Notas

La historia de Sylvia Rivera, la activista trans que protagonizó la revuelta de Stonewall

La historia de Sylvia Rivera, la activista trans que protagonizó la revuelta de Stonewall
febrero 19
11:50 2019

El 19 de febrero del 2002 murió, a causa de un cáncer de hígado, la activista trans Sylvia Rivera. Ella fue uno de los pilares principales para los revueltas ocurridas en el bar Stonewall en Nueva York en 1969. Este evento logró un cambio rotundo en el colectivo LGBT y es por esa noche de revolución queer que se celebra el día del orgullo a nivel mundial.

Sylvia reconoció haber sido una de las primeras activistas en tirar una molotov a la policía cuando estos entraron a reprimir y querer llevarse encarcelados a varies jóvenes que estaban dentro del bar. Ella y su amiga Marsha Johnson, también activista e ícono trans, fueron las caras visibles del hartazgo hacia una sociedad represiva y a una fuerza policial mucho peor.

Hija de dos inmigrantes procedentes de Puerto Rico y Venezuela, Sylvia tuvo una infancia llena de violencia y traumas. Quedó huérfana a los tres años de edad y se fue a vivir con su abuela, quien durante toda su infancia despreció y negó su identidad, obligándola a abandonar su casa a los 10 años. Durante toda su vida sufrió abusos por parte de la policía, quien la encarcelaba sólo por ser quién era y por cómo decidía transitar la vida. Hasta que un día ella y tantes otres dijeron basta.

El 28 de junio de 1969, en el bar gay Stonewall en Nueva York, ocurrió una redada policíal como solía suceder en todos los bares donde frecuentaban personas LGBT en esa época. Cansades de esa situación que tenían que vivir y de manera espontánea, los clientes que se encontraban ahí decidieron plantarse frente a la policía y luchar contra ellos.

Todo comenzó con varias molotov improvisadas con tragos que tenían a mano. Sylvia fue una de las primeras en contraatacar y ponerse frente a las fuerzas represivas. Durante varias entrevistas, ella señaló que cuando todo comenzó no quería perderse un minuto de lo que estaba sucediendo, dado que se daba cuenta de que estaban haciendo la revolución. Las revueltas duraron tres días y fueron el disparador para sentar las bases del orgullo LGBTIQ.

Luego de los disturbios en Stonewall, la revolución seguía en marcha, sobre todo para las mujeres trans que seguían sin ser respetadas dentro de su propia comunidad. En 1973 durante una marcha, Sylvia subió al escenario y desafió a todas las personas que estaban allí, en especial a los hombres gays blancos que parecían haberse olvidado de quiénes habían empezado el fuego para la liberación.

Mientras todes la abucheaban, ella dio su mítico discurso “Todos deberían callarse”, en donde señalaba la tibieza de sus compañeres a la hora de reivindicar los derechos de la T en LGBT. Después de ese día intentó suicidarse y se alejó por dos décadas de la militancia, pero siguió ayudando a jóvenes gays a tener un hogar y a impedir que se prostituyeran como su única salida.

La lucha de Sylvia y de tantas otras mujeres trans está más activa que nunca, ya que siguen siendo ninguneadas por una parte del feminismo y de la comunidad LGBT. Además, todavía se vulneran sus derechos, ya que su expectativa de vida sigue siendo mucho menor que la de las personas cisgénero, y el sistema las empuja a una vida de pobreza, drogadicción y prostitución. Su vida la dedicó a demostrar que la igualdad entre géneros tenía que ser un hecho y que los derechos no se piden prestados, se toman.

En un nuevo aniversario de su muerte, nada mejor que sus propias palabras, expresadas en 1973, para definir a una mujer luchadora como Sylvia Rivera:

Ustedes me dicen que vaya y esconda / Mi cola entre las piernas / Ya no aguantaré esta mierda / He sido golpeada / Me han roto la nariz / Me han echado en la cárcel / He perdido mi trabajo / He perdido mi apartamento / Todo para la liberación gay y todos ustedes me tratan de esta manera? / ¿Qué diablos les pasa a todos?

Macarena Aspiroz – @macaspiroz

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • FrentaFrenta: el dolor en clave de resurrección

    Más allá de su connotación religiosa, el término resurrección -derivado del latín resurgo (levantarse, alzarse)- puede entenderse como una nueva oportunidad. Algo similar ocurre en Frenta, el unipersonal de danza y actuación de Belén Coluccio que puede verse todos los jueves a las 21 hs. en el CC Rojas.

  • Lorca en las trincheras de MadridUna trinchera para Lorca en el barrio de La Boca

    Una excelente puesta en escena, una musicalización en vivo impecable y sin fisuras, un trabajo prolijo, serio y coordinado entre actores, actrices y títeres, y la épica de una de las luchas más tristemente dulces de nuestra historia. Lorca en las trincheras de Madrid, la obra de teatro del Grupo Catalinas Sur, tiene todo eso y un poco más.

  • No me vuelvas a hablar de amorNo me vuelvas a hablar de amor: el cinismo como amenaza del sentimiento

    ¿Qué pasa cuándo el amor es muy parecido al odio? ¿Es su contracara perfecta o hay matices casi invisibles que involucran otras cuestiones? No me vuelvas a hablar de amor es una obra que parece tambalear en el canto de una moneda en que las dos caras terminan por fundirse en una sola. Y esa fundición no es nunca clara ni precisa.

  • La Intemperie de las cosasLa intemperie de las cosas: la existencia como un ahogo resplandeciente

    ¿Quién decide cuándo hablar y cuándo callar? ¿En qué momento la rutina se convierte en un pantano distante de nosotros mismos? Preguntas que sirven de disparadores para "La Intemperie de Las Cosas", una obra de teatro físico, compleja, que requiere una atención particular por parte del espectador acostumbrado al teatro clásico.

  • Refugio-InvisiblesEl Refugio de los Invisibles: parir la libertad

    La obra de Catalina Briski propone quitarse las máscaras de la comodidad. Los invisibles son aquellos que la sociedad elige no ver. Una construcción que surge de negar la mirada que en el fondo es lo mismo que negar su existencia.

  • LápicesLa Noche de los Lápices versión ópera rock

    "Lápices: un musical con memoria" es una ópera rock basada en lo ocurrido en La Noche de los Lápices en la que estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura militar. Paula Grosse, una de sus autoras y directoras, dialogó con Notas.