Notas

Chernobyl: algunos apuntes de la miniserie del momento

Chernobyl: algunos apuntes de la miniserie del momento
mayo 31
17:12 2019

Luego de finalizada su serie más exitosa, Game of Thrones, HBO se encontraba con la difícil tarea de llenar el vacío que para millones de suscriptores significó el cierre de esta historia luego de casi nueve años. Afortunadamente, en lo que a producción de ficciones refiere, la cadena televisiva siempre se ha destacado por ser la que goza de mejores críticas, gracias a que gran parte de su programación es aclamada por su calidad, por más que unas pocas logren alcanzar una popularidad que trascienda todas las fronteras.

Fue por esto que semanas antes del final de su serie más emblemática (al menos de esta década) se fue anunciando paulatinamente por medio de publicidades y trailers el estreno de una nueva miniserie que prometía tomar al mundo por sorpresa, así como lo hizo el suceso sobre el que trata.

Al ver que el nombre era Chernobyl, era fácil presuponer que iba a contar la historia de cómo en 1986 estalló el reactor nuclear de la ciudad del mismo nombre y que fue una tragedia que recorrió todo el mundo y de la que hoy en día, más de 30 años después, se siguen sufriendo las consecuencias.

Estrenado el primer episodio, las predicciones terminaron por ser ciertas, sin embargo HBO va un poco más allá (como es su costumbre), de modo que Chernobyl no muestra solamente una serie de hechos trágicos que retratan una de las peores catástrofes de la historia.

La miniserie, que consta de solamente cinco capítulos, está protagonizada por Jared Harris, Emily Watson y Stellan Skarsgard, nombres quizás más de culto en el mundo cinematográfico, que demuestran que la cadena buscó poner más peso en la historia que en contratar alguna estrella de Hollywood que atraiga televidentes en el poco tiempo de duración que el show tendrá.

Como punto de partida, la historia inicia en el mismo momento en el que reactor explota, una noche de abril del año 1986. Ya sabiendo todo lo que este accidente provocó después, sorprende la parsimonia y la tranquilidad tanto de los técnicos de la planta como de los líderes soviéticos, quienes insistían en que era una situación controlable y que no había por qué desesperarse.

Ese era el sentimiento que recorría la ciudad y a los trabajadores de la misma que ayudaron a resolver este problema durante las primeras horas, como los bomberos, quienes tienen un protagonismo destacado por ser los primeros afectados directamente por la radiación.

Serán Valery Legasov (Harris) y Ulana Khomyuk (Watson) los que verían realmente la gravedad del asunto y tendrán que convencer a las grandes esferas de la Unión Soviética que hay que evacuar la ciudad lo antes posible a causa de que en cualquier momento las consecuencias pueden ser mucho peores, llegando la radiación al agua que utilizaban más de cincuenta millones de personas. Por desgracia, el daño ya estaba hecho y Chernobyl llega hasta las últimas consecuencias para mostrar sin tapujo alguno las secuelas de la catástrofe.

A lo largo de los cuatro episodios que se han estrenado hasta ahora (la miniserie termina la semana que viene), HBO no se privó de imprimirle a Chernobyl el semblante sumamente dramático y trágico que merece. El no saber cómo actuar (además de la soberbia de creer que todo puede controlarse sin que nadie se entere) provocó en parte que murieran miles de personas, muchas de ellas de forma sumamente dolorosa, reduciendo a las víctimas a figuras desprovistas de toda humanidad. El realismo con el que se retrata el rápido deterioro de los primeros afectados por la radiación es digno de una película de terror, género en el cual se inspira para crear su atmósfera.

Hasta el momento, Chernobyl ha tenido críticas unánimes, considerándola uno de los mejores productos televisivos de todo el 2019. Con un promedio de 9.7 en IMDB y una calificación de 96% en Rotten Tomatoes (dos de los sitios de crítica de cine y TV más importantes del mundo), es una garantía de calidad para todo aquel que quiera disfrutar de un buen producto audiovisual sin emplear demasiado tiempo en él.

Una de las pocas cosas que pueden llegar a criticarse de Chernobyl es que es hablada en inglés y no en ruso o ucraniano. Es sabido que HBO es una cadena norteamericana y que la miniserie sería un fracaso si se les impusiera a la mayoría de sus televidentes tener que verla subtitulada, ya que no es una práctica muy común en EE.UU. Por otro lado, los productores decidieron ahorrarse la molestia de imitar defectuosamente el acento soviético, corriendo el riesgo de sonar poco fiel a la realidad.

También cabe la posibilidad de que haya una perspectiva un tanto sesgada al ser el punto de vista estadounidense/británico de algo sucedido en la Unión Soviética durante la Guerra Fría, pero distintos expertos y personas que vivieron en la zona durante la época en la que transcurren los hechos han declarado que el nivel de detalle y realismo que posee la miniserie es admirable.

Chernobyl funciona, entre otras cosas, como recordatorio de un episodio lamentable de la historia que siempre es necesario traer a la memoria, ya que posiblemente muchos de los que la están viendo y se están horrorizando en el proceso, no supieran mucho al respecto antes de su estreno. Por otra parte, es también un relato que advierte sobre cuestiones que hoy en día constituyen un peligro latente, como lo es la amenaza de un holocausto nuclear.

La zona que solía ser la ciudad de Chernobyl no será habitable para seres humanos por al menos tres mil años más, y si bien de a poco la naturaleza y la vida comienza a abrirse camino de manera muy sigilosa, poco podríamos hacer por nuestro planeta -y por nosotros- si este tipo de descuidos se repitieran.

Guido Rusconi – @KamaronBombay

Tags
Compartir

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Educación