Notas

Caso Lucía Pérez: el narcopatriarcado opera sobre los cuerpos de las pibas

Caso Lucía Pérez: el narcopatriarcado opera sobre los cuerpos de las pibas
noviembre 29
12:03 2018

Por Marina Font. El martes pasado se conoció la sentencia del caso de Lucía Pérez, aquel femicidio precedido de abuso sexual que ocurrió en la ciudad de Mar del Plata, conmocionó al país entero, y provocó el primer Paro de Mujeres en octubre de 2016. El Tribunal absolvió de los cargos a los tres acusados, echando luz a los prejuicios y valoraciones machistas y misóginas que atraviesan estructuralmente al Poder Judicial.

Ninguna sentencia iba a devolver a Lucía, mucho menos volver atrás lo sucedido, pero así y todo se esperaba que la condena a los responsables del hecho pudiera aliviar – al menos un poco- el dolor de su familia, sus amigas, sus compañeras..

Se esperaba, tal como lo dicen los jueces en reiterados tramos de su sentencia, una “condena ejemplar”. Una que resultara un pasaje de la pedagogía de la crueldad -esa del patriarcado que oprime a las mujeres, controlando, vigilando y ejerciendo violencia sobre los cuerpos- a una del cuidado, el respeto, la empatía, los derechos, la justicia.

En una sentencia que se parece más a un pase de facturas entre funcionarios del Poder Judicial que a una que busca esclarecer los hechos y buscar justicia, los tres magistrados dedican gran parte de sus votos a demostrar lo mal que se trabajó en la etapa anterior al juicio, y a hacer un poco más de lo de siempre: centrar la mirada en la víctima, sus hábitos, sus amistades, sus conversaciones con sus amigas, su vida sexual. ¿Y todo esto para qué? ¿Para fundamentar la condena? No, claro. Para fundamentar por qué este caso no puede encuadrarse dentro de las figuras de abuso sexual y femicidio.

La ausencia de perspectiva de género en el fallo es alarmante. No sólo está por debajo sino por fuera de los estándares jurídicos internacionales vigentes en la materia, que surgen de las Convenciones Internacionales suscriptas por el Estado Argentino y que gozan de jerarquía constitucional.

De acuerdo a los mencionados estándares, debe tenerse particularmente presente a la hora de interpretar las normas y la adecuación de los hechos a las mismas, la asimetría que rige las relaciones entre los géneros. Esta pauta interpretativa resulta básica para comprender cualquier situación de violencia de género.

Además, particularmente en este caso, se habla de una piba de 16 años que goza de la protección que le brinda la Convención Internacional de los Derechos del Niño, que no es citada en ningún tramo de la sentencia. No sorprende. Toda la interpretación de los hechos tiende a adultizarla.

Los tres jueces afirman que Lucía no fue violada. Luego de realizar una serie de consideraciones sobre las pericias efectuadas y en base también a las declaraciones testimoniales, dan por acreditado que ese día Lucía mantuvo relaciones sexuales, pero que no puede darse por probado que las mismas hayan sido producto de un abuso, sino que fueron consentidas. A su vez dan por acreditado que Lucía falleció por intoxicación por el consumo de cocaína, y que uno de los imputados – Farías- le suministró esa droga, contrayendo por eso Lucía una deuda con él.

Como no se hallan en el cuerpo determinadas lesiones, se descarta la violencia sexual. Además, como Lucía no está para contar qué le pasó, se presume sin más que su destino es consecuencia de sus propias decisiones: que tenía carácter fuerte, que fue a encontrarse con Farías de manera voluntaria, que no se mostraba como una chica de su edad.

Sólo una interpretación de los hechos carente de toda perspectiva de género puede sostener semejantes argumentos. Sólo de un análisis que parte de que hay una relación entre iguales, donde la víctima y el victimario aparecen despojados de sus géneros es posible sostener estos fundamentos. La situación de evidente vulnerabilidad en la que se encontraba Lucía fue aprovechada por tres varones adultos que determinaron el curso de los hechos.

La condena de estos hechos resulta fundamental para reparar –al menos en el plano simbólico- y no legitimar. Una sentencia no va a cambiar la realidad, pero sí puede contribuir a hacerla un poco más justa, o como en este caso, a reproducir el orden vigente: patriarcal, misógino, clasista.

La relación entre las mujeres y las disidencias con los derechos y la justicia es una relación histórica de lucha y disputa. Fue a través de la organización en la calle que el movimiento feminista consiguió históricamente que sus demandas se pongan en agenda y muchas de ellas sean reconocidas normativamente. Desde el derecho al sufragio hasta el reconocimiento de las violencias o la identidad de géneros en leyes y convenciones internacionales.

Sin embargo todo este reconocimiento normativo no agota en absoluto la discriminación contra las mujeres en este ámbito si no se modifican los patrones culturales patriarcales y clasistas que atraviesan estructuralmente las prácticas de los operadores del derecho, fundamentalmente de jueces.

El narcopatriarcado atraviesa la vida y opera sobre los cuerpos de las pibas y desde los ámbitos institucionales, particularmente el poder judicial, se reproducen y legitiman esas violencias Este es un caso paradigmático que muestra a las claras los preconceptos y estereotipos desde los cuales tres jueces varones hablan sobre la vida y la muerte de una adolescente, hija de una familia de laburantes de un barrio humilde de Mar del Plata.

Es fundamental organizar la bronca y dar las disputas necesarias en la calle y en las instituciones para cambiar todo lo que deba ser cambiado. En ese camino estamos: frente a la impunidad, más feminismo.

*Integrante de la Dirección de Políticas Feministas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP)

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. Nadia AF
    Nadia AF noviembre 29, 14:19

    Excelente… seguiremos organizando la bronca en la calle, para cambiar algo…

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros

  • sylvia-rivera-stonewallLa historia de Sylvia Rivera, la activista trans que protagonizó la revuelta de Stonewall

    El 19 de febrero del 2002 murió, a causa de un cáncer de hígado, la activista trans Sylvia Rivera. Ella fue uno de los pilares principales para las revueltas ocurridas en el bar Stonewall en Nueva York en 1969, que lograron un cambio rotundo en el colectivo LGBT y es por esa noche de revolución queer que se celebra el día del orgullo a nivel mundial.

  • emergenciaUna emergencia invisible: otra mujer fue asesinada por su pareja en Quilmes

    Tras siete días de internación y pronósticos “alentadores” falleció la mujer que fue quemada viva por su marido en la localidad de Quilmes, donde el Concejo Deliberante había declarado la Emergencia en Violencia de Género.

  • Aborto Legal Congreso19F: un nuevo pañuelazo federal por el aborto legal

    Este martes 19 a las 19 horas se realizará en las inmediaciones del Congreso de la Nación un nuevo pañuelazo para exigir la legalización del aborto voluntario, así como la plena implementación de la Ley de Educación Sexual Integral y la aplicación del aborto no punible.

  • mujer-policiaMujeres policías se organizan para reclamar por sus derechos

    Mujeres de la fuerza de seguridad se organizaron para presentarle a la ministra Patricia Bullrich un documento que solicita que no las envíen a las marchas y movilizaciones por los derechos de las mujeres.

  • salta-abortoUna nena de 15 murió tras practicarse un aborto clandestino en Salta

    Una joven de 15 años murió en Salta tras intentar practicarse un aborto de forma clandestina. Según declararon los médicos, la adolescente embarazada de tres meses ingirió una tableta de Bayaspirina con limonada, creyendo que esto induciría el aborto, lo que le provocó la muerte.

  • Notas-Orgullo-514 de febrero: amor feminista para todo el mundo

    Por Diana Broggi. Los 14 de febrero suelen ser una fecha un tanto bizarra. Año a año se reeditan de forma sistemática los mensajes y la estética vinculados al amor romántico. Esto se repite a su vez en un contexto donde la sospecha sobre la forma real del amor, apuntala el debate en torno a las formas tradicionales o hegemónicas de concebirlo.