Notas

Clara Cantore: “La música es una herramienta para generar espacios de mayor justicia”

Clara Cantore: “La música es una herramienta para generar espacios de mayor justicia”
marzo 08
22:52 2019

Clara Cantore es una muestra más, entre tantas, de talento y profesionalismo musical de la nueva generación del folklore y la música popular argentina. Es multiinstrumentista, cantante y compositora, y con 31 años lleva encima giras por países como Francia, España, Suiza, Holanda, Bélgica, Alemania, parte de Latinoamérica y gran parte de Argentina. En una entrevista exclusiva para Notas en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hace un repaso de su propia historia como música, el lugar que la mujer ocupa en el folklore y lo valioso de sus presentaciones por el mundo.

Estudió violín a los 7 años y saxofón a los 15, lo que la llevó a introducirse en géneros tales como el tango, jazz y bossanova. Tiempo después estudió composición en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y desarrolló su formación en Alemania, Mannheim, Dresde y Leipzig. En el año 2010, junto al tenor Ariel Paltrinieri, dedicó tiempo a perfeccionar el canto, siendo el tango y el folklore los géneros musicales más sobresalientes en su repertorio.

- ¿A qué edad comenzó tu interés por la música, el canto y los instrumentos?

– Con la música arranqué desde que tengo uso de razón, mi papá es un músico aficionado que me transmitió la pasión por la música desde muy pequeña, algo que vino conmigo casi de fábrica. El folklore es mi lengua madre porque es el primer idioma que aprendí a hablar, siempre fue la banda sonora de mi infancia.

- ¿Qué lugar ocupan actualmente las mujeres dentro del folklore?

– Dentro del folklore todavía hay cuestiones conservadoras, pero se está quitando el monopolio del folklore a quienes pretenden “cultivar” la tradición y abriendo el juego a otras formas de entender la música de tradición oral. Estoy convencida de que la música tiene que ser una herramienta que cuente historias, situaciones populares, cambios, penas, alegrías. Entonces, en ese panorama, el folklore está abriéndose.

Estoy convencida de que la música es una herramienta para tratar de generar espacios de mayor justicia, donde la gente tenga más oportunidades. El movimiento de mujeres tiene que ver con resarcir una situación que históricamente fue injusta en término de oportunidades, entonces en ese sentido me embandero en la primera fila de la defensa de la igualdad. No creo que haya que ser tan purista en términos de tradiciones y creo que tiene que ser algo genuino y que trasluzca las necesidades del momento.

- ¿Qué obstáculos tuviste que sortear a lo largo de tu carrera para llegar a ser quien sos hoy?

– El principal fue mi propia estupidez de no entender de qué se trata ser un músico autogestivo. La autogestión implica un trabajo de todo el día, de mucha tenacidad y compromiso, y en mi inocencia pensaba que el sólo hecho de tener una propuesta buena y de tocar bien un instrumento iba a hacer que yo viviera de la música. A eso me refiero con combatir mi propia estupidez, porque realmente la música es una parte. El mayor obstáculo fue el tiempo que me llevó entender todo el resto del trabajo de la autogestión, que es la parte más importante a la hora de pretender vivir de lo que uno hace. Comprender que nadie va a venir a abrirte las puertas y que nadie va a venir a darte oportunidades.

***

El mes pasado, en el marco del Cosquín Rock, las declaraciones del productor José Palazzo en referencia al cupo femenino para el evento, despertaron la crítica de artistas mujeres que cotidianamente ponen en juego su trabajo para ser reconocidas y pelean por la igualdad de oportunidades en las presentaciones. “No hay suficientes mujeres con talento a la altura del Cosquín Rock”, manifestó. Cantore no guardó silencio y salió a contestarle por redes sociales: “No faltan manos audaces, no falta coraje ni pasión, no falta chispa en la sangre que encienda la magia de este fuego arrasador. Aquí no falta talento, sobran imbéciles, quizás tú estés lento en comprensión. La música también es madre, por eso perdona al idiota que creyó ser su dueño”, recita Clara acompañada por un bajo en un video que se viralizó desde su cuenta.

- ¿Qué podés decir acerca de los dichos del productor José Palazzo?

– Estoy absolutamente convencida de que todos los espacios que están copados mayormente por hombres no es por otra cosa más que por la falta de oportunidades para las mujeres. La canción que hice tenía como objetivo marcar eso, un sentimiento que muchas personas las tenemos. Eso explica la viralidad del video, que sinceramente superó mis expectativas ampliamente. En buenahora que se haga viral un mensaje que tiene que ver con el deseo de cambiar un sistema y un paradigma que realmente está obsoleto. Esa situación dio para que se replanteen muchas cosas que hasta hace muy poco eran normales. Ese comentario hace unos años hubiera pasado desapercibido, sin embargo hoy en día gracias a todo el movimiento que se está generando ya no pasan inadvertidos y eso es algo para festejar.

- ¿Qué mensaje le das a las nuevas generaciones de artistas?

– Que estudien, que se pelen las pestañas haciéndolo, que tengan cuidado de poner el arte al servicio del ego, una tentación que tenemos muchas veces. La magia sucede cuando ponemos el arte al servicio de lo divino, como cada uno conciba la divinidad y no estoy hablando de Dios. Que combatan a la propia estupidez, porque no hay peor enemigo que la estupidez de uno mismo. No hay ningún secreto para abrirse camino. Es cuestión de ser perseverante.

Muchas veces yo me he sentido una descerebrada que está perdiendo el tiempo viajando lejísimos para tocar para cuatro personas, sin embargo, algo dentro mío me llevó a volver a esos lugares, que luego se fueron multiplicando y son lugares en los que la gente me espera con los brazos abiertos.

Esta es una carrera por ver quién tiene más aguante, quien es más constante y está más convencido de lo que está haciendo. Cuando una tiene la convicción férrea de que lo que está haciendo vale la pena y combina eso con trabajo, más tarde o más temprano da frutos. Muchas veces me repito una frase que escuché una vez: “No desentierres con confianza lo que sembraste con fe”. Es una frase que muchas veces tengo que repetirme porque las cosas no salen en los tiempos en los que esperamos.

- ¿Qué te dejó la experiencia de haber llevado tu voz alrededor del mundo?

– Primero, entender que somos todos lo mismo, que cuando uno está vibrando en una frecuencia la gente que convoca vibra en la misma sintonía, esté acá o en Japón. Entender lo valioso de la música para construir otra forma de pensarnos como sociedad y sobre todo que la música sea la excusa para que nos encontremos los que pensamos del mismo modo. Cuando eso empieza a transponer las barreras del idioma y traspasa las barreras geográficas es una gratificación que ni siquiera todo el oro del mundo puede pagar. Me siento una privilegiada de haber descubierto el poder de la música y poderlo llevar por el mundo con esa intención de abrir puertas desde lo humano.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros