Notas

Ganar con los medios en contra

Ganar con los medios en contra
diciembre 21
13:00 2018

Por Federico Dalponte. La frase de Juan Perón es contundente y deja siempre el sinsabor de lo inapelable. Se dice: no es necesario el beneplácito de los medios para alcanzar la presidencia. Pero la regla tiene matices.

En ese contexto, está claro que el tándem Clarín-La Nación apuesta a frenar un eventual nuevo mandato de Cristina Kirchner; apela para ello a todas las armas de que dispone.

Esta semana, en los medios con más alcance del país se replicaron noticias inexactas y deformadas. Lo que constituye más bien una regla: el mundo de la noticia política es un sinfín de operaciones e intereses cruzados.

“La Cámara ratificó que Cristina Kirchner lideró una asociación ilícita”, tituló este viernes el diario La Nación. Y no hay pedagogía posible sin voluntad: un procesamiento no equivale a una sentencia, mucho menos a una condenatoria. Pero poco importa, el titular ya está escrito e impreso.

En paralelo, el diario Clarín bautizó hace unos días como “mayoría peronista” al tridente de ministros de la Corte integrado por Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti. Una pretensión absurda de instalar que el peronismo acecha al gobierno con fallos antojadizos.

Juan Grabois, mientras tanto, lideró al parecer una “violenta protesta” -según La Nación e Infobae- que incluyó una “irrupción por la fuerza” -según Clarín- en las oficinas de Canal Trece. Así dicen. Y se concluirá una vez más: la verdad no importa.

Ni fue demostrada la culpabilidad de Cristina Kirchner, ni existe tal conspiración cortesana contra el gobierno, ni Grabois lideró ninguna protesta violenta, ni corresponde jurídicamente que Boudou esté preso, ni se mantuvo al nivel de consumo de los sectores de bajos ingresos, ni el riesgo país está ligado al clima preelectoral. Pero todo eso fue dicho y publicado esta semana, y millones creerán esa versión.

***

En ese marco, parecerían nulas las chances del kirchnerismo de ganar el próximo año. Dirá entonces Perón que él lo logró en 1946 con todos los grandes medios en contra.

En cualquier caso, está claro que la subestimación es un error capital. No todo nace y muere alrededor de los medios de comunicación, pero es lógico que las principales empresas periodísticas pretendan preservar sus negocios y vean a Cristina Kirchner como amenaza.

Aun así, parecería claro que el tándem Clarín-La Nación no está forzosamente casado con Mauricio Macri, pero hoy es lo que hay. Lo novedoso, en ese sentido, es que esa alianza político-mediática no tenga como principal objetivo favorecer al gobierno; al menos no directamente. Aquello es casi accesorio y utilitarista. La verdadera finalidad es impedir el retorno de la ex presidenta.

Su imagen negativa es, en ese sentido, el gran talón de Aquiles de su eventual candidatura. La pata mediática y comunicacional del proyecto de Cambiemos no requiere de momento la seducción de nuevos votantes propios, sino el incremento del rechazo a todo lo que huela a kirchnerismo.

Las huelgas de pilotos, por tanto, son kirchneristas, las barras-bravas son kirchneristas, las sentencias adversas al gobierno son kirchneristas, los reclamos docentes son kirchneristas.

En ese contexto, se apunta también la estrategia judicial. Procesamiento confirmado por la causa de los cuadernos y pedido de elevación a juicio oral en la causa Hotesur. Ambos en la misma semana, en la víspera de la feria. Casi un anuncio de lo que será el próximo año, con audiencias periódicas y la senadora Kirchner sentada en varias ocaciones frente al tribunal.

La cobertura será permanente y no hay mucho que se pueda hacer para evitarlo. En tal caso, con un alto índice de rechazo, es probable que los dos principales contendientes de 2019 aspiren a colocar la imagen negativa de su adversario en el centro de la campaña. Y allí todo resultado es incierto.

@fdalponte

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • bielsaEl "Loco" Bielsa y la pedagogía de la generosidad

    La semana pasada una porción de periodistas se horrorizó al descubrir que Bielsa mandó a un colaborador a observar el entrenamiento del equipo de Derby. Los ingleses le objetan a Bielsa haber transgredido límites que pretenden endilgarse como morales. Pero él, memorioso, obsesivo y pedagogo, desarma el juego, lo da vueltas, y se hace responsable de algo que no es ilegal.

  • CasetteLa tentación de rebobinar la historia

    Por Mariano D'Arrigo. En la cosmovisión mapuche, a diferencia de la occidental, el pasado está adelante, y el futuro atrás: se puede ver lo que ya sucedió, mientras que el porvenir resulta desconocido. En una sintonía similar, el debate público argentino atraviesa una etapa pasado-céntrica: oficialismo y oposición encuentran en el ayer los pilares para apuntalar sus golpeados proyectos políticos.

  • Patricia BullrichPunitivismo y xenofobia en campaña, ideales para sembrar fascismo

    Por Federico Dalponte. El renovado fervor oficialista por la mano dura y la segregación amenaza con acaparar la atención mediática en el corto plazo y con promover la violencia social en el largo. Debate forzado, tono irresponsable y consecuencias imprevisibles.

  • cfk-clacsoGanar con los medios en contra

    Por Federico Dalponte. La frase de Juan Perón es contundente y deja siempre el sinsabor de lo inapelable. Se dice: no es necesario el beneplácito de los medios para alcanzar la presidencia. Pero la regla tiene matices.

  • macri-lagardeTres claves para proyectar la economía de 2019

    Por Kevin Castillo. El año 2018 ha sido un período sumamente negativo en términos económicos para el gobierno de Mauricio Macr. Varios son los factores que llevaron a desgastar una parte importante del capital político de la alianza Cambiemos. Los hechos condicionan la mirada sobre las principales variables económicas para el año 2019.

  • FeminismoLa demanda de un programa de gobierno con perspectiva de género

    Por Federico Dalponte. Las agendas cambian y el que llega último a tomarle el pulso pierde. No en términos electorales. Perder, en este caso, implica desoír las demandas colectivas, disociarse del momento histórico.