Notas

Tucumán: al igual que en Jujuy, buscan someter a cesárea a otra nena violada

Tucumán: al igual que en Jujuy, buscan someter a cesárea a otra nena violada
febrero 22
18:24 2019

En Argentina otra niña tiene que enfrentar a la justicia para poder interrumpir legalmente un embarazo producto de una violación. A pesar de pedir “que me saquen esto que me puso adentro el viejo”, en referencia a su victimario (pareja de su abuela), el gobierno de la provincia de Tucumán se niega a garantizarle un aborto legal, seguro y gratuito. A poco más de un mes de que el gobierno de Jujuy obligara a parir a otra niña violada, la historia se vuelve a repetir.

Desde el gobierno de Tucumán proponen una cesárea para que la interrupción del embarazo se dilate y que esa niña sea víctima de la tortura que es maternar a la fuerza. En el caso de Jujuy la cesárea fue realizada a las 22 semanas y después de cuatro días la bebé murió. Mientras tanto, esa nena a la que nadie respetó su decisión, amparada por la ley, quedará con secuelas psicológicas para toda su vida.

La menor tucumana tuvo un intento de suicido y se encuentra internada debido a las autolesiones. Ignorando totalmente el fallo FAL de la Corte Suprema, que dice que no resulta punible la interrupción del embarazo proveniente de toda clase de violación, que cualquier caso de aborto no punible no está supeditado a trámite judicial y que no se podrá impedir de manera burocrática; desde el 23 de enero la nena está queriendo abortar y no se lo permiten.

Esta no es la primera vez que sucede en la provincia de Tucumán, donde existe un gran prontuario de obstaculizaciones a la ley. La directora del Hospital del Este Eva Perón, Elízabeth Ávila, conocida en Tucumán por su posición antiderechos, en 2016 quiso impedirle un aborto a una mujer identificada como “Nelly”, quien cursaba un embarazo deseado y buscado con feto anencefálico, pero que debido al riesgo de vida solicitó el acceso a una ILE. “Yo tengo una enfermedad terminal y no ando pidiendo que me maten”, respondió Ávila ante la traumática situación.

A su vez, en el 2018 la ginecóloga infanto-juvenil, Fabiana Reina, sufrió de hostigamiento y de amenazas de muerte por llevar a cabo un aborto a una menor de 11 años que había sido violada en San Miguel de Tucumán. Incluso los colegas antiderechos del hospital en el que se realizó la interrupción del embarazo intentaron impedir que se cumpla la decisión de la niña.

Esta vez, el secretario de Salud de Tucumán, Gustavo Vigliocco, aseguró tener “una cercanía con la nena y su madre”, quien le habría manifestado que “la niña quiere continuar con su embarazo”. Como si fuera poco, añadió: “Consideramos los riesgos, pero ella es grande de contextura, tiene más de 50 kilos”. Los riesgos a los que se refirió responden a un informe de una médica que trabaja en Tribunales en el cuerpo forense, quien advirtió que había un “alto riesgo obstétrico” si continúa el embarazo.

De este modo, nuevamente se considera a una mujer, en este caso a una niña de 11 años, como una incubadora que tiene como único fin mantener con vida a un feto para que pueda nacer. No toman en cuenta los riesgos psicológicos de tener que maternar a la fuerza.

El caso de estas dos niñas son solo dos ejemplos de los miles que se presentan en nuestro país; mujeres que son ignoradas y obligadas a parir y otras que se ven empujadas a utilizar métodos no seguros exponiéndose a severas secuelas o a la muerte misma. Cada muerte por consecuencias de un aborto mal practicado es un femicidio estatal, y que obliguen a una nena a realizarse una cesárea es una tortura avalada por el gobierno.

Macarena Aspiroz – @macaspiroz

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Fútbol

  • Lazio 1974La pandilla salvaje

    Es difícil imaginar un plantel dividido en dos bandos, con vestuarios literalmente separados y donde en cada bolso de los jugadores, además de la ropa y botines, hay un arma de fuego. Y más cuesta suponer que ese plantel, modesto y casi sin figuras, logre un campeonato jugando un fútbol vistoso que exige mucha coordinación, unión y diálogo. Lo que parece impensado ocurrió en el año 1974 en la ciudad de Roma.

  • bonsegundoSelección femenina de fútbol: ausencias y denuncias a días de los Panamericanos

    Luego de un año movido para las futbolistas argentinas, las jugadoras de la Selección Nacional decidieron hacerse escuchar tras la presentación de la lista que el Director Técnico, Carlos Borrello, llevará a la competencia que tendrá lugar de Lima, a partir del 28 de julio.

  • eeuuFrancia 2019: críticas a Trump, feminismo y conquista de derechos

    El seleccionado femenino de futbol estadounidense se alzó con la Copa del Mundo por cuarta vez y la capitana Megan Rapinoe fue la encargada de levantar las banderas del feminismo. El resultado: una ley de pago igualitario para mujeres y varones en Nueva York y aumento del premio de la FIFA para el próximo mundial.

  • MESSIDEFBrasil venció a Argentina por 2 goles y la dejó afuera de la copa

    La Albiceleste cayó 2-0 ante Brasil en Belo Horizonte por las semifinales de la Copa América y quedó eliminada del torneo. Gabriel Jesus y Roberto Firmino fueron los autores de los goles para la Verdeamarela, que tuvo poco fútbol pero mucha efectividad. Por el lado de Argentina, todo lo contrario, hizo un gran encuentro pero no tuvo suerte en la definición: dos veces los palos le negaron el grito de gol.

  • seleccionArgentina enfrenta a Brasil en una campaña que va de menor a mayor

    La Selección Argentina se prepara para el duelo de semifinales por la Copa América que tendrá con el país anfitrión, este martes a las 21.30 en el estadio Mineirao, de Belo Horizonte.

  • San LorenzoVolvió

    Mientras la tarde fría del domingo cae, un grupo de amigos baja del 15 cantando. Una familia envuelta en una gran bandera azulgrana se hace retratar por un grupo de amigas. Los gritos de los vendedores de paty, gaseosa y cerveza se funden con los bombos, platillos y vientos de la murga Los Chiflados de Boedo. El barrio, vestido para la ocasión, ve como miles de almas cubren sus baldosas en una única dirección.