Notas

Por qué ver Lluvia de jaulas, la última película de César González

Por qué ver Lluvia de jaulas, la última película de César González
diciembre 11
11:57 2018

Por Ana Clara Azcurra Mariani. Hace poco encontré la cuenta de Instagram de la jefatura de policía del municipio en el que vivo. La página no se presenta como espacio para hacer denuncias, sino como vidriera que muestra el servicio dedicado, 24/7, a la comunidad. Sin las ediciones melodramáticas y simplistas que comportaba “Policías en Acción”, el perfil comparte en sus stories los puntos de control de motos y autos, los operativos de secuestro de drogas y salvataje de víctimas en inundaciones, entre otras acciones (por ejemplo, agradecer al presidente y la gobernadora por confiar en ellos).

El lunes 10 de diciembre César González estrenó en la pantalla del Cine Select de La Plata su quinto largometraje, un documental poético que, sin llegar a ser una película experimental, continúa fiel en su rechazo a la idea de trama o historia. Lluvia de jaulas camina y teje preguntas, no nos contiene. ¿Pero de qué trata? No hay respuesta porque no hay objeto sino filosofía hilada entre voces y planos recolectados a lo largo de cuatro años de registro.

El largometraje le expropia parte de sus imágenes a la policía que realiza operativos en las villas y que, como la jefatura del comienzo de este texto, luego comparte en la red. Hay una errónea tendencia a hablar de los invisibles cuando la cantidad de cámaras que circulan, más adentro o más afuera de todos los espacios sociales, ponen todos los cuerpos en exhibición. ¿Cuál es el dispositivo que administra esa exhibición? González lo desmonta y lo remonta en otro orden discursivo que dispone las imágenes de las fuerzas represivas apuntando y acelerando entre las personas que caminan por los barrios. Le construye otra verdad a ese imaginario visual.

La película tiene dos condiciones ruidosas que mantienen a quien la mira en estado de alerta. La cámara en mano es una basura en el ojo, los cuellos hacen fuerza para intentar que se quede quieta. Nos recuerda a la fuerza que le oprimimos a la cartera contra el cuerpo cuando vemos una gorrita. El otro es una amenaza, la cámara me lo trae y acarrea consigo la molestia que sentimos en el cuerpo.

Pero también, y en un ambiente de reivindicación hipócrita de la diversidad cultural, de aquello que “nos diferencia y nos enriquece”, el texto audiovisual repone la comida, el juego, el baile, las preocupaciones cotidianas transversales (¿y si salgo a estudiar y no vuelvo porque me violan en el camino?). Es decir, la película nos devuelve aquello que nos iguala más allá de las desigualdades materiales y políticas que el multiculturalismo publicitario maquilla con un éxito difícilmente discutible.

El cine de González tiene la prepotencia de la intención y el trabajo, pero este último por partida doble. Por un lado, el trabajo propio del director, y por el otro, los receptores que no pueden simplemente contemplar a la manera del espectador. No hay goce estético, no hay distensión post máquina laboral (¿hay post en sociedad salariales flexibilizadas?). El pensamiento avanza a la par de la película por aquello que nos perturba.

Hay público y hay circuito que lo reclama. González se ha vuelto necesario para el cine nacional porque su cine es bueno y por casi ninguna otra razón.

@serserendipia

* Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA) y doctoranda en Ciencias Sociales (UBA)

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Cine y TV

  • El Padrino 1El Padrino: cuatro escenas para el recuerdo

    Un 15 de marzo de 1972 se estrenó El Padrino, catalogada por la crítica como una de las mejores películas de todos los tiempos. Notas recuerda el estreno de esta famosa historia de gangsters italoamericanos.

  • tinelli (1)Tinelli: ¿De cortar polleras sin consentimiento a "meterse en política"?

    Si bien Marcelo Hugo Tinelli confesó tener muchas propuestas para este 2019, no descarta postularse a un cargo político. Actualmente se encuentra enfocado en el “súper bailando”, por los 30 años que cumple su programa y por la vicepresidencia de San Lorenzo. Si esta edición del Bailando por un Sueño pretende homenajear los 30 años del programa, ¿qué es lo que se va a ver?

  • Mandy Nicolas CageMandy: la venganza del enamorado lisérgico

    La película de 2018 es una apuesta fuerte del director greco-canadiense Panos Cosmatos (Beyond the black rainbow, 2010) que en su segundo filme se alínea en un viaje experimental del terror clase B guiado por ácido, delirio y venganza.

  • cable74 series de Netflix para hablar de feminismo

    El feminismo suele ser una de las cosas que más confusión genera en estos tiempos. Para despejar dudas, las series resultaron ser de gran importancia.

  • truedetectiveTrue Detective: el Efecto Bielsa

    La tercera temporada de la serie de HBO pone la vara muy alta desde el principio. El problema es que se pincha justo en el mejor momento y cae en una maraña de sanata narrativa poco creíble. Similar a lo que ocurre con los equipos de Marcelo Bielsa. ¿Casualidad? No lo creo.

  • atenasDesde que nací, estoy agonizando: sobre Atenas, la película de César González

    César González es el director de cine argentino que más en serio se ha tomado la articulación consciente del cine con la filosofía. En su quinto largometraje, Atenas, acompaña a Perséfone en los primeros días de su libertad condicional luego de casi cinco años presa.