Notas

¿Qué busca el juicio oral contra CFK?

¿Qué busca el juicio oral contra CFK?
febrero 20
12:54 2019

La escenografía montada para las escalinatas de Comodoro Py deberán esperar. El juicio oral contra Cristina Fernández de Kirchner por presunta adjudicación irregular de obra pública vial en Santa Cruz, previsto para el 26 de febrero, se postergó para el 21 de mayo. La razón: Jorge Tassara, uno de los jueces del Tribunal, fue sometido a una operación coronaria de triple by-pass.

Así lo resolvieron Jorge Gorini y Rodrigo Giménez Uriburu, magistrados que completan el Tribunal Oral Federal número 2, luego de optar por la recuperación de Tassara y no convocar al suplente Andrés Basso porque, según se notificó, va a estar abocado hasta finales de marzo al juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA.

Otra posibilidad era el nombramiento de un cuarto juez, pero “el tiempo que lleva designar otro magistrado puede ser el mismo que la recuperación de Tassara, y él quiere participar del juicio”, aseguraron desde el TOF 2.

Los jueces Tassara, Gorini y Giménez Uriburu.

Los jueces Tassara, Gorini y Giménez Uriburu.

El origen del proceso judicial

La ex presidenta sindicada como “jefa de una asociación ilícita”, según Julián Ercolini, el juez federal que la procesó, es acusada por direccionamiento de la obra pública en favor de la empresa constructora “Austral Construcciones”, propiedad de Lázaro Báez, además de otras en las que figura como accionista.

La denuncia tiene su origen de expediente en una auditoría que solicitó el ex funcionario macrista Javier Iguacel en enero del 2016, ni bien asumió como director de Vialidad Nacional, sobre obras exclusivamente de Santa Cruz y no del resto de las provincias. Otro dato curioso es que no fueron imputados los gobernadores, cuando las obras se licitaron y adjudicaron en el territorio patagónico, ni los jefes de Gabinete que son los controlantes del presupuesto.

La imputación es por la adjudicación de 51 de las 81 proyectos viales en Santa Cruz a las empresas de Báez por 46 mil millones de pesos, obras denunciadas por no terminarse a tiempo y donde presuntamente hubo sobreprecios. Sin embargo, el TOF 2 sostuvo que era imposible peritar 51 obras, por lo que eligió cinco, y el Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema de Justicia terminó optando sólo por una -la repavimentación de la ruta 3 en el tramo de la circunvalación de Caleta Olivia, para evaluarla a fondo. Pero la decisión no aceptada por los jueces, que exigen las cinco obras para junio.

¿Quién es el juez Jorge Tassara?

“El show debe continuar”, dijo alguna vez el cantante francés Charles Aznavour ante una descompensación que sufrió en el escenario, y esa fue la tónica que decidió seguir el TOF 2 tras rechazar el pedido de la defensa de postergar el inicio del juicio, basado en que no concluyó el peritaje de las obras denunciadas.

Desde el Tribunal sostuvieron que las pericias no iban a ser requeridas antes de junio y que el intento de postergación de Carlos Beraldi, abogado de CFK, fue para dilatar y “ganar tiempo”. Pero la doble vara de los plazos en la Justicia estuvo a la orden del día y de aquellos que quieren ver a la principal referente de la oposición entre rejas.

Así como hasta la semana pasada la fecha de comienzo de las audiencias era inamovible, rápidamente se dio marcha atrás por la intervención quirúrgica al magistrado. ¿Por qué tanta importancia en mantenerlo y no buscar un sustituto? La idea radica en que fue compañero del juez federal Claudio Bonadio en la Secretaría Legal y Técnica del ex ministro del Interior Carlos Corach, durante el gobierno de Carlos Menem.

La connivencia del poder judicial, mediático y político quieren garantizar el voto prácticamente cantado de Tassara, quien también integra el tribunal oral que juzgará a la actual senadora por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán. No es casualidad que apunten los cañones a la causa de la obra pública, proceso más avanzado que el resto de las imputaciones a la ex mandataria y “caballito de batalla” de Cambiemos para deslegitimar a CFK.

Tiempos electorales

La acusación cobra más fuerza en un año de elecciones. Mientras se agudiza la crisis económica, se desacredita la imagen de la principal figura opositora ante una eventual candidatura, una carta a la que apuesta el oficialismo para reconquistar al votante desilusionado con sus políticas.

La imagen de CFK sentada por primera vez en el banquillo de los acusados es la más buscada por la corporación mediática -deberá presentarse obligatoriamente dos veces por semana a las audiencias- que promete un espectáculo en Comodoro Py. No faltarán los discursos del oficialismo que repetirán hasta el hartazgo sobre la “corrupción K”.

EE.UU. y la judicialización de la política

En épocas de persecución política a mandatarios latinoamericanos ya no importan las garantías constitucionales ni los procesos judiciales, por cierto, plagados de irregularidades. El realismo y las convicciones de los jueces priman sobre las pruebas, la presunción de inocencia y el debido proceso, como sucedió con la detención de Lula da Silva en Brasil para impedir su candidatura en las elecciones del año pasado, o la destitución de la presidencia de Dilma Rousseff.

Ecuador tampoco es un caso ajeno en la región. El ex presidente Rafael Correa recibió una orden de prisión y captura internacional por su presunta vinculación en el secuestro de un opositor en Colombia. También fue señalado por supuestos indicios de responsabilidad en el manejo de deuda pública.

cfk lula

Similitudes: la justicia de ambos países no pudo demostrar el origen ilícito de su dinero.

La persecución a Cristina Kirchner también debe leerse en clave de “Lawfare” (guerra jurídica). Se trata de la instrumentalización del poder judicial en una herramienta de intervención política que pone en riesgo el Estado de Derecho. De esta manera, se sedimenta en la opinión pública el consenso sobre corrupción con la complicidad de la condena mediática.

No es casualidad que estos discursos se inserten en países de América Latina con gobiernos que mejoraron la calidad de vida de sus poblaciones. Estados Unidos parece haber reemplazado la doctrina de la Seguridad Nacional con la judicialización de la política, afirmando que la corrupción es un problema estructural de la región, específicamente de los “populismos de izquierda”, y no del neoliberalismo que cada vez genera más desigualdad entre ricos y pobres.

Adrián González – @AMGGonzalezOK

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales