Nacionales

10 julio, 2019

Sin carpa refugio en el Obelisco para las personas en situación de calle

Con la consigna “La calle no es un lugar para vivir”, movimientos populares intentaron llevar a cabo la iniciativa este martes pero la Policía de la Ciudad lo impidió. Finalmente lograron armar ollas populares para dar de comer a quienes se acercaron al lugar.

Este martes, con la consigna “La calle no es un lugar para vivir”, movimientos populares nucleados en la seccional capital de la Confederación de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (CTEP) junto a Proyecto 7 -una organización integrada por gente en situación de calle- intentaron instalar una carpa en el obelisco con la idea de dar refugio a personas sin hogar; realizar ollas populares y juntar donaciones, pero fueron reprimidos por las fuerzas policiales del Gobierno de la Ciudad que dispuso un fuerte operativo para no permitir el armado de la carpa y la descarga de colchones.

“Nosotros habíamos pedido para poder organizar una carpa, para poder dar refugio a por lo menos 50 personas que se están muriendo de frío en la calle, como un refugio particular y una protesta por la falta de políticas públicas, por la situación terrible que están viviendo un montón de familias sin techo”, declaró a los medios Juan Grabois, referente del Movimiento de Trabajadores y Trabajadoras Excluidos (MTE) que integra la CTEP.

El dirigente social añadió que, además, reclaman que se reactive “el programa Buenos Aires Presente (BAP) que está totalmente desfinanciado”. “Pedimos cinco centros integradores comunitarios, pedimos becas para los pibes que están en situación de adicción y la única respuesta que tenemos es un montón de policías agrediendo a los compañeros”, completó.

Luego de horas de tensión -que incluyeron sprays de gases lacrimógenos- y cercados por un cordón policial en posición de avanzar, las organizaciones que planificaron la actividad lograron, con la mediación de la Defensoría del Pueblo, que al menos se les permita realizar ollas populares para dar de comer a las personas y familias que viven en la calle.

https://twitter.com/MinutoAMinutoC5/status/1148683518408646656

El frío extremo que trajo la ola polar de los últimos días causó la muerte de siete personas sin techo en distintos puntos del país. Una de ellas, la de Sergio Zacarías, sucedió a escasos metros de la Casa Rosada.

Consultado al respecto, el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, declaró en la radio Futurock que “esto pasa en todas las ciudades del mundo”. “Hay gente que prefiere no ir a un parador”, argumentó aludiendo a casos psiquiátricos, de adicciones e incluso jurisdiccionales.

Mientras tanto, se dieron a conocer los resultados del 2° Censo Popular de Personas en Situación de Calle realizado en abril de este año por el Ministerio Público de la Defensa porteño, la Auditoría General de la Ciudad, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y organizaciones como proyecto 7, la Red Puente y otras.

El relevamiento arrojó que existen en la ciudad más rica del país 7251 personas en situación de calle de las cuales 5412 viven a la intemperie, 870 son niños y niñas y 1600 se encuentran por primera vez en esta situación.

Este informe -realizado conjuntamente por dependencias del Gobierno porteño, organizaciones sociales y expertos en la problemática- surgió a raíz de una denuncia realizada al Gobierno de la Ciudad en 2016 por hacer el conteo de personas en situación de calle desconociendo la definición amplia que establece la Ley 3706/11 de protección y garantía integral de los derechos de las personas en situación de calle y en riesgo a la situación de calle, sancionada en el 2010 por la legislatura porteña.

De acuerdo a esta normativa, una persona en situación de calle no es solamente aquella que efectivamente vive en la calle sino también las que están en peligro de terminar sin un techo. Es decir, se incluyen a personas con sentencia de desalojo, que viven precariamente en hoteles con subsidios habitacionales y las que se encuentran institucionalizadas en cárceles y hospitales de salud mental con posibilidad de egreso.

Contrariamente a las recientes declaraciones de Santilli que atribuyen la decisión de vivir en estas condiciones a problemas psiquiátricos y de adicción, según el 1° Censo Popular de Personas en Situación de Calle realizado en 2017, sobre 5872 personas censadas (incluidas las que duermen en los paradores) el principal motivo por el cual las personas terminan en esta situación es por problemas familiares (43%), seguido por problemas socioeconómicos (39%) y recién en tercer lugar por el consumo problemático de sustancias (10%).

El aumento de personas y grupos familiares en situación de calle en la Ciudad ponen al descubierto la respuesta insuficiente del gobierno porteño de brindar abrigo transitorio en paradores a las personas sin techo. Una política que deja a miles a la intemperie enfrentando el rostro más cruel del déficit habitacional que la ciudad más rica de Argentina padece hace años, agravado por la crisis socioeconómica que sumerge día a día al país entero en mayores niveles de pobreza y exclusión.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos