América Latina

17 julio, 2019

“En Bolivia la derecha no tiene un proyecto de país”

Segunda parte de la entrevista exlcusiva de Notas al referente de la comunidad boliviana residente en Argentina, Iber Mamani. En esta entrega, su mirada sobre las elecciones que se realizarán en octubre en su país de orígen.

Segunda parte de la entrevista exlcusiva de Notas al referente de la comunidad boliviana residente en Argentina, Iber Mamani. En esta entrega, su mirada sobre las elecciones que se realizarán en octubre en su país de orígen.

– Siendo Bolivia el país que más crece en la región desde hace seis años ¿Por qué Evo Morales se enfrenta este año con la elección más difícil desde su arribó al gobierno?

– Yo creo que es una situación que nos debe llamar la atención a todas las organizaciones políticas de la patria grande, que debemos entender que nada está ganado y que hay que dar las batallas. Lo que sucede en Bolivia es que el gobierno del MAS ha conseguido un enorme crecimiento económico y ha desarrollado la infraestructura del país. Hoy en día estamos produciendo litio y estamos en proceso de industrializar esa rama.

La política estratégica más importante ha sido la nacionalización de los hidrocarburos, que es lo que ha permitido distribuir la riqueza al pueblo y generar políticas sociales. Así y todo, hoy la sociedad boliviana está polarizada. Una parte tiene que ver con falencias del Estado, de no haber profundizado ciertas políticas y mantener a sectores burocráticos en sus asientos. Por otro lado, creo que el rol de los medios de comunicación es fundamental. Hoy el aparato mediático sigue siendo patrimonio de la derecha.

Los canales y diarios opositores han intentado instalar esta idea de que se roban todo, de que son corruptos, de que el Estado tiene vínculos con el narcotráfico. Hoy la juventud que ha crecido en los años del proceso de cambio consume mucho los medios, las redes sociales, donde la derecha ha trabajado muy fuertemente, no sólo en Bolivia, sino en toda América Latina.

Acá en Argentina hablan de que en el gobierno anterior se robaron todo. En Venezuela intentan instalar la idea de un gobierno autoritario. En Bolivia han llevado la misma receta: miente, miente y algo quedará. Por ese lado han golpeado muy fuerte al gobierno de MAS.

Además han sabido aprovechar el referéndum del 2016, que a mi punto de vista fue una mala lectura del gobierno, una decisión acelerada de realizar un referéndum para poder modificar un artículo de la Constitución que le permitiera a Evo Morales ir por un nuevo mandato. De hecho el vicepresidente, Álvaro García Linera, ha salido a reconocer ese error.

De todas maneras, en los días del referéndum, los medios le montaron una cama a Evo Morales, inventándole un hijo no reconocido que meses después se develó, era una mentira. Así y todo, siguen siendo la clase media acomodada y la clase alta quienes se oponen a Evo. Nosotros seguimos muy fuertes en los sectores populares. Reconocemos nuestros errores y por eso Evo Morales ha tomado cartas en el asunto.

– ¿Qué medidas ha tomado el MAS para subsanar falencias propias?

– Por un lado, ha exigido a sus funcionarios que al ocupar esos cargos deben dar el cien por ciento de su esfuerzo para responder las demandas del pueblo. Por otro lado, se ha apostado a que la juventud empiece a jugar un rol importante, que la juventud tenga lugar en este proceso y el claro ejemplo es la llegada a la Presidencia del Senado de la compañera Adriana Salvatierra. También la figura de Andrónico Rodríguez, presidente de las Federaciones del Trópico de Cochabamba, un joven muy importante, incluso se habla de que puede ser el sucesor de Evo Morales.

En este sentido, creo que el MAS aprende de sus errores. Todos los procesos tienen sus contradicciones, pero eso no quita nosotros somos y vamos a ser el mejor gobierno que Bolivia tuvo en su historia.

Algo muy importante fue la refundación del Estado como Plurinacional, reconociendo todas las identidades, ese sujeto indígena que rompió las cadenas y empezó a defender lo que era suyo. Nuestra identidad se ha fortalecido con este proceso. El viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, dijo: “Es verdad, hoy cometemos errores, pero son nuestros errores, no los de EE.UU”. Y retomo algo que dijo Evo Morales: “puedo equivocarme pero jamás traicionar al pueblo”.

