Mundo Gremial

14 junio, 2019

Loma Negra: horas decisivas para un pueblo en vilo por el cierre de la fábrica

Este viernes se realiza una nueva audiencia convocada por el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires a razón de los despidos en la sede de la cementera Loma Negra en Barker, partido de Benito Juárez.

Este viernes se realiza una nueva audiencia convocada por el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires a razón de los despidos en la sede de la cementera Loma Negra en Barker, partido de Benito Juárez.

Los trabajadores de la cementera Loma Negra en su sede de Barker, partido de Benito Juárez, fueron informados el jueves por personal jerárquico que la empresa iniciaría su proceso de cierre. A su vez, se les dijo que en la transición sólo quedarían 24 personas, 17 de las cuales eran miembros de la comisión gremial interna de la seccional.

A través de una escribana, la empresa aceleró su decisión amparándose en un decreto del Ministerio de Trabajo del cual los trabajadores no fueron informados con antelación. Por caso, la decisión de los empleados fue permanecer en la planta y respetar los turnos de trabajo como habitualmente lo hacen e ingresar a la fábrica este viernes mientras nada se los impidiera.

Los trabajadores de Barker están respaldados por la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), gremio que ante la intransigencia de la firma lanzó un paro de 24 horas para el próximo 19 de junio en las otras plantas ubicadas en L’Amali, Sierras Bayas, Loma Negra, Vicente Casares y Ramallo.

Fue este grado de tensión el que obligó al Ministerio de Trabajo a convocar a las partes a esta nueva audiencia. En un comunicado de gobierno, el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, explicó: “La gobernadora María Eugenia Vidal, frente a la evolución que ha tenido el conflicto, nos dio instrucciones precisas para que intervengamos y se busque encaminar el conflicto en los mejores términos”.

Hasta el momento, la única propuesta que presentó al empresa más allá de su anuncio de cierre, consistió en aplicar turnos rotativos entre 136 trabajadores, quienes a su vez deberían aceptar una reducción salarial. El rechazo fue rotundo, debido a que aceptar la oferta implicaba, además, resignar 200 puestos de trabajo.

Según relataron a Notas los propios trabajadores, el conflicto recién está ingresando en su etapa de agudización. “Los que quedamos estamos convencidos de que queremos seguir viviendo en nuestros pueblos”, explicó Andrés Venzo, delegado de AOMA Barker. A su vez, destacó que no había razón para el cierre de la planta ya que Loma Negra “ganó millones en el primer trimestre de este año y batió récords en venta de cemento.

Pero la esperanza aún no estás perdida. A los trabajadores los acompaña todo un pueblo, porque aceptar el cierre de Loma Negra implicaría que Barker se convierta nuevamente en un “pueblo fantasma”, como en el año 2001, cuando la cementera tomó la misma decisión.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas