Notas

Escandalosa final: nadie se hace cargo y “la culpa es de los hinchas”

Escandalosa final: nadie se hace cargo y “la culpa es de los hinchas”
noviembre 26
13:01 2018

El escándalo generado alrededor del no partido entre Boca y River por la final de la Copa Libertadores no reflejó otra cosa que la connivencia entre barras, policías, dirigentes y funcionarios públicos, que priorizan el negocio y desprecian por igual a hinchas y jugadores, dejándolos en una situación de vulnerabilidad extrema frente a la violencia.

Todo comenzó el viernes, cuando la división de Conductas Delictivas de la Policía de la Ciudad, a raíz de un pedido del fiscal Norberto Brotto, allanó la casa de un integrante de la barrabrava de River. Allí encontraron 300 entradas, 7 millones de pesos en efectivo, vestimenta oficial.

Frente a la noticia, el club que preside Rodolfo D’Onofrio difundió un comunicado en el que se puso a disposición de la Justicia a la hora de la investigación, así como también adelantó que en caso de que las entradas fueran originales, tomaría “medidas necesarias” para anularlas. Por este motivo a mucha gente se le pidió DNI en la entrada al estadio.

La versión oficial del allanamiento vino de parte del ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, quien mantiene relación con el presidente de Boca, Daniel Angelici. “Había una organización mafiosa lucrando con estas operaciones de reventa y avanzamos con todos los medios a nuestra disposición para desbaratarla”, manifestó el funcionario porteño.

Aún con el testimonio de Ocampo, al día siguiente pasó lo que todo el mundo vio y lejos está la situación de haber sido “desbaratada”. Con el diario del lunes, el periodismo tuvo libertad de especular acerca del vínculo entre el allanamiento del viernes y la posibilidad de que parte de la barra haya expresado, con piedras al rival, su descontento con la tibia respuesta de River frente al allanamiento.

Responsabilidades compartidas

Desde el traspaso de la Policía Federal a la Policía de la Ciudad, esta última quedó como responsable de garantizar la seguridad dentro de la Capital Federal. En el protocolo había tres anillos: el primero y el segundo correspondían a las fuerzas a cargo del ministro Ocampo, mientras que el tercero correspondía a fuerzas federales, Prefectura y Gendarmería.

El micro de Boca se dirigió al estadio Monumental por la Avenida del Libertador, y al momento de doblar por Lidoro Quinteros y recibir la lluvia de piedrazos que todo el mundo vio, las fuerzas de seguridad respondieron con gas pimienta y gases lacrimógenos en lo que constituyó el inicio de la represión y el cierre de las puertas de acceso a la cancha.

Fue la Ciudad quien pidió colaboración a Gendarmería y Prefectura, ambas fuerzas a cargo de la ministra Patricia Bullrich, quien todavía guarda silencio frente a los hechos. “No hubo problemas en el trayecto. En la curva hubo una falla de seguridad”, sostuvo livianamente Marcelo D’Alessandro, secretario de Martín Ocampo, otorgando así la responsabilidad Bullrich.

El testimonio a la prensa del chofer del micro que llevaba a los jugadores xeneizes fue contundente: “Para ir a la cancha de River siempre se entra por Quinteros y Libertador. En los partidos anteriores en esa zona siempre había vallas de maderas que tapaban de punta a punta y ahora no estuvieron. Esto no lo dice nadie”.

Finalmente, la situación se transformó -y continuará en la semana- en un toma y daca por adjudicar responsabilidades que indudablemente son compartidas, tanto por los ministerios de Seguridad de Ciudad y Nación, así como también de los directivos del club. D’Onofrio por su insistencia a jugar al partido apañado por la Conmebol, y Angelici por abonar a que el partido se juegue igual el día domingo.

Marcos Lede Mendoza – @ledemendoza_m

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Galerías de Fotos

  • 13D-sipreba[Fotorreportaje] #PeriodismoEnEmergencia: por recomposición salarial y bono de fin de año

    Bajo la lluvia, trabajadores de prensa de las principales redacciones del país marcharon a la sede de la Asociación de Editores de Diarios de la ciudad de Buenos Aires (AEDBA), una de las más grandes cámaras empresarias de medios de comunicación, para reclamar por salarios dignos y un bono de fin de año, en un contexto de emergencia del rubro periodístico.

  • 38-marcha-resistencia-portada[Fotorreportaje] Pedagogía de la sensibilidad en la 38° Marcha de la Resistencia

    Notas estuvo en la 38° Marcha de la Resistencia convocada por Madres de Plaza de Mayo y estas son algunas imágenes que invitan a resistir junto a los pañuelos blancos.

  • paro-mujeres-2018-portada[Fotorreportaje] Por Lucía y por todas: paro feminista contra la justicia patriarcal

    Además de su muerte como consecuencia de abuso sexual y violación, Lucía Pérez volvió a morir por segunda vez cuando los jueces de Mar del Plata decretaron la absolución de los tres acusados de su femicidio. Por ella, por Yanina y por todas, las calles de Buenos Aires y los principales distritos nacionales se pintaron de verde y violeta al grito de "Ni una menos, vivas nos queremos" y "Basta de Justicia patriarcal".

  • G-20-portada[Fotorreportaje] Fuera G-20: miles de personas marcharon contra la cumbre imperialista

    Convocada por más de un centenar de organizaciones entre movimientos sociales, organismos de derechos humanos y partidos políticos, finalizó su recorrido en las puertas del Congreso nacional repudiando a presidentes como Donald Trump y la británica Teresa May; a la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; así como también maniobras de la administración de Mauricio Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; responsable del operativo de seguridad que detuvo ilegalmente a quienes se manifestaron.

  • portada-presupuesto[Fotorreportaje] Una jornada para no olvidar (y siempre resistir)

    Más imágenes de la jornada callejera que se vivió el pasado miércoles frente al Congreso de la Nación, en vísperas de la media sanción del Presupuesto 2019, cuando 108 legisladores de Cambiemos y 30 opositores "dialoguistas" consiguieran ganar la votación de manera ajustada. Horas después de la salvaje represión y posterior persecución, y a raíz del reclamo de sindicatos y organizaciones sociales, se logró liberar a los detenidos por la Policía de la Ciudad.

  • De-Ponti-Presupuesto-10[Fotorreportaje] Represión selectiva mientras se debatía el Presupuesto

    Mientras el diputado oficialista, Luciano Laspina, brindaba en el recinto de la Cámara baja los detalles del proyecto del Presupuesto 2019, en las afueras del Congreso la Policía de la Ciudad desató una represión sin escala, luego de que un grupo de personas comenzara a arrojar piedras y fuegos artificiales contra las vallas de seguridad. La desmedida reacción de los uniformados dejó como resultado una treintena de detenidos y heridos, entre militantes sociales, gremialistas y diputados nacionales.