Evo Morales es nuestro referente, eso es claro. Pero es el pueblo quien lo ha decidido así y quien gobierna. Somos los movimientos sociales, los movimientos indígenas, a los cuales también pertenezco. A nosotros nunca nos han regalado nada, todo lo hemos ganado luchando y eso seguiremos haciendo. A pesar de que la derecha invente mentiras para golpear al gobierno, nosotros estamos fuertes porque tenemos un proyecto de país. La derecha no tiene un proyecto de país. Se sostienen del Bolivia Dijo No, de la oposición a que Evo Morales vuelva a postularse como candidato a la presidencia. Esa es su única campaña.

– ¿Ya no alcanza con la postulación de Evo Morales como representante de las mayorías indígenas del país para ganar una elección?

– Ya no alcanza. En una nota, García Linera dice que hay que ir a buscar a ese 10%, que es esa generación nacida en el proceso, que hoy por mejores condiciones que ha dado el Estado son de clase media o incluso pequeños empresarios o comerciantes. Entonces qué hacemos, profundizamos el proceso o seguimos siendo un Estado presente con políticas sociales.

Estamos en esa tensión, no podemos hacer el golpe de timón como decía Hugo Chávez, porque la correlación de fuerzas regional no lo permite. Hoy debemos dar la batalla cultural, por el sentido común, con estas nuevas generaciones, que puedan entender que lo que ahora tienen no fue gratis, que ha corrido sangre y muertes para que hoy puedan tenerse ciertos derechos. Es una gran tarea que la militancia tiene. Hay que ganar los votos de esa franja de la sociedad y yo creo que lo asumimos bastante tarde. Estamos muy cerca de las elecciones.

De todas maneras hay que hacer nuestro mejor esfuerzo y yo creo que si trabajamos bien la campaña, vamos a ganar las elecciones. No hay que estar confiados, pero eso es lo que creo. Es cierto que hoy no baste con que Evo se ponga un poncho. Nosotros tenemos que cambiar profundamente el sistema educativo. En el sistema sanitario se empezaron a dar buenos pasos con la implementación del Sistema Único de Salud. Tenemos que generar referencias que sean representativas de todos los sectores. En las próximas elecciones debemos llevar a una compañera como candidata a presidenta, por el rol que el movimiento de mujeres está teniendo a nivel mundial.

– ¿Cuál es el rol de Bolivia en América Latina?

– Es muy importante. Hoy Bolivia es la punta de lanza que defiende el horizonte y la idea de la patria grande. Junto con Venezuela y Cuba somos los únicos países que estamos resistiendo a la avanzada neoliberal. Lo que suceda en las elecciones va a influir en el rumbo que va a tomar toda Nuestramérica. Este 20 de octubre la patria grande se juega mucho.

Por eso yo creo que el compromiso no sólo de los bolivianos, sino de todas aquellas organizaciones que se consideran parte de la patria grande, es muy importante. De la misma manera, son muy importantes las elecciones acá en Argentina. Que Mauricio Macri se vaya sería una gran noticia para toda la región. Si en Argentina vuelve a ganar Mauricio Macri, Bolivia se va a encontrar más sola para avanzar en el desarrollo de su economía y de las transformaciones sociales que se necesitan.

Uno cuando está aislado está más jodido. No se puede construir una patria grande desde la soledad. Una victoria de la fórmula Fernández-Fernández, yo creo que le daría un gran aire al proyecto del MAS en Bolivia.

– ¿Quién es Carlos Mesa, el principal candidato opositor?

– Es un intelectual muy reconocido, que entre los 80 y los 90 era muy leído. Tenía un aire progresista. Un intelectual que es muy leído en las universidades, hasta el día de hoy. Libros de historia, documentales. Pero él fue vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Losada y mostró su verdadera cara. Hoy se lava las manos por la masacre que hubo en el octubre negro, en la guerra el gas, en la guerra del agua, siendo primero vicepresidente y luego presidente interino.

Un vicepresidente no puede hacer la vista gorda de lo que está haciendo el gobierno del cual es parte. Ha sido cómplice de la entrega de nuestra soberanía, de nuestros recursos, de la privatización de las empresas del Estado, ha sido cómplice de las muertes que vivió el pueblo boliviano. Ese es Carlos Mesa. Es una figura que en su momento había dicho que no iba a postularse nunca más. Ahora, sin ningún candidato fuerte, él aparece como una figura conocida.

Hubo un error del gobierno que, al hacer la reivindicación marítima con Chile, se lo coloca a él como uno de los negociadores. A partir de ese momento, la derecha apostó más a su figura que a la de otros candidatos. Carlos Mesa es una figura que está intentando aprovechar sus últimas fichas políticas para ver qué puede sacarle al pueblo boliviano.

Manuel Díaz – @GringoManu

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos