violación o riesgo de salud en las mujeres, el aborto está permitido en Argentina. Y esto incluye todo tipo de abortos, porque la salud ya ha sido definida por la Ciudad de Buenos Aires, por la Argentina y organismos como la Organización Mundial de la Salud como el completo bienestar físico, psíquico y social. Por lo tanto cualquier situación que atente contra esto es un riesgo a la salud y debería habilitarse la posibilidad de derecho al aborto. Pero con la complicidad de esta Justicia machista, patriarcal y misógina hacen a esta situación en la que estamos hoy, pero no creo que sea tan ambiguo el Código.

– ¿Ves una respuesta reaccionaria ante la “ola verde” que viene creciendo?

– Sí, por supuesto. El avance del movimiento de mujeres y de la diversidad con todas sus conquistas, hoy está siendo cuestionado por todos estos sectores y la verdad es que es un peligro. Tiene que ver con la situación que estamos viviendo en el país, donde los sectores que tienen el poder emiten mensajes que hacen que sectores sumamente reaccionarios y minoritarios, porque a mi entender no creo que todos los que lamentablemente votaron a este gobierno estén de acuerdo con este tema, han sido envalentonados y generan estas presiones para generar retrocesos lamentables como los de estos jueces que se han expresado de una manera cobarde, anti jurídica, la verdad es que es una vergüenza este fallo. Tener jueces así en el Tribunal Superior de Justicia es vergonzoso.

– ¿Qué pasa en la práctica el día de hoy?

– Hoy sigue vigente un Código Penal que establece que el aborto es no punible en todas estas situaciones que mencionábamos recién. Por lo tanto sigue siendo no punible, seguimos teniendo un fallo F.A.L. que ampara a todas las mujeres que quieren acceder al aborto. Las complicaciones que se pueden generar tienen que ver con la interpretación de médicos o funcionarios que puedan querer obstaculizar, pero esto no quiere decir que hayamos perdido el derecho. Porque además estos jueces han sido tan cobardes que no es que han rechazado el derecho que invocamos en la Ciudad, sino que están basados en tecnicismos que no tienen nada que ver con esto, no se están expidiendo en la cuestión de fondo. Por lo tanto el derecho sigue estando, lamentablemente lo que no hemos logrado hasta ahora, esperamos poder con la Corte Suprema de Justicia de la Nación, es quitar las herramientas de interpretaciones forzadas que hacen estos sectores anti derechos en el acceso concreto de las mujeres que van a reclamar este derecho.

– Estos grupos que intentan ingresar a hospitales para no dar lugar a abortos o a escuelas para que no se de educación sexual, ¿les cabe algún tipo de acción legal? ¿tienen pensado llevar a cabo alguna?

– Sí, estamos analizando cada caso en particular, proponiendo a las familias de esas escuelas reunirnos para responder a estas situaciones. Por supuesto estas personas no pueden ingresar así a una escuela y tiene que haber alguna sanción para este tipo de conductas. Estamos analizando qué conductas se pueden imputar en cada situación porque algunas han sido más graves, han habido situaciones de violencia física, y en otros casos se podrá imputar otros tipos de conductas.

Pero hay que actuar, son sectores que se mantenían más en silencio porque son minoritarios, expresan a un sector social que quiere conservar privilegios y vulnerar derechos y hoy se sienten avalados por un gobierno que emite constantemente mensajes de violencia y de vulneración de derechos.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos