Notas

“El Estado no se está haciendo cargo de enfrentar los travesticidios con políticas públicas”

“El Estado no se está haciendo cargo de enfrentar los travesticidios con políticas públicas”
febrero 06
15:17 2019

Marlene Wayar, activista travesti, dialogó con “Insurgentes” por Radio Sur 88.3, sobre cupo laboral trans, el acceso a educación y los índices de travesticidios. En este marco recordó a Lohana Berkins y comentó su último libro titulado Travesti: una teoría lo suficientemente buena.

- ¿Cómo ves y análizas la impactante cantidad de femicidios y travesticidios que se están dando en lo que va de 2019?

– En principio con mucho dolor y tristeza. Hace un par de días hemos tenido, en Virrey del Pino, un travesticidio de una compañera en Camino de Cintura que apareció baleada. Y esto es como un eterno conteo que impacta en nuestros corazones, porque no está contemplado en cifras oficiales ni el Estado se está haciendo cargo de enfrentar esto con políticas públicas, de la misma manera que no lo ha hecho con los femicidios.

Pero, si bien tienen una génesis particular muy cercana, tienen diferencias particularísimas. Los femicidios contra la mujer que se atreve a levantar la voz y decir que quiere una nueva relación social, un estamento de igualdad y equidad, causan que el patriarcado actúe con toda violencia llegando al femicidio. Ahora, las travestis y disidencias, maricas, tortas, no binaries, ya tenemos previamente marcada la muerte, porque ya hemos dicho que no somos hombres o mujeres. Entonces el patriarcado opera directamente con la violencia que produce la muerte.

A unas nos quiere dominar para que seamos mujeres sumisas y a otras nos quiere eliminar porque hacemos alarde de la autonomía de decisión del propio ser, aun cuando lleve a estas condiciones tan paupérrimas, como que socialmente se nos condene a la prostitución.

- Esta semana recordábamos a Lohana Berkins y sus luchas, como la que dio por la ley de identidad de género.

– Sí, en la urdimbre de todo esto, Lohana era fundamental. Porque ella estaba, no solo pensando cómo incidir políticamente en el reclamo y la interpelación al Estado y la sociedad, sino la posibilidad de construir permanentemente y reforzar los vínculos. Porque no es un actuar simplemente resentido de odio a todo el mundo, queremos construir lazos. Y ella pudo construir lazos muy cercanos y amorosos con muchas activistas feministas, de diferentes partidos políticos que la conocieron, la amaron y levantaron el guante que ella les tiraba para abrazar ciertas luchas.

También se puso y nos pusimos en diálogo social con las asambleas barriales desde antes y después del 2001, en escuelas, universidades. Y todas las que han pasado por esa posibilidad de escucha de Lohana Berkins terminaron, de alguna manera, abrazando esto.

Ahora todo eso que ella produjo no va en consonancia con la política que se lleva adelante en la vida cotidiana. Los senadores y diputadas, el año pasado aprobaron una ley de paridad en el Congreso en donde no nos tuvieron en cuenta porque siguen pensando que la paridad está en el binarismo entre hombres y mujeres. Cuando en realidad, en los barrios, en las escuelas, en las casas, en las plazas hay hombres, mujeres, travestis, lesbianas, maricas, y esto debería representarse con paridad en todos los lugares de trabajo, de decisión política, en donde se enseñan políticas públicas. Para que nosotras seamos un ejemplo más, entre tantos ejemplos, de la vida social.

Entonces no nos construyan desde los fundamentalismos de la religión, con las morales binarias como demonios, criminalas o enfermas, y que no se crean con la potestad de asesinarnos solo porque no se bancan esa cosa de tenernos deseo y sentir que cometen pecado porque les estamos generando deseo. Nosotras la verdad que no buscamos eso, queremos un desarrollo social armónico entre lo que se ve el amor de pareja con aquellos y aquellas que estén dispuestas a darnos el atributo de objeto de amor, de sujetas de amor. Y no como sujetas de uso, de aprovechamiento, de domesticación.

- En 2018 lanzaste el libro Travesti: Una teoría lo suficientemente buena, ¿cómo describirías este trabajo?

– Este trabajo quizás sea una de las primeras deudas con Lohana, porque es poner en claro algo que quizás no habíamos especificado, nuestra preocupación de haber sufrido las violencias desde niñas. Lohana, con sus cincuenta y tantos años y su larga carrera de activismo, Diana Sacayán, Nadia Chasú y yo nunca dejamos de ser niñas reclamando amor. Entonces Travesti: una teoría lo suficientemente buena trata de plantear que la estrategia que venimos realizando es siempre la misma: confrontación, fragmentación partidaria en lo político, donde las diferencias abren aguas y nos podemos empatizar y tener solidaridad con la otredad.

Nosotras pretendemos volver a la práctica de nuestra niña interior y entender que cuando niñes estas diferencias estaban y se daban, ahora te peleás de niña por lo que sea y a los dos minutos te amigás, esto implica que no nos paramos una en la vereda de la otra. Y cuando un adulto nos reta, nosotras nos solidarizamos entre nosotras y nosotros, seas varoncito, nena, travesti, tortita, marica. Creo que la experiencia travesti viene a reclamar esto, llevemos a lo político nuestra experiencia infante de haber sufrido en nuestros hogares, en nuestras escuelas primarias y secundarias, de haber sido niñas entre los ocho y los trece años que por asumir nuestra identidad de género fuimos aplastadas por un mundo adulto, explotadas sexualmente, expoliadas por la policía y golpeadas por toda la sociedad.

Entonces venimos a traer el tema de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, con la solidaridad y la empatía de saber que nuestros amiguitos varones y, sobre todo, nuestras amiguitas nenas han sufrido la misma violencia de parte del patriarcado en diferentes manifestaciones. Es altísimo el índice de embarazos en niñas y adolescentes en Latinoamérica, y en el 80% son violaciones intrafamiliares, es un mundo adulto cercano abusando de nosotras. Entonces tenemos que ver cómo construir lugares de encuentro donde la diferencia sea reconocida, pero que no implique que somos enemigas ni enemigos.

- Ya que tuviste la oportunidad de haber habitado tantos territorios con Lohana, ¿cómo la recordás y qué es lo que se te viene a la cabeza cuando pensás en ella?

– Lo estratega que era para tejer y su capacidad de oratoria. Cuando todo estaba perdido en la peor de las asambleas, ella se levantaba, empezaba a hablar y daba vuelta cualquier votación porque ponía toda la fuerza niña y sabiduría travesti para usar la comunicación en tiempos que cada vez nos vamos comunicando menos.

Comunicaba estratégicamente de qué se estaba hablando, que no valían de nada los egoísmos de politiquería pequeña, sino que se estaba hablando de, como le enseñó el feminismo, una política estructural que cambiara formas de relacionamiento social. Que seamos pares en la micropolítica, y después discutiremos en lo macropolítico, pero lo basal es que nos respeten en igualdad y en acceso a todos los ámbitos. Que dejen de malograrnos la vida.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales