América Latina

26 febrero, 2019

Cuba aprobó su nueva Constitución: ¿Cuáles son los principales cambios?

El domingo pasado las y los cubanos participaron de referéndum en el que decidieron aprobar por el 86% la reforma de la carta magna vigente desde 1976. Entre los aspectos más destacados figuran el reconocimiento del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera como parte del modelo económico. No obstante se mantiene el sistema socialista, declarado como “irrevocable”.

El domingo pasado las y los cubanos participaron de referéndum en el que decidieron aprobar por el 86% la reforma de la carta magna vigente desde 1976. Entre los aspectos más destacados figuran el reconocimiento del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera como parte del modelo económico. No obstante se mantiene el sistema socialista, declarado como “irrevocable”.

Los resultados de la consulta fueron dados a conocer el lunes. Con una participación del 84,41% un total de 6.816.169 de cubanos y cubanas (el 73,31% del padrón electoral) respondieron “Si” a la pregunta “¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República?”. Por su parte otras 706.400 personas (7,59% del padrón y el 9,39% de los votos válidos) optaron por el “No”.

Cabe recordar que en la isla el voto es secreto y universal para todas las personas mayores de 16 años. Sin embargo, no es obligatorio, lo cual pone en un lugar destacable la masiva asistencia a las urnas.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, calificó la votación como una “respuesta contundente a los incrédulos que desde Washington vociferan el fin del socialismo, con políticas que tienen más de 60 años de probado fracaso”, en referencia al bloqueo económico que EE.UU. sostiene desde hace décadas contra el país caribeño.

Por su parte el actual jefe de Estado, Miguel Díaz-Canel, habló a los medios luego de ejercer su derecho al voto y sostuvo que la nueva Constitución “formula un Estado socialista de derecho”. “Nos va a permitir destrabar procesos y avanzar de una manera más decidida en la construcción del modelo económico-social”, añadió.

Asimismo se refirió a la situación regional y, puntualmente, a la crisis venezolana. “Estamos viviendo un momento de amenaza imperial, existe la intención de imponer una plataforma de restauración capitalista en América Latina”, dijo. Por eso opinó que el referéndum en Cuba fue “también por América Latina, por Venezuela y la dignidad de la región”.

Los principales aspectos de la reforma

La nueva Constitución cubana pasó por un extenso proceso de debate. El primer borrador fue redactado por una treintena de diputados y diputadas de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) a mediados de 2018. Luego, entre agosto y noviembre fue sometido a debate entre toda la población.

Se realizaron 133 mil reuniones de discusión en barrios, centros de trabajo y estudio que contaron con la participación de casi nueve millones de personas sobre 11.500.000 habitantes. Fueron elevadas un total de 783 mil propuestas de modificación, adición o eliminación de artículos respecto al proyecto original.

Finalmente la ANPP aprobó en diciembre la versión definitiva que fue votada el pasado domingo. Fueron modificados 134 artículos y se eliminaron tres. En total, hubo 760 cambios.

Uno de los aspectos más mencionados fue la inclusión -en todo el Título II- del reconocimiento del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera como parte del modelo económico. No obstante, estas figuras ya eran reconocidas por distintas leyes cubanas y se aplicaban desde hace varios años. Lo que se hizo fue simplemente formalizarlas en la carta magna.

De hecho en el Preámbulo se sostiene que “Cuba no volverá jamás al capitalismo como régimen sustentado en la explotación del hombre por el hombre”, y que “solo en el socialismo y en el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena”.

Para que no queden dudas el Artículo 4 enfatiza que el sistema socialista es “irrevocable”. Allí también se señala que “los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución”.

También se mantiene como responsabilidad estatal garantizar la Salud y la Educación de toda la población (Artículos 72 y 73), así como también que “los medios fundamentales de comunicación social”, en cualquiera de sus formas y soportes, son de propiedad socialista y “no pueden ser objeto de otro tipo de propiedad” (Artículo 55).

En la misma línea se declaran “propiedad socialista de todo el pueblo” todas las tierras que “no pertenecen a particulares o a cooperativas (…) el subsuelo, los yacimientos minerales, las minas, los bosques, las aguas, las playas, las vías de comunicación y los recursos naturales”.

Una modificación importante es la creación del cargo de presidente de la república cuyo mandato será de cinco años con la posibilidad de una sola reelección por igual período de tiempo. Además quien desee aspirar al cargo deberá tener al menos 35 años y no más de 60 cuando se postule por primera vez (Díaz-Canel tiene 58).

Finalmente se reconoce en el Artículo 86 a los niños, niñas y adolescentes como “sujetos de pleno derecho” para garantizar “su desarrollo armónico e integral” teniendo en cuenta “su interés superior en las decisiones y actos que les conciernan”.

El debate sobre el matrimonio y los derechos LGBT

Un artículo que generó polémica durante las discusiones previas fue aquel que definía al matrimonio. Originalmente la propuesta era que el número 68 declarara esta forma de organización familiar como la unión legal y voluntaria entre dos personas. Se eliminaba de esta manera la redacción anterior que acotaba esta posibilidad a la unión de un varón y una mujer y además se abría la puerta a la sanción posterior de una legislación que permita el matrimonio igualitario.

Sin embargo, durante los encuentros de debate popular (y por presión de las Iglesias Evangélicas) hubo un considerable rechazo a esta propuesta. A pesar de las falsas noticias que circularon al respecto, no se eliminó la iniciativa y así lo destacó la diputada nacional y titular del Centro Nacional de Educación Sexual (Censex), Mariela Castro.

Lo que se decidió fue buscar una nueva formulación que, en el Artículo 82, mantiene el fundamento original: “El matrimonio es una institución social y jurídica. Es una de las formas de organización de las familias. Se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos, obligaciones y capacidad legal de los cónyuges. La ley determina la forma en que se constituye y sus efectos. Se reconoce, además, la unión estable y singular con aptitud legal, que forme de hecho un proyecto de vida en común, que bajo las condiciones y circunstancias que señale la ley, genera los derechos y obligaciones que esta disponga”.

A esto se suma el Artículo 42 que apunta que “todas las personas son iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de sexo, género, orientación sexual, identidad de género, edad, origen étnico, color de la piel, creencia religiosa, discapacidad, origen nacional o territorial, o cualquier otra condición o circunstancia personal que implique distinción lesiva a la dignidad humana”.

***

Tras el referéndum solo resta que la ANPP proclame formalmente la nueva Constitución para que entre en vigencia. De todas maneras se prevé que demore al menos dos años la implementación definitiva ya que implica la sanción de nuevas leyes, normativas, reglamentos y diversos cambios administrativos.

Santiago Mayor – @SantiMayor

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos