Fútbol

11 julio, 2019

Francia 2019: críticas a Trump, feminismo y conquista de derechos

El seleccionado femenino de futbol estadounidense se alzó con la Copa del Mundo por cuarta vez y la capitana Megan Rapinoe fue la encargada de levantar las banderas del feminismo. El resultado: una ley de pago igualitario para mujeres y varones en Nueva York y aumento del premio de la FIFA para el próximo mundial.

El mundial de fútbol de Francia 2019 finalizó con la victoria del equipo estadounidense por segunda vez consecutiva y cuarta en su historia. Según los números oficiales de la FIFA, más de mil millones de personas vieron el espectáculo a través de los canales de televisión y plataformas digitales, mientras que 1.053.096 asistieron a los estadios para ver a las selecciones femeninas de fútbol disputar la copa. Del total de espectadores, el 15% de los hinchas eran de EE.UU.

Previo a la final el titular de la FIFA, Gianni Infantino, declaró que la edición 2019 “ha sido fenomenal, emotiva, apasionada y fantástica, y sin lugar a dudas, el mejor Mundial femenino de la historia. Por este motivo habrá un antes y un después en la historia de este deporte”.

Minutos después, cuando comenzó a sonar el himno del equipo que se consagraría campeón, la capitana Megan Rapinoe no lo cantó y evitó llevarse la mano al corazón, como acostumbran en su país, en rechazo a la administración de Donald Trump y en apoyo a las minorías perseguidas por su Gobierno.

Este miércoles, al regresar a EE.UU., la selección tuvo un desfile en Nueva York. Tal como lo tuvieron equipos masculinos de otros deportes como los Mets, los Yankees, y los Giants, la selección femenina de “soccer” fue homenajeada en las calles en un acto organizado por el alcalde demócrata Bill de Blasio. Las entradas volaron y “El Cañón de los Héroes” de la avenida Broadway se llenó de jóvenes, mujeres y disidencias que fueron a festejar el triunfo de su equipo.

La encargada de dar el discurso oficial fue, como era de esperarse, la capitana Rapinoe quien aseguró que el grupo “es fuerte, resistente”. “Tenemos el pelo rosa y el pelo morado, tatuajes y rastas, tenemos chicas blancas, negras y lo que hay en medio. Tenemos chicas heterosexuales y chicas gays”.

Rapinoe dirigió su discurso al presidente. Donald Trump la había cruzado unos días antes por Twitter, cuando ella aseguró que no iría “a la puta Casa Blanca” si el magnate empresarial las convocaba. “Terminá tu trabajo”, le retrucó el jefe de Estado a través de la red social, y la futbolista del jopo rosa, lo hizo. No solo convirtió uno de los dos goles que alzaron al país con la copa del mundo, sino que ella misma ganó el Balón de Oro y la Bota de Oro, por ser la goleadora del torneo.

La capitana no es solo otra de las adversarias públicas de Trump, sino que es una de las activistas feministas mas reconocidas hoy en la escena del deporte mundial. Durante el mundial de Francia fue la primera en reclamar igualdad salarial para hombres y mujeres futbolistas en EE.UU., pero también apuntó contra la organización del torneo.

“Ciertamente no es justo”, dijo en referencia al premio que otorga la FIFA a quienes ganan cada torneo. En el último mundial masculino, el premio fue de 400 millones de dólares, en tanto para las mujeres se entregaron solo 30 millones.

Rapinoe se quejó ante las cámaras y el propio Infantino tuvo que salir a decir que duplicarían el premio para la próxima competencia. “Deberíamos duplicarlo ahora y usar ese número para duplicarlo o cuadruplicarlo para la próxima vez”, insistió la capitana y el estadio la apoyó al grito de “¡Equal Pay!” (igualdad de salarios).

mgEl presidente de la US Soccer, Carlos Cordeiro, también habló del tema y, lejos de irle a los talones a la jugadora, le tiró un centro: “Alzaron sus voces por la igualdad. Las escuchamos, creemos en ustedes y estamos dispuestos a hacer lo correcto”, dijo.

¡Equal Pay!

El reclamo por la igualdad de salarios en EE.UU no es un planteo que suene descabellado, y a un año de que se elija al próximo presidente, algunos candidatos ya recogieron el guante. Es el caso del alcalde neoyorquino de Blasio, precandidato por su partido, quien aseguró que terminaría con la brecha salarial si resulta ganador en los próximos comicios.

En esa línea se sumó el gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuono, quien este miércoles firmó una nueva legislación que prohíbe la brecha salarial por género, para así garantizar que las mujeres ganen lo mismo que los varones.

“No hay una razón lógica por la que las mujeres no deban ganar lo mismo que los hombres. Estas jugadoras de fútbol juegan lo mismo que los hombres, y lo hacen mejor, por lo que si hubiera una razón económica, son los hombres quienes deberían ganar menos”, dijo Cuomo antes del desfile.

Carla Martilotta – @CarlaMartilotta

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos